China muestra su poder en el 70 aniversario del final de la II guerra mundial

Madrid. China prepara con intensidad los actos del final de la Segunda Guerra Mundial (IIGM) con un gran desfile militar en Pekín en sintonía con su poderío económico y militar, pero con el objetivo de mostrar al mundo que esa contienda comenzó tras la previa invasión nipona en Manchuria (1931) y después, en 1937, a raíz del incidente del conocido puente de Marco Polo, cuando Japón extendió su dominio por el resto de China, que originó la Guerra Chino-Japonesa, que se prolongaría hasta 1945, ya dentro de la IIGM.

Aquellos hechos supusieron un gran simbolismo que se engrandecen esta semana (día-3) con el magno desfile militar en la capital china con motivo del 70 aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial y ahora una serie de historiadores chinos reivindican el papel de China en la IIGM y se preguntan si esta contienda empezó el 1 de septiembre de 1939 con la invasión alemana de Polonia o fue dos años antes, 1937, tras todo lo que se desencadenó con la invasión nipona en China, que supuso la muerte de unos 35 millones de chinos, según fuentes oficiales chinas.

También el gobierno chino reivindica la importancia de ese acontecimiento que ahora con motivo de estos actos quiere escribir su página en la historia considerando que aquellos incidentes militares  fueron el preludio con los que posteriormente dio inicio a la Segunda Guerra Mundial.

China se verá arropada en estos actos con la asistencia de al menos de 40 representantes de países extranjeros, entre ellos líderes como el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, o  presidentes de naciones como Rusia, Corea del Sur, Kazajistán, Egipto, Suráfrica, Pakistán, República Checa o Venezuela, entre otros.

Pero la posición de China en estos actos del 70 aniversario del final de la IIGM también se ven apoyados por tesis como las del ex canciller alemán Gerhard Schroeder que señaló que China realizó una importante contribución a la victoria en la Segunda Guerra Mundial que ha sido infravalorada por los europeos o el historiador ucraniano Oleksiy Koval que resaltó la   contribución de China a la lucha contra las fuerzas fascistas hace siete décadas.

China tiene ya expuestos unos 800 libros sobre la IISM, incluidos literatura documental, material histórico e investigación teórica, para conmemorar este 70 aniversario de la victoria en la Guerra de Resistencia del Pueblo Chino contra la Agresión Japonesa. E incluso la Feria Internacional del Libro de Beijing 2015 ha atraído a un gran número de aficionados a la lectura y editoriales nacionales y del extranjero, donde también se hace eco de los avatares del comienzo de la IIGM.

No obstante, el caso de China es prácticamente desconocido para la mayor parte de los que se interesan por la II Guerra Mundial. Es cierto que algunos historiadores comienzan a considerar que China entró en “guerra mundial” bastante antes de que fuera declarada el 1 de septiembre de 1939 o como incluso han llegado a afirmar en el caso de España, cuya Guerra Civil es considerada por la mayor parte de los estudiosos como una especie de “tubo de ensayo” para la gran confrontación entre Rusia y Alemania.

El Frente de China fue abierto realmente mucho antes de iniciarse la II Guerra Mundial en Europa y se extiende desde el 18 de septiembre de 1931 hasta el 2 de septiembre de 1945, cubriendo todo el territorio de las actuales República Popular China, la península de Corea y parte de Mongolia.

Lo que está claro que estos actos no van a pasar desapercibidos, menos aún para Estados Unidos y Japón, países más recelosos con estas actividades del gobierno chino, pero que serán unos festejos que tratarán de certificar la importancia de China en la IIGM con el apoyo de dirigentes políticos que consideran que China merece un mayor reconocimiento en la derrota del fascismo por su enorme contribución a la victoria aliada y, precisamente, este gran desfile militar simboliza  el orgullo, el nacionalismo y el progreso del pueblo chino, resaltan algunos medios locales.

China acapara la atención mundial con este impresionante desfile militar con una gran presencia de medios extranjeros pero con la claridad meridiana, según fuentes chinas, que no va contra Japón, cuyo objetivo es rememorar la historia, recordar a los mártires, apreciar la paz y abrirse al futuro.  Eso sí, tal como ya han señalado algunos medios chinos, el nacionalismo hay que enriquecerlo y a la vez demostrar al mundo de lo que somos capaces y precisamente la movilización de 850.000 voluntarios para que todo salga perfectamente, que reforzará la seguridad de los festejos, es una prueba más del orgullo del pueblo chino con todos sus problemas de desigualdades sociales.

En suma, el gobierno chino señala que el desfile militar no está dirigido contra ningún país específico, ni contra Japón ni contra el pueblo japonés, en el que entre 100.000 y 200.000 personas, según sus organizadores, se han manifestado este fin de semana en Tokio contra la polémica reforma legal que busca que las Fuerzas de Auto Defensa niponas (Ejército) puedan participar en operaciones en el extranjero, lo que prohíbe la actual Constitución pacifista tras la IISGM, y en contra de modificar el artículo 9 de la Carta Magna.

Japón no quiere quedarse anclado en su desarrollo armamentístico y ahora comprará un destructor equipado con el radar avanzado Aegis y más cazas F-35, en lo que constituye su mayor presupuesto hasta ahora (unos 42.000 millones de dólares) para reforzar la defensa de las islas del sur ante una posible disputa territorial con China.

La mítica Plaza de Tiananmen, con aire limpio, tal como ocurrió en los JJOO de 2008, será el escenario del magno acontecimiento militar, vestida como nunca, con decoraciones florales y una iluminación especial para tal acto, el cual servirá también para contemplar una parada militar con la participación de unos 12.000 soldados, 500 vehículos o piezas de equipo militar y unas 200 aeronaves, además de ver por primera vez sofisticados sistemas de armamento de desarrollo totalmente chino, como misiles o aviones.

Una novedad considerable será la participación en el desfile militar de una formación antiterrorista, integrada por 18 vehículos blindados de la policía, lo que demuestra la importancia que cada vez da más China al asunto del terrorismo, sobre todo cuando en la zona de Xinjiang es, junto al Tíbet, uno de los puntos calientes de China.

China hará ver al mundo su progreso y su músculo de fuerza no puede quedar en segundo plano pese a que ahora la economía china ha dado muestras de flaqueza pero la economía mundial sigue dependiendo mucho de la estabilidad monetaria china y el “gigante asiático” sabe que cuando sus “cosas se tuercen” entra cierto pánico que siembra inestabilidad y en el fondo parte de que la recuperación se consolide se debe en buena medida a Pekín.

China da un aviso a todos y al mismo tiempo advierte que los litigios marítimos u otros conflictos siempre hay que contar con Pekín, incluso en asuntos como los de la península Coreana, cada vez con más vínculos con el Sur, cuya presidenta, Park Geun-hye, es una de las principales invitadas, en comparación con Choe Ryong-hae, alto funcionario de Corea del Norte, y donde Pekín tendrá siempre la última palabra en la solución al problema coreano.

China también aprovechará estos actos de la IIGM para conceder una amnistía de prisioneros o veteranos de guerra, así como prisioneros muy viejos, jóvenes o enfermos que recibirán el perdón oficial y es que China será portada en todo el mundo y Pekín sabe que es una buena ocasión para ofrecer la mejor imagen del país. Además, será la octava amnistía desde la fundación de la República Popular China en 1949.

En definitiva, es posible que el papel de China en la IIGM sea bastante desconocido, pero ahora con este magno desfile militar el país quiere demostrar al mundo su protagonismo para que la historia sea más cercana a aquellos actos que precedieron el inicio de la contienda mundial, en la que historiadores, estudiosos, investigadores analizan el verdadero papel que tuvo  China en la Segunda Guerra Mundial.

Santiago Castillo, periodista, escritor, director de Asianorth

Santiago Castillo

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 3 septiembre, 2015

    […] China muestra al mundo su poderío militar con un magno desfile con motivo del 70 aniversario de final de la Segunda Guerra Mundial (IIGM) con sus rápidos avances en tecnología militar, en especial en misiles balísticos y […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar