Corea del Norte lanza un nuevo misil hipersónico y avisa que el país está fuerte y sin fisuras (I)

Retrato de Kim Jong-un. | Thierry Ehrmann, Flickr

Madrid. Corea del Norte no muestra debilidad alguna y sigue sin desviarse un milímetro de su programa nuclear con el objetivo de reforzar a sus Fuerzas Armadas, como si Kim Jong-un estuviera planeando una defensa planetaria ante una inminente invasión exterior. Pero la realidad es que estos parámetros no conjugan con hechos tangibles, aunque el régimen norcoreano no se duerme y con el lanzamiento de un nuevo misil hipersónico esta semana avisa de su capacidad militar-nuclear, advirtiendo que no cederá en sus pretensiones de defensa mientras sus «enemigos» no le garanticen la seguridad con la que se cobija bajo el paraguas nuclear.

Así, Corea del Norte lanzó con éxito un nuevo tipo de misil hipersónico en su nueva prueba nuclear con el objetivo de ir perfeccionando este tipo de sistemas y confirmar su fiabilidad en condiciones invernales. Un misil, sobre el que distintos análisis, habían despertado muchas dudas, pero el mismo «hizo un movimiento lateral de 120 kilómetros» desde el lanzamiento inicial que cayó en aguas del mar de Japón (mar del Este) y alcanzó con precisión un objetivo establecido a 700 kilómetros de distancia, explicó con precisión la agencia estatal norcoreana de noticias KCNA.

El nuevo modelo hipersónico muestra, según medios norcoreanos, un misil con un vehículo de reentrada maniobrable (MaRV) -u «ojiva deslizante», tal y como lo describe el régimen- al igual que el Hwasong-8, el primer misil hipersónico que probó en septiembre y que también usa ampolla de combustible.

Corea del Norte confirmó el éxito del test del misil hipersónico, es el primer proyectil que dispara Corea del Norte, que técnicamente sigue en guerra con Corea del Sur ya que el conflicto que las enfrentó en 1950 y 1953 solo se selló con un alto el fuego, y nunca un tratado de paz, desde que lanzara un misil balístico para submarino (SLBM) en octubre del año pasado. El lanzamiento, el primero de 2022, se produce después de que a finales del pasado año Kim Jong-un abogara en fortalecer las capacidades defensivas del país y justificando su acción  por la inestabilidad en la península coreana y en el panorama internacional.

La sofisticación armamentística del arsenal de Corea del Norte dificulta los análisis de los ensayos para determinar qué amenaza pueden representar sus nuevos sistemas. Las armas de tipo táctico que ha venido probando Pyongyang desde 2019 (principalmente los sistemas KN-23, KN-24 y KN-25, con sus distintas variaciones) y otras de perfil potencialmente estratégico, como el Hwasong-8, trazan trayectorias no balísticas que permiten sortear los escudos antimisiles de los países del entorno.

La prueba nuclear aleja las perspectivas de retomar el diálogo interrumpido entre las Coreas e incluso el acercamiento con la Administración estadounidense de Joe Biden, además de las protestas de Japón por la prueba desarrollada, cuyo lanzamiento cayó fuera de su Zona Económica Exclusiva (EEZ) que también ha asegurado que reforzará aún más sus sistemas de seguridad de vigilancia y defensa.

De hecho, Japón y EEUU han acordado reforzar sus sistemas de defensa en seguridad marítima, terrestre, espacial y cibernética ante «los complejos desafíos» de China, Rusia y Corea del Norte en la región del Indo-Pacífico. O sea, más militarización en la zona.

Los misiles hipersónicos están diseñados para viajar más de cinco veces por encima de la velocidad del sonido, lo que dificulta su rastreo e intercepción por parte de los sistemas antimisiles actuales y ha generado preocupación por la seguridad de la región en caso de que Corea del Norte perfeccione tales capacidades. No obstante, la ONU desde 2006 sanciona el desarrollo y el uso de tecnología de misiles balísticos por parte del régimen norcoreano.

Por su parte, Corea del Sur mantiene su pulso con su vecina del Norte, y considera que el régimen norcoreano aún tiene un largo camino para perfeccionar un misil hipersónico, y además Seúl piensa que han sido «exageradas» las afirmaciones del éxito de este proyectil lanzado esta semana, el cual, según Pyongyang, ha sido de un enorme éxito.

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *