El conductor de autobús que provocó 21 fallecidos en China actuó por venganza

La investigación de la Policía por la muerte de 21 personas a principios de mes en China tras la caída al lago Hongshan de un autobús que desplazaba estudiantes a los exámenes de acceso a la universidad (gaokao) en Anshun, provincia de Ghizou, ha concluido que el conductor actuó con ánimo suicida, “descontento por su vida”, al atravesar de forma acelerada, en sentido contrario, los carriles sobre un puente para precipitarse a las aguas con el vehículo, porque había sabido que su apartamento en alquiler iba a ser demolido por el Estado.

En las pesquisas, las fuerzas locales de seguridad han comprobado que el conductor, de 52 años, que en el momento del suceso circulaba bebido, acababa de conocer que las autoridades habían acordado la expropiación de la vivienda donde residía con la finalidad, detalla AFP, de llevar a cabo en el lugar obras de desarrollo comunitario, una práctica extendida entre la Administración china que despierta en ocasiones las ansias de venganza indiscriminada en los afectados, dominados por la indignación fruto de la decisión de los funcionarios.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar