GUERRA EN UCRANIA | Las sanciones occidentales a Rusia: sectores impactados, evolución de los flujos y el papel de China (I)

| Imagen de Mediamodifier en Pixabay
Comparte esta noticia:

Washington. A raíz de la invasión de Ucrania por parte de Rusia y de los ataques indiscriminados contra su población civil, los países occidentales han coordinado la aplicación de un conjunto de durísimas sanciones contra el régimen de Vladimir Putin. Restringen de manera dramática el comercio e inversiones con Rusia, buscan su aislamiento y han propiciado un éxodo de multinacionales. A diferencia de los aranceles y restricciones bilaterales impuestas por EEUU sobre China durante la presidencia de Donald Trump, en esta ocasión la Casa Blanca con paciencia ha logrado que la Unión Europea (UE), los miembros del G7, el Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Japón, Corea y Taiwán se sumen a las sanciones.

Una primera ronda de medidas congeló los activos (cuentas corrientes, yates, mansiones) fuera de Rusia de oligarcas considerados próximos al Kremlin, de los líderes de las auto declaradas repúblicas independientes de Luhansk y Donetsk en Ucrania oriental y de diputados del parlamento ruso. Posteriormente se prohibieron las transacciones de empresas y ciudadanos de EEUU y la UE con diversos bancos rusos, que han sido expulsados del sistema internacional SWIFT.

En concreto, se corta el acceso de Sberbank, el mayor banco ruso, que posee una tercera parte de los activos bancarios rusos. VTB Bank posee un 20 % de dichos activos. Ambas entidades son sistémicas y dependen de los mercados occidentales para sus emisiones de deuda. Bank Otkritie, Sovcombank OJSC y Novikombank también han sido sancionados. En total 13 bancos e instituciones financieras estales rusas no podrán acceder al sistema financiero de EEUU, impidiendo su emisión de deuda. Se trata de Sberbank, AlfaBank, Banco de Crédito de Moscú, Gazprombank, Banco Agrícola Ruso, Gazprom, Gazprom Neft, Transneft, Rostelecom, RusHydro, Alrosa, Sovcomflot y los ferrocarriles rusos. El gobierno y los bancos rusos no pueden acceder a sus reservas denominadas en euros y dólares. El rublo se ha desplomado y la bolsa rusa ha estado cerrada durante la mayor parte de los 17 días desde la invasión.

Prohibiciones de comercio con Rusia

Otra sanción de gran trascendencia es la elaboración de una lista de productos que EEUU no exportará o importará de Rusia. Se pueden dividir en cuatro categorías. Una son bienes de lujo como diamantes, relojes de marca y otros artículos de consumo. Las medidas contra los oligarcas y su consumo de lujo pretenden que dichos personajes disuadan a Putin de continuar la guerra en Ucrania. En segundo lugar, Washington vetará la importación de petróleo, gas natural licuado y carbón de Rusia. Asimismo, no se comprará vodka, marisco y diamantes no industriales. La cuarta categoría son materias primas o bienes de tecnología. El ejemplo más usado son los semiconductores, que son imprescindibles para los sistemas tecnológicos de vehículos, electrónica de consumo y armamento.

Así como represalia, Moscú ha decretado la prohibición de exportación de 200 productos, en parte para asegurar sus existencias. Sin embargo, ha excluido de la lista los hidrocarburos (petróleo y gas natural) y metales, fuentes indispensables de divisas para el Kremlin. La UE ha adoptado medidas parecidas, con la gran excepción de seguir importando petróleo y gas natural ruso, que la Comisión Europea quiere reducir en dos terceras partes en un año.

Asimismo, EEUU y la UE han decidido revocar la cláusula de nación más favorecida en su comercio con Rusia. Este paso exige la aprobación del Congreso de EEUU, donde Demócratas y Republicanos están unidos en su rechazo a Putin. En la práctica significará que EEUU y la UE podrán imponer aranceles a las importaciones rusas que aún fluyan. Washington y Bruselas trabajan para expulsar a Rusia de instituciones internacionales. Decenas de empresas occidentales han abandonado Rusia o restringido dramáticamente sus operaciones. Han tomado dicha decisión debido a la dificultad de hacer negocios en un país sin acceso a financiación y por la presión de sus clientes y accionistas.

Entre las destacadas multinacionales que han vendido sus activos, cesado o limitado su actividad se encuentran BP, Shell, 3M, Renault, Disney, Amazon, Apple, Twitter, Meta (Facebook), TikTok, JP Morgan Chase, Deutsche Bank, líneas aéreas como Delta, Visa, Mastercard, McDonald’s, Coca-Cola, Starbucks, Heineken, l’Oréal, Estée Lauder, Levi’s y American Tobacco. Otras han anunciado la suspensión de inversiones en Rusia pero continuarán vendiendo sus productos en algunas tiendas en la medida de lo posible: Nestlé, Unilever, Procter & Gamble, Pepsi, H&M, Inditex y Nike.

La UE prohibirá la inversión en el sector energético ruso. Si la sumamos a la cancelación del gasoducto Nord Stream 2 de Rusia a Alemania, los socios de Gazprom en dicho proyecto (OMV, ENI, Engie, Wintershall Dea, Uniper) así como ExxonMobil, TotalEnergies y Equinor también abandonarán el país. Por su parte, el Kremlin amenaza con expropiar los activos de las multinacionales que abandonan o suspenden sus operaciones.

La distinta exposición comercial y de inversiones de EEUU y la UE en Rusia

En líneas generales, el volumen de comercio de bienes, servicios e inversiones de la UE con Rusia es muy superior a los flujos entre EEUU y Rusia. Pero la percepción de dependencia europea -especialmente en energía- de Rusia es exagerada. En 2021, Rusia fue el quinto socio comercial de la UE, representando sólo 5,8 % del comercio total de bienes de la UE con el mundo. En cambio, en 2020 la UE fue el primer socio comercial de Rusia, con un 37,3 % del comercio total de bienes del país con el mundo.

En 2021, el comercio total de mercancías entre la UE y Rusia alcanzó 257.500 millones de euros. Las importaciones de la UE ascendieron a 158.500 millones de euros. El capítulo más importante fueron los combustibles mineros (62 %), otros minerales, madera (2 %), hierro y acero (4,7 %) y fertilizantes (1,1 %). Las exportaciones de la UE en 2021 fueron de 99.000 millones de euros, encabezadas por la maquinaria (19,7 %), vehículos de motor (9 %), productos farmacéuticos (8,1 %), equipos eléctricos y maquinaria (7,6 %) y plásticos (4,3 %). El comercio bidireccional de servicios entre la UE y Rusia en 2020 fue de 29.400 millones de euros. En 2019, la UE fue el mayor inversor en Rusia. El stock acumulado de inversión directa extranjera (IDE) de la UE en Rusia en 2019 ascendió a 311.000 millones, mientras que el de Rusia en la UE fue de 136.000 millones.

Comparado con el comercio que Rusia lleva a cabo con la UE y China, el volumen de intercambios con EEUU es relativamente pequeño. Ya se contrajo después de las sanciones impuestas en 2014. En 2020, las exportaciones de EEUU a Rusia (un 0,3 % del total) ascendieron a 4.900 millones de dólares. Destacaron las ventas en el sector de maquinaria y aplicaciones mecánicas, material de transporte (aviones civiles, vehículos y piezas, motores), material médico y óptico, productos químicos y plásticos. En 2020, Rusia exportó bienes por valor de 16.900 millones de dólares a EEUU, lo que la convirtió en el socio comercial número 23 de la primera economía mundial. Las exportaciones más importantes de Rusia fueron minerales (52 %), metales semipreciosos (14 %), metales básicos (10 %), vidrio, plásticos y bienes agrícolas.

Author of «Globalism versus Nativism: How to Bridge the Digital Divide» (available on Amazon)
www.amuns.com | @alexmuns

Alexandre Muns

Dr. Alexandre Muns Rubiol Professor, OBS & EAE Business School y exasesor del presidente del Banco Mundial

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.