Corea del Norte se implica en Ucrania en apoyo a Rusia y tensa la geopolítica mundial

Vladimir Putin y Kim Jong-un, en Pyongyang. | Kremlin.ru, Wikimedia
Comparte esta noticia:

Madrid. Rusia y Corea del Norte certificaron recientemente su buen momento histórico con la firma de un «acuerdo de defensa mutua», que, entre otras medidas, contempla «en el caso de que cualquiera de las dos partes sea puesta en estado de guerra por una invasión armada de un estado individual o de varios estados, la otra parte deberá proporcionar asistencia militar y de otro tipo con todos los medios en su poder sin retraso», un pacto que saldrá aún más reforzado con el envío de tropas norcoreanas para apoyar al Ejército ruso en su lucha en la dañada región oriental de Donetsk, según el ‘Kyiv Post’, un periódico en inglés​ con sede en la capital de Ucrania, Kiev.

La misma fuente indica que las tropas, en forma de una unidad de ingeniería militar, llegarán al campo de batalla en este mismo mes de julio. De hecho, la emisora surcoreana TV Chosun informó recientemente de que un funcionario del Gobierno afirmó que se enviaría a trabajadores norcoreanos ya en julio de 2024, lo que ha provocado una protesta del Pentágono estadounidense al considerar que el despliegue de fuerzas norcoreanas supondrían una escalada militar en el conflicto ucraniano y añade que es una decisión muy cuestionable, dado que serían carne de cañón en una guerra ilegal contra Ucrania.

Lo que es evidente es que ambos países se necesitan y desde que Vladimir Putin y Kim Jong-un se reunieron en septiembre de 2023, Corea del Norte ha suministrado ya cerca de dos millones de municiones de artillería, cohetes para los sistemas de lanzamiento múltiple rusos y, supuestamente, misiles balísticos para apoyar a las fuerzas rusas.

El pacto de defensa mutua firmado entre rusos y norcoreanos da cobertura para que el régimen siga impulsando su programa nuclear, lo que le ha supuesto fuertes sanciones por parte de OccidenteEstados Unidos, sanciones que, por otra parte, también padece Rusia por su invasión a Ucrania.

Por su parte, Corea del Sur ha mostrado su inquietud por el posible uso de armas norcoreanas en la guerra de Ucrania y ha amenazado a Moscú, según distintas fuentes, para evitar el uso de esas armas. Una amenaza que llega en un momento de máximo entendimiento entre Rusia y Corea del Norte, y cuando el Gobierno de Putin ha obligado a unos 10.000 ciudadanos recién nacionalizados a luchar en la guerra de Ucrania. No obstante, también se ha hablado de un registro por la fuerza a 30.000 ciudadanos que no se habían alistado en el Ejército.

Corea del Sur reitera que Rusia no debe «cometer ningún error» que pueda dañar las relaciones entre ambos países, e incluso el Gobierno surcoreano no descarta romper las relaciones diplomáticas con Moscú. Una realidad preocupante en el ya largo conflicto ucraniano cada vez con más intereses unilaterales que está tensionando la geopolítica mundial.

«Esperamos que Rusia deje de depender de Corea del Norte y actúe como un miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU”, indico Lim Soo-suk, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores surcoreano, quien matizó que su manifestaciones estaban en consonancia con las recientes declaraciones de la funcionaria del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Maria Zakharova, al advertir a Seúl que no facilitara el suministro de armas a Ucrania.

Al mismo tiempo, otros medios señalan que Corea del Sur prevé que Corea del Norte envíe ingenieros y personal militar a la región ocupada de Donetsk, para reconstruir las infraestructuras rusas que han sido dañadas por la guerra. Rusia intensifica sus esfuerzos por desalojar a las fuerzas ucranianas, nada baladí por ahora, aunque eso sí están siendo superadas por el Ejército ruso que controlan las zonas del este y el noreste, que además coincide poco después de que el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, y su comandante en jefe, Oleksandr Syrskyi, visitaran a las tropas, bastante agotadas, en la región oriental de Donetsk.

En definitiva, la cumbre de Putin y Kim ya está dando los primeros pasos de una mayor polarización política y militar en la zona del Nordeste Asiático con Ucrania como referencia, dado que el «acuerdo de defensa mutua» también es una réplica al mayor acercamiento militar por el que han optado EEUU, Corea del Sur y Japón, cuyos ejércitos concluyeron este fin de semana sus primeras maniobras conjuntas multidominio en un momento de renovada tensión con Corea del Norte tras sus últimas acciones y su acercamiento con Rusia, que está implicando una mayor cooperación militar y que empujará aún más a la pugna hegemónica entre China y Estados Unidos por liderar la influencia de la geopolítica mundial.

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *