La china Evergrande paga, disipa dudas y evita una catástrofe económica mundial

| Chorzinghuam 2

Madrid. El gigante inmobiliario chino Evergrande ha anunciado que pagará los intereses de un conjunto de bonos cotizados a través de la Bolsa de Shenzhen con vencimiento en 2025 para evitar por ahora el impago en su deuda local. Los mercados respiran al conocer las intenciones de la inmobiliaria de pagar esta misma semana, al vencer ya el plazo establecido, su propia deuda.

Tras la reacción del Gobierno chino no parece que Evergrande sea otro Lehman Brothers, desencadenante de la última gran crisis económica mundial, pues las autoridades chinas han reaccionado sabiendo que son muchos bancos chinos que necesitan el dinero, más cuando todo está sujeto políticamente al Ejecutivo chino.

A China no le interesa que se hunda la inmobiliaria Evergrande y dará ahora unos 20.000 millones de dólares, de los 300.000 millones de dólares de deuda a fin de que los bancos chinos puedan cobrar, pues hay que resaltar que un 25 por ciento en esta inmobiliaria se fundamenta en la construcción y el ladrillo.

No le interesa a Pekín un hundimiento de estas características que pueda frenar a su economía. Para los bancos, todos con el sello asignado al Gobierno, había riesgo de quiebra por la crisis de la inmobiliaria, que al parecer se desencadenó por un cambio de regulación efectuada este pasado este verano que no ha funcionado.

Todas las crisis son diferentes y aunque se repitan no son iguales, pero habrá que ver qué pasa ahora con Evergrande, que esta semana sembró el pánico en el mundo bursátil y creó una enorme incertidumbre por temor a una crisis económica preocupante, pero está claro que la economía china, si se constipa, el refriado salpica a todos.

En suma, por ahora la amenaza de que la crisis de Evergrande pueda traspasar las fronteras china y llegar a Occidente se disipa con esa inyección de dinero que va a hacer China y tanto el mundo bursátil como los inversores pueden respirar un aire más limpio y nada contaminado. La economía mundial, por ahora, respira.

La posible suspensión de pagos de la promotora inmobiliaria China Evergrande Group ha asustado a todos, y comenzaba a pasar factura a los fondos en Europa y a Estados Unidos que buscan altas rentabilidades en el mercado chino de bonos empresariales.

La presión de Pekín sobre el sector inmobiliario se está percibiendo mucho más allá de China Evergrande Group, lo que genera dudas sobre cuánto más daño económico están dispuestos a soportar los líderes del país mientras tratan de controlar otro sector.

Pero era obvio que las turbulencias en torno a Evergrande y su posible caída habrían sido catastrófico para la economía china con grandes repercusiones en el exterior, y los mercados habrían sufrido más de la cuenta. Sin embargo, China no está para protestas en la calle y menos por la caída de precios de sus acciones y bonos, sin olvidar que los bancos están condicionados a las políticas económicas del país.

Una crisis, la de la constructora china, que de no haberse pagado sus deudas, hasta el mundo del fútbol se habría visto también afectado, ya que hasta unos 200.000 empleados y negocios en sectores tan diversos como los coches eléctricos y el agua envasada de una compañía que tiene hasta un club de fútbol, tal vez el mejor equipo de de China, el Guangzhou Evergrande, ganador de ocho ligas y dos Champions asiáticas que a día de hoy, según distintas publicaciones, vive momentos críticos que podrían dar lugar a su desaparición por sus amplias deudas.

Lo importante es que Evergrande pagará sus deudas y con ello el mundo bursátil y económico lo notará. Pero veremos que ocurre en los próximos días. Es una buena noticia que el Banco de Japón (BoJ) asegura que la crisis de la deuda de la filial inmobiliaria del gigante chino Evergrande no implica de momento riesgo para la economía global. Eso sí, el susto de esta semana ha elevó la temperatura a los inversores y al mundo bursátil.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *