China logra los JJOO de Invierno de 2022 y ratifica su poder

Elección de la sede olímpica 2022

Madrid. China se ha convertido en el primer país del mundo en organizar los JJOO de invierno y verano, tras imponerse a Kazajistán, cuya capital, Almaty, pugnaba con Pekín, que al final se impuso, el pasado 31 de julio, en Kuala Lumpur, por 44 votos a 40, en una votación igualada, pero suficiente para ratificar la cada vez mayor influencia y poder del “gigante asiático” en el mundo.

Ahora cuando la economía china necesita más que nunca estímulos para evitar el debilitamiento de las grandes empresas manufactureras a causa de un bajón en la demanda interna y externa y en especial tras la inestabilidad bursátil con grandes pérdidas que salpican a todos los mercados mundiales, la concesión de los JJOO de invierno es otra gran oportunidad económica para la creación de nuevas infraestructuras, puestos de trabajo y mejora de los índices macroeconómicos.

Los principales argumentos de la candidatura eran el gran potencial financiero de China, la experiencia de su capital en importantes eventos deportivos y la posibilidad de aumentar la afición por los disciplinas invernales entre cientos de millones de seguidores chinos, pero Pekín como sede de los XXIV Juegos de Invierno 2022 tratara de emular los éxitos de los Juegos Olímpicos de 2008, unos éxitos que ha catapultado al país a convertirse en la segunda economía mundial.

Lo que está claro, al margen de las distintas opiniones para que Pekín albergara los JJOO de invierno o de la poca diferencia, 44 frente a 40 y una abstención, de los 85 miembros del Comité Olímpico Internacional (COI), que desde el punto de vista económico la concesión de estos juegos puede traer cierto sosiego a la economía china, ahora que anda algo revuelta.

Pero además de la problemática de la violación de los derechos humanos, para muchos expertos, ajenos al olimpismo, consideran que con esta asignación la economía china puede favorecerse y al mismo tiempo proporcionar cierta calma a un mundo que ha visto el colapso de su Bolsa y sus consecuencias en los mercados mundiales, y que ha servido para ver ciertas deficiencias del control económico por parte del gobierno chino que sólo trae incertidumbre al proceso de liberación del “gigante asiático”.

El presidente de China, Xi Jinping, señaló: “Presentar unos Juegos Olímpicos de invierno fantásticos, extraordinarios y excelentes es la aspiración de más de 1.300 millones de chinos. Cumpliremos con todos nuestros compromisos y seremos testigos, junto con los pueblos de todas las demás naciones y del COI, del advenimiento de una nueva fase en el desarrollo de los deportes olímpicos invernales y en la propagación del espíritu olímpico”.

Para Pekín, los Juegos de Invierno 2022 serán una vez más la exposición universal de lo que es capaz de hacer el pueblo chino, cuya idiosincrasia confuciana está enraizada en superar las dificultades para mostrar que la economía china forma parte de un mundo que no puede darle la espalda.

El nacionalismo chino se verá reforzado, tal como ya ocurriera con los JJOO de 2008 en Pekín,  cuyo pueblo se siente orgullo de contemplar la importancia que tiene el país en el mundo, donde la disciplina y la rigidez de una administración influida por un notorio nacionalismo sirven también para que los dirigentes más jóvenes del Partido Comunista Chino (PCCh) contemplen con optimismo el desarrollo económico de una nación que lleva años creciendo por encima del 7 por ciento.

En suma, China cada vez tiene más importancia en la estabilidad mundial, su economía siempre está siendo observada por todos los mercados y cuando sufre un pequeño contrapié se disparan las alarmas, como acaba de ocurrir con la crisis bursátil y nos guste o no cuando la economía china se resfría el mundo se tambalea.

Todo habrá que ver si los Juegos de Invierno traen mayor apertura, pero al menos debe servir para que China se integre más plenamente en el sistema internacional, pero como razonan los chinos  las reformas políticas y económicas proseguirán a su propio ritmo, aunque en estos años sí ha habido importantes modificaciones económicas.

Todos los problemas que aparezcan para unos perfectos Juegos de Invierno se solventarán como se hizo con los de verano, pero la contaminación, uno de los grandes retos que tienen los organizadores, tendrá una inversión de unos 130-000 a 150.000 millones de dólares para limpiar el aire, y lo mismo pasará con la nieve o la poca agua, pero todo tendrá solución, afirman sus máximos responsables.

El propio COI reconoce la poca nieve en Pekín y Zhangjiakou, la otra ciudad que alberga los Juegos, a 250 kilómetros de la capital, que estarán unidas por el Tren de Alta Velocidad, además de la ciudad de Yanqing, no lejos de la Gran Muralla china, pero al final nieve y agua habrá suficiente, aseguran sus organizadores.

Unos juegos con pocos meses de diferencia con el Campeonato Mundial de Fútbol de Catar-2022, que se celebrará en invierno para evitar las altas temperaturas del verano en el golfo Pérsico, pero que ubica al deporte mundial en dos escenarios con climas complejos para la práctica del deporte, y pese a los problemas políticos de ambos países al final manda el dinero y es lo que ha hecho posible que estos dos importantes eventos deportivos se celebren en esos lugares.

El COI sabía de la importancia de conceder los JJOO de invierno a China, pues las otras  ciudades candidatas a organizar los Juegos, las cuatro europeas –Cracovia (Polonia), Lviv (Ucrania), Estocolmo (Suecia) y Oslo (Noruega)-, al final decidieron retirarse de la carrera olímpica especialmente por razones económicas.

Luego ya tanto Pekín como Almaty vieron la situación y presentaron sus candidaturas, en la que la capital de Kazajistán su presupuesto estaba en torno a los 3.300 millones de euros, mientras que los de la capital china fueron de 2.800 millones de euros, cifras muy bajas en comparación con los 51.000 millones de dólares que se gastó Rusia en los pasados juegos de invierno de Sochi de 2014, consideradas como las olimpiadas más caras de la historia.

China tendrá sus segundos juegos olímpicos de la historia, el pueblo chino se siente orgullo de ello y como afirma el diario chino en inglés China Daily: “cada promesa se cumplirá totalmente”. “Aunque surjan todo tipo de dificultades, como el tráfico o problemas medioambientales, Pekín redoblará sus esfuerzos para resolverlos”.

Santiago Castillo, periodista, escritor, director de Asianortheast y experto en la zona

Santiago Castillo

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 24 agosto, 2015

    […] cuestionaba la existencia de estas instalaciones en la ciudad,  y como resalta el periódico del Partido Comunista de China (PCCh) este tipo de almacenes por su peligrosidad deben estar como dice la legislación china a varios […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar