La ejecución del tío de Kim Jong-un debilita a Corea del Norte y fortalece a su líder

Madrid. La rápida ejecución de Jang Song-thaek obstaculizará las mínimas reformas aperturistas de Corea del Norte y fortalecerá a su sobrino, el actual líder norcoreano, Kim Jong-un, que no termina de hacerse con las riendas del país y lanza un claro mensaje a todos aquellos que no comulguen con su liderazgo, una decisión basada en una profunda lucha por el poder creando una gran inestabilidad.

Detención de Jang Song-thaek, tío de Kim Jong-un

Detención de Jang Song-thaek, tío de Kim Jong-un

Jang Song-thaek, de 67 años, fue destituido el pasado 3 de diciembre de todos sus cargos, entre ellos el de vicepresidente de la poderosa e influyente Comisión Nacional de Defensa, pero nadie hacia intuir que un tribunal militar lo juzgaría por traidor y por intento de derrocar al Estado, entre otras acusaciones, y en menos de 24 horas fuera ejecutado.

Corea del Norte, el país más hermético y aislado del mundo, sigue anclado en un mundo irreal cuyo régimen sólo favorece al actual líder, familiares, militares y no más de tres millones de auténticos privilegiados, que son los que lo sostienen, mientras que una gran parte de otros 21 millones de norcoreanos pasan hambre, ahora frío con fuertes temperaturas bajo cero por la escasez de luz, carecen de medicinas y de otras importantes necesidades que obliga al régimen comunista a cubrirlas, a causa de su larga crisis económica, con la ayuda del exterior para alimentar a parte de su población.

El error de Jang Song-thaek, acusado de malgastar divisas en los casinos en su visitas al exterior o de consumir drogas, entre otras muchas acusaciones, radicó cuando vio que su sobrino, “el brillante camarada”, no ejecutaba las reformas económicas que necesitaba el país para salir del subdesarrollo que padece, y entonces Jang, partidario de reformas al estilo chino, no valoró que los servicios secretos norcoreanos le vigilaban hasta que le cazaron maniobrando contra el inestable e inexperto Kim Jong-un.

Jang Song-thaek, casado con Kim Kyong-hui, hermana del anterior líder, Kim Jong-il, y padre del actual dirigente, era su mentor y estaba considerado como uno de los hombres más poderosos del país y fue clave en la lucha de poder entre los tres hijos del fallecido a favor de Kim Jong-un (unos 30 años) para hacerse con el liderazgo del país cuando el primogénito, Kim Jong-nam, pretendía también el poder e incluso el otro hermano, Kim Jong-chul (32-34 años), que vive en Pyongyang, también quería suceder a su padre, pero fue tachado por éste como muy “blando”.

Al parecer, Jang Song-thaek pretendía que Kim Jong-nam (de unos 42-44 años), que fue designado para suceder a su padre pero cayó en desgracia tras ser detenido cuando intentaba entrar a Japón con un pasaporte falso, pudiera desbancar a su hermano Kim Jong-un para acelerar las reformas, sobre todo teniendo en cuenta que vive actualmente en China y su tío mantenía buenos contactos con Pekín, según relatan medios surcoreanos como The Korea Herald y el Chosun Ilbo. Una operación que fue descubierta como un complot contra el líder y de ahí la rápida intervención de los servicios secretos norcoreanos.

Jang tenía fuertes lazos con China y dirigía por parte norcoreana una zona económica especial conjunta con el “gigante asiático”, país del que depende económicamente, pero el tío del líder norcoreano era también uno de los principales promotores de los acuerdos comerciales y financieros con Pyongyang y entre estos acuerdos estaba el alquiler a Pekín de parte de la zona económica y comercial de Rason por 50 años, firmado en 2011, pero calificado por la agencia oficial norcoreana KCNA como un acto traidor a la patria.

Jang tenía una importante influencia en las relaciones entre China y Corea del Norte que produjo inseguridad y celos al “brillante camarada” y además esta caída en desgracia del tío de Kim Jong-un se produce en un momento clave cuando uno de los colaboradores de Jang, que no ha sido identificado, solicitó asilo a Corea del Sur y tiene amplia información sobre dinero perteneciente a Kim Jong-il y a Kim Jong-un, aunque también gestionaba fondos para Jang, pero si se confirmarse esta deserción seria la más grave para Corea del Norte desde que en 1997 Hwang Jang-yop, ideólogo del Partido de los Trabajadores, terminara exiliado en Corea del Sur.

La ejecución de Jang Song-thaek, que también era partidario de regresar a las conversaciones a seis bandas, supondrá una radicalización del régimen y una serie de purgas de todos aquellos colaboradores del “tío reformista”, es decir, es el principio de llevarse por delante amigos y familiares del ejecutado para así eliminar para su tranquilidad la posible “teoría de la conspiración”. Mando absoluto sin respetar ni siquiera a familiares y una ejecución sin precedentes en los 65 años de historia del país.

Según el diario japonés Mainichi, que cita fuentes cercanas al Partido de los Trabajadores de Corea del Norte, Ri Su-yong, antiguo embajador en Suiza (1988), cargo de gran importancia por ser un vital enlace con Europa, y considerado uno de los tesoreros del fallecido Kim Jong-il, fue ejecutado recientemente como parte de la purga contra la política del número dos del régimen, Jang Song-thaek y, según este diario, con la muerte de Ri, ya habrían sido ejecutado otros cinco hombres de confianza del tío del líder.

Además, Jang Yong-chul, sobrino de Jang Song-thaek, embajador en Malasia, ya habría vuelto a Pyongyang y lo mismo ocurre, según el Chosun Ilbo, el embajador de Corea del Norte en Cuba, Jon Yong-jin, cuñado del tío fusilado, tenia previsto volver de inmediato. En suma, todas estas informaciones conducen, en caso de ser ciertas, a una enorme lucha de poder dentro del misterioso régimen comunista norcoreano.

Para los expertos, se avecinan más purgas, más persecuciones y más inestabilidad, un escenario terrible que recuerda a la política de la época de Stalin en la antigua URSS cuando ejercía las purgas contra sus adversarios políticos y con ello una realidad de fuertes tensiones internas con grandes repercusiones en los países vecinos que han manifestado su gran preocupación.

Esta grave crisis política, tal vez la de mayor envergadura de toda la historia de Corea del Norte, perjudica profundamente a la economía del país, y en contra de ciertas fuentes occidentales que señalan lo peligroso de estos avatares para derribar a Kim Jong-un, es todo lo contrario, ya que el joven líder trata de eliminar a todos sus adversarios y sigue apoyándose en el Ejército a cuyos miembros no les faltan de nada.

El surgimiento de una pequeña ola de subversión o descontento de los ciudadanos por las graves carencias económicas del país, así como el paupérrimo nivel de vida que tienen (renta per cápita entre 1.500-1.800 dólares) y la nefasta política de castas existente que va contra el desarrollo económico y contra los derechos humanos, hacen muy difícil que el régimen se tambalee por una “indisciplina” de la sociedad  norcoreana.

Tenerlo “todo atado y bien atado” no servirá para que el país sobreviva sin una mínima apertura que contribuya a mejorar el nivel de vida de sus ciudadanos, pero Kim Jong-un, que estudió en Suiza y no ha sabido digerir los avances económicos actuales, debería ver junto a sus colaboradores y militares como Birmania (Myanmar) y Camboya han efectuado cambios importantes tras muchos años de regímenes autoritarios con resultados satisfactorios para la población.

La nueva etapa de Corea del Norte tras el fusilamiento de Jang Song-thaek no puede sobrevivir haciendo provocaciones de tipo nuclear o incluso ahora con la celebración del segundo aniversario de la muerte del Kim Jong-il (17/12/2011), en unos actos de reafirmación de las masas al joven líder, y más cuando su sistema productivo es muy obsoleto.

Su imagen y su desconfianza es total en el exterior para que lleguen inversiones y la incertidumbre es grande, tal como le ocurrió a la empresa egipcia de telecomunicaciones Orascom, que después de varios años en el país (2008), acaba de anular el contrato por no cobrar por parte del Gobierno norcoreano y esto repercute en otras empresas extranjeras que no arriesgan capital ante la duda de que si paga o no y lo mismo sucedió con la empresa china de minas Wanshang, que tras una inversión de cien millones de dólares, decidió retirarse por no cobrar, según el rotativo Chosun Ilbo.

Estados Unidos ya ha expresado la brutalidad del régimen por esta ejecución, mientras que la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, señaló que Corea del Norte esta llevando a cabo un reinado de terror con una serie de purgas a gran escala para reforzar el poder de Kim Jong-un, y Japón, que no tiene relaciones con Corea del Norte y aún sin solución al secuestro de ciudadanos nipones en la década de 1970-80 por el régimen comunista, analiza la situación con cautela sabiendo lo imprevisible de los posibles movimientos políticos de Kim Jong-un y sus “camaradas”.

China, que consideró como un asunto interno el fusilamiento de Jang Song-thaek, debe obligar a Corea del Norte a realizar cambios y reformas, pues Pekín sabe que Corea del Norte no puede sobrevivir sin su ayuda y su “presión y consejos” para que haga esos cambios no están dando resultados, pero al mismo tiempo teme un resquebrajamiento del régimen que dé paso a que millones de refugiados norcoreanos hambrientos atraviesen la frontera y se ponga punto y final a los 65 años de poder de la familia Kim.

Santiago Castillo

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. 3 febrero, 2014

    […] y simbolismo sin saber a ciencia cierta qué hará el “Brillante camarada”, el joven líder, Kim Jong-un, donde un alto funcionario de su Gobierno pide “mejorar las relaciones” con Corea del […]

  2. 24 marzo, 2014

    […] tal vez con el nombramiento de Hwang Pyong-so, hasta ahora consejero personal del joven líder Kim Jong-un, como nuevo primer […]

  3. 6 abril, 2014

    […] régimen de Kim Jong-un no puede alegar ninguna justificación, como viene ocurriendo desde hace años, para cancelar en el […]

  4. 30 mayo, 2014

    […] la ejecución de su tío y hombre fuerte del país, Jang Song-Thaek, y otra serie de purgas con fusilamientos y destierros, Kim Jong-un sigue manteniendo entre 80.000 […]

  5. 13 octubre, 2014

    […] mismo tiempo, el pasado 27 de septiembre el ministro de Asuntos Exteriores norcoreano, Ri Su-yong, se dirigió a la Asamblea General de la ONU por primera vez en 15 años, y aunque acusó al […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *