La Asean refleja la disputa entre EEUU y China en el Indo-Pacífico

Foto bangkokpost.com

Madrid. La cumbre anual de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) concluyó este lunes con un importante acuerdo sobre un megatratado de libre comercio que integrará a 15 países de Asia y Oceanía y excluirá, de momento, a India, pero que excluye también a EEUU, quien acusó a China de “imperialista” y de emplear la “intimidación” para hacerse con los recursos naturales del sudeste Asiático, en una cita celebrada en Bangkok.

Los representantes de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP, en sus siglas en inglés) resaltaron en un comunicado que India, uno de sus miembros más destacados, se queda fuera del acuerdo hasta que resuelva asuntos “que continúan sin resolver”, dado que no firmó el acuerdo al considerar que daña sus propios intereses.

El RCEP (la mayor zona de libre comercio del mundo) es una propuesta de Tratado de  Libre Comercio (TLC) entre 10 países miembro de la ASEAN y los seis Estados que tienen TLC en vigor con dicha asociación, que son China, Japón, Corea del Sur, Australia, Nueva Zelanda e India.

En la cita de Bangkok ante la ausencia del presidente estadounidense, Donald Trump, cuyo país estaba representado por una delegación de bajo perfil, fue entonces cuando el primer ministro chino, Li Keqiang, se convirtió en el principal protagonista del foro y señaló que su país es el principal impulsor del RCEP que también incluye a los diez miembros de la ASEAN, formada por Birmania (Myanmar), Brunéi, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam.

Donald Trump sigue obviando la importancia de Asia o de una parte de ese continente, pues su ausencia denota sus pocas miras hacia esa zona, la cual China tiene cada vez más presencia e influencia, en una cumbre en la que hubiera servido al presidente estadounidense de cambiar su nefasta política en la región, y además sí estuvieron presentes el primer ministro indio, Narendra Modi, el japonés Shinzo Abe, el presidente surcoreano, Moon Jae-in, y el jefe del Ejecutivo australiano, Scott Morrison, entre otros.

El RCEP, cuyas negociaciones comenzaron en la cumbre de ASEAN de 2012, engloba, además de India, a una población de 3.400 millones de personas, o sea, el 47 por ciento de la población mundial, y tiene un Producto Interior Bruto (PIB) de (20,6 billones de euros, que supone el 32,2 por ciento del PIB mundial, según datos oficiales de la propia cumbre de Bangkok.

A pesar de los roces entre China y EEUU, país que acusó en la cumbre a Pekín de hegemonizar los mares de China Meridional, las dificultades también surgieron por los temores de India a que el RCEP pueda perjudicar a su manufactura y agricultura, y entonces el “miedo” de Nueva Delhi se basa en que el país se vea inundado por productos fabricados en China. Y por eso India se abstuvo de firmar el acuerdo final de la cumbre, aunque el RCEP incluye a la segunda y tercera economía del mundo (China y Japón) y a países muy pobres como Laos.

Precisamente el RCEP surgió como la respuesta de Pekín al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), amparado por Washington, pero que con la llegada de Trump a la Casa Blanca (enero de 2017) dio un giro total hacia el proteccionismo en la economía de EEUU y días después ordenó retirarse del TPP, una decisión que a la vez ha servido a China para ir ocupando más espacio en la zona y sobre todo una notoria influencia económica mundial.

La cumbre de Bangkok también ha mostrado la “guerra comercial” entre China y EEUU, que ha visto como la desaceleración económica de estos países han sido salpicados por las disputas entre Pekín y Washington, unas disputas que al parecer se han suavizado algo en los últimos días con distintas reuniones entre ambas partes para llegar a acuerdos técnicos que favorezcan a tranquilizar los mercados.

En definitiva, China sigue su ascenso en el mundo, aunque todavía EEUU tiene su propia influencia en Asia-Pacífico en asuntos vitales como la defensa y la seguridad, pero lo que es evidente que la política de Trump está permitiendo a Pekín ocupar más espacios en la región por la dejadez de la Administración proteccionista de la Casa Blanca y ahora por la “guerra comercial” que originó el propio presidente estadounidense, que le hace perder apoyos de socios que antes eran seguros.

También en esta cumbre China y los socios de la ASEAN se han comprometido a finalizar en los dos próximos años el código de conducta para evitar una mayor escalada de violencia en las aguas disputadas del mar de China Meridional, donde el “gigante asiático” reclama casi la totalidad de estas aguas que son un importante paso del comercio mundial y ricas en recursos naturales, frente a países como Vietnam, Filipinas y Taiwán.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) reveló en un informe, tras concluir la cumbre, que las economías de la ASEAN crecerán un 4,9 por ciento hasta entre 2020 y 2024, por debajo del 5 por ciento de 2013-17, mientras que China lo hará un 5,6 por ciento en 2020-2024, frente al 7,4 por ciento de 2013-2017, y el propio organismo señala que India tendrá una previsión de crecimiento del 6,6 por ciento en los próximos cinco años frente al 7,4 por ciento de 2013-17.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar