El conflicto de Cachemira desde la óptica de las grandes potencias (y II)

Intereses e implicaciones de la actual crisis indo-paquistaní para China

Madrid. Los principales intereses de China con respecto al conflicto de Cachemira son impulsar la economía y el desarrollo de Pakistán y garantizar la seguridad de sus inversiones dentro de la iniciativa one belt one road y preservar la cooperación en materia fluvial con India.

Con respecto a la primera cuestión, casi el 66% de la población de Pakistán tiene menos de 30 años, existiendo así pues el reto de encontrar habilidades, educación y empleo para estos jóvenes, lo que puede ser un factor de inestabilidad si no se aborda con determinación ya que muchos de estos jóvenes pueden ser radicalizados fácilmente y podrían unirse a  las filas de grupos terroristas que operan en la Cachemira musulmana.

Un país política y económicamente estable es más capaz de derrotar al terrorismo, así como de crear las condiciones que hacen inhóspito el florecimiento del extremismo violento. Por ello, el aumento de la cooperación y la conectividad económicas en el centro y sur de Asia podría contribuir aún más a la estabilidad de la región en su conjunto.

Teniendo presente este escenario, China impulsó en su momento el Corredor Económico China-Pakistán, para conectar Asia central con Oriente Medio y servir de puente terrestre con Europa. Esta conectividad fue justificada en vistas a favorecer el desarrollo económico de Pakistán lo cual reducirá potencialmente al auge del terrorismo yihadista en la zona, algo que Beijing ve como indispensable para llevar a cabo sus ambiciones geopolíticas.

Al mismo tiempo, China ha invertido miles de millones de dólares en el país (se estima que en 2017 la inversión llegó a ser de 67 billones de dólares) en este y otros proyectos de infraestructuras; es por ello que cualquier enfrentamiento entre India y Pakistán que pueda poner en riesgo estas inversiones movilizará a Beijing contra Nueva Delhi.

Otra cuestión que preocupa a China con respecto al conflicto indo-paquistaní es la cooperación en materia de gestión fluvial. En respuesta al reciente resurgimiento de la violencia en Cachemira, la India ha amenazado con revisar o revocar el Tratado sobre las Aguas del Indo de 1960, mientras Pakistán, por su parte, ha señalado en múltiples ocasiones que la revocación del tratado sería considerado como un acto de guerra.

Lo que suceda en la cuenca del Indo podría tener grandes implicaciones para China y sus intereses en la cuenca del río Brahmaputra, ya que la revocación unilateral de la gestión fluvial colectiva del Indo podría sentar un precedente para respuestas similares por parte de Beijing.

Las informaciones con respecto a si China apoyaría a Pakistán ante la eventual salida de India del tratado son ambiguas, pero no hay duda de que debido al contexto político actual, la cooperación en materia de agua entre India y China podría cambiar.

Hasta ahora, la cooperación en materia de gestión fluvial entre ambos países es de carácter voluntaria. Las acciones unilaterales por parte de India en la cuenca del Indo podrían erosionar la confianza de China y dificultar el funcionamiento de los actuales mecanismos de cooperación entre ambos países, incrementando así las tensiones fronterizas con la  posibilidad de que estas deriven en enfrentamientos armados similares al de Doklam en 2017.

Precisamente China acusó en su momento, junio de ese año, a India de la entrada ilegal en su territorio de 270 soldados armados, acompañados de dos excavadoras, con el fin de paralizar las obras de ampliación de una carretera en el área de Doklam, un pequeño territorio controlado por Pekín pero reclamado por Bután, país que mantiene un tratado de amistad con India.

En febrero pasado, India anunció que sus cazas bombardearon campamentos insurgentes dentro del territorio paquistaní, una acción que llega como respuesta al atentado que mató a 42 policías en la Cachemira india a primeros de ese mismo mes, mientras que Pakistán ya afirmó que respondería en su justa medida negando bajas o daños en ese ataque de Nueva Delhi y la acusó inventarse una historia de “ficción” con miras a las elecciones generales que se celebran entre el 11 de abril y el 19 de mayo.

Lo que está claro que desde que el Reino Unido le concedió la independencia al Raj Británico (el dominio de la Corona británica sobre el subcontinente indio entre 1858 y 1947) conformada por la actual India y Pakistán (que, a su vez, se dividió eventualmente entre el actual Pakistán y Bangladés), y con la subsecuente partición de estos países en 1947, comenzó  también una disputa que no ha logrado ser resuelta por la región de Cachemira.

La totalidad de Cachemira está repartida en tres países: India (45%), Pakistán (35%), y en menor proporción, China (20%). Las dos naciones del sur de Asia han sido rivales en tres guerras: en 1948, 1965 y 1971, de las cuales dos han sido por Cachemira.

India y Pakistán llevan siete décadas enfrentadas en Cachemira en un conflicto territorial que parece no tener fin, una alta tensión que nace del proceso de descolonización británica y con los dos países dotados de armas de destrucción masiva.

Por último, otro de los añadidos al problema actual radica que el Gobierno de India esta misma semana ha anunciado que suspende el comercio transfronterizo con la Cachemira controlada por Pakistán al argumentar que es utilizado para introducir armas y drogas en el país y sin olvidar que el comercio a través de la Línea de Control, la frontera en Cachemira entre India y Pakistán, era visto como una medida para mejorar la confianza entre ambos países.

Manuel Francisco Herrera

Manuel Francisco Herrera

Analista sobre Estudios de Seguridad y Defensa, que ha vivido en India realizando investigaciones sobre su programa nuclear y sus implicaciones en el conflicto indo-paquistaní

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar