La visita de la presidenta surcoreana a China es clave para la estabilidad de la península coreana

Madrid. La visita durante esta semana de la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, a China, donde se reunirá por primera vez con Xi Jinping desde que ambos llegaran al poder en sus respectivos países a principios de año, es de gran importancia para el presente y futuro de la península coreana, sobre todo tras varios meses de tensiones y amenazas nucleares por parte del régimen norcoreano.
Park Geun-hye, presidenta de Corea del Sur
La coincidencia de que el próximo 27 de julio se cumplen 60 años del final de la guerra intercoreana, todavía sin un tratado de paz, sólo con un armisticio que anuló de forma unilateral Corea del Norte, también servirá para analizar qué fórmulas son posibles que conduzcan a la firma de un definitivo tratado de paz en el único rincón del mundo donde aún persiste los estertores de lo que fue la “guerra fría”.La ofensiva diplomática de Corea del Norte en las últimas semanas no ha dado los resultados beneficiosos que el régimen de Kim Jong-un esperaba, ya que, por un lado, anuncia un diálogo con Corea del Sur, que luego cancela y, por otro, pide conversaciones a alto nivel con EEUU pero sin renunciar a su programa nuclear, mientras China no sólo ha dejado claro que no permitirá a Pyongyang que se convierta en un estado nuclear, lo que comparte con Seúl y Washington, sino que considera que las conversaciones a seis bandas es la mejor fórmula para la desnuclearización de la península coreana.

China sabe que la reanudación de las conversaciones a seis bandas (EEUU, China, Japón, Rusia y las dos Coreas), suspendidas desde 2009, constituyen el eje principal para avanzar en el proceso de desnuclearización de la península coreana y precisamente para debatir este asunto el ministro de Asunto Exteriores chino, Wang Yi, se reunió el pasado 21 de junio en Pekín con Kim Kye-gwan, primer viceministro de Asuntos Exteriores norcoreano y enviado de de Kim Jong-un para estas conversaciones.

Pese a que Pekín ha asegurado que se advierten “signos de relajación” en la península coreana tras meses de tensiones, el régimen norcoreano no parece darse por aludido, ya que mientras Corea del Norte insista en retirar el Comando de la ONU para Corea, que lidera EEUU, o que le retiren las sanciones impuestas por Naciones Unidas tras llevar a cabo su prueba nuclear del 12 de febrero o reitere que no pondrá fin a su programa nuclear mientras Estados Unidos no abandone su política “hostil” hacia Corea del Norte pocos avances pueden producirse en la península coreana.

Corea del Norte acusó a Estados Unidos de oponerse a la firma de ese tratado de paz y al mismo tiempo propuso ala Casa Blanca retomar las conversaciones de alto nivel y que ponga fin a las sanciones económicas que impone al régimen, pero ante cualquier negociación bien con Washington o con Seúl va implícito que Pyongyang renuncie a su programa nuclear, tal como también acaba de manifestar el secretario general dela ONU, Ban Ki-moon, en la capital china.

Incluso representantes de Exteriores de EEUU, Corea del Norte y Japón han apoyado la necesidad de que Corea del Norte dé pasos hacia una “desnuclearización verificable”, al tiempo que resaltaron que Pyongyang dispone de una “vía abierta para la mejora de relaciones”.

Lo que si está claro que hay movimientos en la diplomacia norcoreana, siempre a su manera, y más cuando China desea concluir de forma definitiva con toda esta tensión permanente que se vive en la península coreana, cuya estabilidad daría resultados muy positivos desde el punto de vista económico a Corea del Norte.

Ahora que el complejo industrial de Kaesong ha sido incluido en la Lista de Patrimonio Mundial dela UNESCO es un buen momento para que el régimen norcoreano lo reabra antes de que toda su maquinaria quede obsoleta tras varios meses sin funcionar y después su reapertura sea más complicada, sobre todo sabiendo que esta zona proporciona un gran desarrollo económico a Corea del Norte.

La visita de la presidenta de Corea del Sur a China buscará cooperar con Pekín el regreso a las conversaciones a seis bandas de Pyongyang, además de “fortalecer la cooperación entre Seúl y Pekín para lograr la desnuclearización de Corea del Norte” y para que este país “se disponga a mantener conversaciones sinceras”, según fuentes oficiales surcoreanas.

China es el principal socio comercial de Corea del Sur y los intercambios bilaterales crecen cada año, por lo que este aspecto acaparará una gran importancia en el próximo viaje de Park, que irá acompañada de 71 directivos de empresas surcoreanas como Samsung o Hyundai. Y China es vital para el presente y futuro en Corea del Norte.

By Santiago Castillo

Santiago Castillo

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. 14 diciembre, 2013

    […] la brutalidad del régimen por esta ejecución, mientras que la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, señaló que Corea del Norte esta llevando a cabo un reinado de terror con una serie de purgas a […]

  2. 6 abril, 2014

    […] este respecto no debemos olvidar que Google, eBay, Paypal o Yahoo han sido fundadas por inmigrantes. A finales de los 90, un 25% de las empresas de alta tecnología […]

  3. 26 mayo, 2014

    […] pero reclamadas por Tokio, tendrá que tener su propia iniciativa estadounidense ante la firmeza de Corea del Sur con Japón por la legitimidad de esos islotes, que a la Casa Blanca si preocupa por considerar que […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar