China y EEUU endurecen sus posiciones mientras Moscú y Washington reeditan la Guerra Fría (y II)

El presidente ruso, Vladimir Putin. | Kremlin

Madrid. El auténtico auge de la Guerra Fría que se vivió entre la antigua URSS y Estados Unidos quedó bien reflejado con la crisis de los misiles cubanos en 1962, pero tanto Nikita Jruschov como John Fitzgerald Kennedy evitaron lo que pudo ser la Tercera Guerra Mundial. Joe Biden acaba de llamar “asesino” a Vladimir Putin. El recuerdo de la tensión de ese periodo histórico ha sido portada ahora en toda la prensa mundial.

Sin embargo, no hay que olvidar que realmente la Guerra Fría todavía no ha desaparecido de forma absoluta al seguir dividida la península coreana a consecuencia del final de la Segunda Guerra Mundial, dado que Japón colonizó el país, luego repartido entre rusos y americanos de norte a sur, una división que sigue tal cual en 2021.

El presidente de EEUU, Joe Biden, dijo que Vladimir Putin va a “pagar” por la supuesta injerencia rusa en las elecciones estadounidenses, lo que niega Moscú señalando que no se inmiscuyó en los comicios de noviembre pasado, pero la desconfianza entre Rusia y Occidente ha ido en aumento en los últimos años

La ocupación en 2014 de Crimea en la península ucraniana ha contribuido a cambios estratégicos en Oriente Medio que inquietan a Occidente. La “guerra” sigue. EEUU ha impuesto sanciones a Rusia y ha condenado la prisión del líder opositor Alexéi Navalni. Rusia no quiere que nadie meta sus narices en sus políticas, pero la comunidad internacional acusa a Moscú de no cumplir con los compromisos internacionales, aunque recientemente se ha visto favorecida por los acuerdos entre EEUU y Rusia de prorrogar por cinco años más el tratado Nuevo START que limita el número de armas nucleares estratégicas.

¿Puede desarrollarse una nueva Guerra Fría entre EEUU y Rusia? Los halcones” de la política estadounidenses, es decir, colaboradores de Biden, son más palomas” desde el punto de vista político, los tiempos son otros. Sí es cierto que con Biden en la Casa Blanca no todo será como era con Donald Trump en sus relaciones con la Rusia de Putin.

Biden incluso ha ido aún más lejos cuando ha pedido a las empresas que participan en la construcción del gasoducto Nord Stream 2 que abandonen “inmediatamente” el proyecto, destinado a suministrar gas ruso a Alemania e incluso el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, dijo esta semana que cualquier entidad vinculada al Nord Stream 2 corre el riesgo de ser sancionada por EEUU y debe abandonar inmediatamente su trabajo en el gasoducto. Y echó más lecho al fuego afirmando que Nord Stream 2 es un “mal acuerdo” para Alemania, Ucrania y el resto de Europa Central y del Este

En Rusia, las palabras de Biden cayeron muy mal. El presidente estadounidense insultó a los ciudadanos rusos, dijo el presidente de la Cámara baja del parlamento (Duma) Vyasheslav Volodin. “Putin es nuestro presidente y un ataque contra él es un ataque contra nuestro país”, matizó Volodin.

Las relaciones entre Rusia y Estados Unidos se ven constantemente afectadas por crisis, desde Ucrania a Siria, pasando por las acusaciones de injerencia electoral, de espionaje o ciberataques. EEUU podría poner más sanciones a Rusia. La guerra continúa abierta, pero un recrudecimiento de la Guerra Fría como en los años sesenta no se dará por ahora.

Eso sí, el verdadero desafío del siglo XXI para Estados Unidos es China. Rusia es enorme, con un arsenal nuclear inmenso, pero Pekín combate ya con Washington por liderar el mundo.

Santiago Castillo

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *