¿Qué multilateralismo nos espera?

Sede de la ONU en Ginebra, Suiza. | Amin, Wikimedia
Comparte esta noticia:

Madrid. Francia acaba de votar. La extrema derecha no consiguió sus objetivos, pero aún persiste la inestabilidad en el país galo, pero ya con menos preocupación, aunque los extremos siguen pululando. También ha tenido lugar la cumbre de la OCS en Astana (Kazajistán), una cumbre multilateral o una cumbre para los intereses de Vladimir Putin y Xi Jinping, pero en realidad una cita que sirvió para acentuar las distintas fórmulas para ese nuevo orden mundial que con asiduidad vemos en un mundo más multipolar o más global, el cual sigue condicionado a la guerra de Ucrania, la de Gaza o la grave situación con la emigración que sigue originando un verdadero caos mundial. Pero en realidad, ¿qué multilateralismo nos espera?

Lo que es evidente que el futuro y presente de la política mundial la siguen marcando las dos grandes potencias mundiales. Ambas pugnan por controlar con sus influencias cualquier espacio posible. El nuevo orden mundial multipolar, multilateral, en la que la geopolítica de Rusia y China se enfrenta a la de Estados Unidos y Occidente, pero la lucha hegemónica sigue ahí.

La cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) ha fortalecido a Rusia y a China, «la OTAN de Rusia» o, de forma más clara, la «OTAN de Putin», como han calificado los analistas, una OCS que nació en 2021 bajo el impulso de China y Rusia con el objetivo de reunir a los países de la influencia soviética que no han caído en la influencia de la OTAN y aunque en un primer momento estuvo integrada, además de por los dos impulsores, por Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán, Uzbekistán, Bielorrusia e Irán, luego se unieron India y Pakistán en 2017 y ahora la intención es que se sumen también otros socios como Turquía, aunque la oposición política turca ha criticado el afán del presidente Recep Tayyip Erdogan por fomentar el contacto con la OCS y con los Estados emergentes del grupo de los BRICS, y no con Occidente y con la Unión Europea (UE).

La OCS es hoy la mayor organización regional del mundo y sus miembros representan al 44 por ciento de la población mundial y al 30 % del PIB global, lo que evidencia la enorme importancia del poder económico y político del organismo, una evidencia que refleja los dos mundos, el multipolar, con China a la cabeza, que sale reforzado de esta cumbre de la OCS, y el que lidera EEUU con Occidente, una situación que no proporciona optimismo cuando aún sigue la guerra en Ucrania, la tensión en Taiwán no ha concluido y África es un continente lleno de incertidumbre.

La geopolítica asiática gira en torno al control del mar de la China Meridional, un rincón que no deja de calmarse con las aspiraciones de China en controlar esas aguas por sus disputas con Filipinas y otros países que también mantienen litigios por la limitación de sus jurisdicciones con la República Popular China como Brunei, Malasia, Taiwán, Indonesia y Vietnam, además de Japón con el mar de la China Oriental, donde en las últimas semanas se han producidos escaramuzas entre ambos países que alimentan la inestabilidad de la zona.

Asia y el Pacífico marcan la discrepancia entre China y EEUU, país que mantiene su gran alianza del Pacífico por frenar a Pekín, pero ambas potencias están interesadas en no dañarse en sus relaciones comerciales, una de las regiones más relevantes del mundo, una realidad en la que Pekín presume de su fortaleza para quedarse donde le apetezca y EEUU lucha por evitarlo.

Xi Jinping y Putin refuerzan su club euroasiático para contrarrestar las alianzas occidentales y fortalecer su relación en plena guerra de Ucrania, pero en realidad lo que pretende Pekín y Moscú es «un nuevo orden mundial o multilateral» que no esté dominado por EEUU, un multilateralismo que globalmente estaría aún más condicionado de lo que ya está.

China quiere seguir con su política de influencia en Asia con su proyecto de infraestructuras de la Nueva Ruta de la Seda, tejiendo lazos comerciales dentro y fuera del continente asiático. Rusia quiere una paz en Ucrania unilateral, sigue perdiendo terreno de influencia cada vez mayor en beneficio de Pekín, la UE impone aranceles a los coches eléctricos chinos, pero en suma esta 24 cumbre de la OCS refleja parte del mundo actual.

Taiwán planea invertir 8.750 millones de dólares en 7 nuevos submarinos, Corea del Norte sigue con sus juegos de misiles reforzando su alianza con Rusia, país que ahora se ve reforzado en la visita del primer ministro de la India, Narendra Modi, que servirá para contrarrestar, como insiste Moscú, en los intentos de Occidente de aislar a Putin tras la invasión de Ucrania, y es considerado como una gran victoria del presidente ruso, sobre todo cuando Nueva Delhi obtiene entre un 60 % y un 70 % de su equipamiento armamentístico de Rusia. Una visita que llevaba tiempo pendiente, la cual se fue aplazando por la presión internacional a causa de la invasión rusa en Ucrania, y que resalta las cumbres anuales que ambos países mantienen desde el año 2000.

Y tampoco quedan al margen en este mundo multipolar los países del Sudeste Asiático que tienen un creciente interés en los BRICS como Tailandia y Malasia, interesados en unirse a este bloque económico liderado por China y que representa hasta el 35 por ciento del PIB mundial, mientras el «reformista» Masud Pezeshkian, de 69 años, ganó las elecciones presidenciales en Irán, pero veremos que reformismo lleva a cabo en un país en el que el líder supremo, Ali Jameneí, ejerce de jefe de Estado con enormes poderes, mientras China e India tratan de resolver las disputas fronterizas entre ambos países y sin olvidar la enorme incertidumbre que reina en EEUU con los demócratas y Joe Biden, y con un Donald Trump que, pese a sus monumentales mentiras en sus debates y actos públicos, sigue en alza en medio de una importante preocupación en la geopolítica mundial, cada vez más polarizada.

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *