Año 2022. El nuevo orden mundial. China como protagonista (y III)

La ciudad de Shanghái.

Madrid. China quiere unos Juegos Olímpicos de Invierno (4 al 20 de febrero) impolutos, y pese al boicot diplomático de países como Estados Unidos, Canadá, Japón, Australia o el Reino Unido, que tendrá nulo efecto en las competiciones deportivas, el gigante asiático sabe lo que se juega en este evento de cara a su imagen exterior. Y obviamente Rusia, con Vladimir Putin a la cabeza, será una de las personalidades políticas que estarán en la jornada de inauguración.

Todo está listo para que los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín, que convertirán a la capital china, en febrero de 2022, en la primera ciudad en haber albergado citas olímpicas de invierno y de verano, y de ahí que sus propias autoridades trabajen a destajo para evitar un mínimo error que pueda bloquear la imagen mundial que quiere dar el gigante asiático al mundo.

La segunda economía mundial sigue ahí y sigue sumando elementos vitales que la catapulta a la construcción de infraestructuras, la tecnología de vanguardia, o las inversiones que cobran cada vez más fuerza en una coyuntura global caracterizada por el continuo progreso de China, cuya influencia en Asia es ya determinante como lo está siendo también en África y en América Latina, una región en la que los créditos concedidos por los bancos chinos han superado en volumen a los que otorgan el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo.

Es obvio es que la inestabilidad política conlleva la económica. El orden político y económico mundial está muy entrelazado en intereses geopolíticos dependientes unos de otros.

Pero veremos si la nueva defensa militar, conocida como Aukus, entre EEUU, Australia y Reino Unido, pactada en septiembre de 2021 para contrarrestar el expansionismo de China en la región del Índico y el Pacífico tiene sus consecuencias, pero de momento China va imparable a liderar la cuarta revolución industrial, pues va muy por delante de Occidente y ya posee un 70 por ciento de las estaciones  base de telefonía móvil con cobertura 5G. Y además el país puede presumir de tener un enorme capital humano, dado que en China se gradúan más científicos e ingenieros que en EEUU, Japón, Taiwán y Corea del Sur juntos, lo que avala su progresión y desarrollo.

En definitiva, lo que está claro, guste o no, es que China se hace cada vez más «imprescindible». Y ha venido para quedarse con sus virtudes y defectos tanto a nivel político como económico. El gigante asiático presume de su supremacía en Inteligencia Artificial (IA), en la que las compañías chinas han avanzado mucho en esta área de la tecnología del reconocimiento facial y, de momento, todo parece indicar que el país presenta un futuro muy sólido en la IA.

El desarrollo y crecimiento económico de China en los últimos treinta años supone un hito en la historia económica del mundo, quizás comparable a las revoluciones industriales de los siglos XIX y XX. En cualquier caso, el desarrollo industrial y económico de China supondrá seguramente el mayor acontecimiento histórico de la economía del siglo XXI. En tan solo treinta años la economía china ha vivido un desarrollo espectacular.

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *