China y el resto del mundo celebran el Año del Buey condicionado por la COVID-19

China y el resto del mundo han dicho adiós al año de la Rata, el año del coronavirus, el año que lo ha convulsionado todo, que ha establecido nuevas pautas de comportamientos y generado la mayor crisis sanitaria y económica desde la Segunda Guerra Mundial, pero ya desde el pasado día 12 hasta el 31 de enero de 2022 la esperanza de una nueva etapa se basa en coger con fuerza al Nuevo Año del Buey, un animal más alegre y potente, que ocupa el segundo lugar en el horóscopo chino, que ofrece más oportunidades y confianza en aras de lograr objetivos concretos y cerrar así el año de la Rata como uno de los peores que se recuerdan en los últimos años en todos sus aspectos.

El Nuevo Año Chino, que cuenta con más 4.000 años de historia y coincide con el comienzo del ciclo de cultivo, despide así al invierno y da la bienvenida a una nueva estación, por lo que también se le denomina Festival de la Primavera y está regido este año por el Buey. Un signo que inicia un ciclo de 12 años y que corresponde a las personas nacidas en los años 1925, 1937, 1949, 1961, 1973, 1985, 1997, 2009 y 2021, formado por 12 animales que rotan cada año, es decir, rata, buey o búfalo, tigre, conejo, dragón, serpiente, caballo, cabra, mono, gallo, perro y cerdo. 

En China durante ese periodo de vacaciones, conocido como “chunyun” (“transporte de primavera”, en chino), considerado la mayor migración del planeta, donde millones de personas (al menos 1.150 millones de desplazamientos) entre estudiantes y trabajadores, vuelven a sus hogares para celebrar con las familias el Año Nuevo chino, una festividad que marca a las familias chinas. Pese a los rebrotes de la COVID-19 en el noreste y de las recomendaciones de Pekín de evitar viajes innecesarios por las vacaciones, el Buey se define tan fuerte que lo vence todo y todos quieren celebrarlo aunque sea con mascarilla.

Al menos para este año, como dice el horóscopo chino, “los bueyes” tienen buena salud, tienden a mantenerse en forma y enfermarse poco, pues así puede que haya algo de esperanza para que 2021 no sea tan terrorífico como 2020.

Y ahora a esperar con ilusión cómo se desarrollará el Nuevo Año del Buey para que dé paso el 31 de enero próximo al año del Tigre, que marcará el 2022.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *