Corea del Norte fracasa en su nuevo misil, pero celebra por todo lo alto el “Día del Sol”

Celebración del Día del Sol

Madrid. Mientras toda Corea del Norte celebra los actos de los 104 años de cumpleaños del nacimiento del fundador del país, Kim Il-sung, el 15 de abril, la fecha más importante del calendario del país, el régimen comunista contempla con escepticismo el fracaso del lanzamiento de un misil de medio alcance para conmemorar la efemérides del “Gran líder” y  a su vez retar de nuevo a la comunidad internacional, que sigue expectante sobre lo que puede hacer el “mariscal” Kim Jong-un, en especial lo que prepara para la celebración del 7º Congreso del Partido de los Trabajares, en mayo próximo.

El “Día del Sol”, la principal festividad del país que conmemora el nacimiento del “Gran líder” Kim Il-sung, tuvo su oscuridad cuando Corea del Norte ha tratado de probar un cohete Musudan BM-25, en la ciudad portuaria de Wonsan, al sureste del país, capaz de recorrer una trayectoria de 3.000 kilómetros y alcanzar el territorio estadounidense de Guam, en el Pacífico, según la agencia surcoreana Yonhap.

Corea del Norte lleva todo el mes de marzo lanzando misiles de corto alcance al mar y sólo en  una ocasión de medio alcance, como protesta por las maniobras militares a gran escala de Seúl y Washington en Corea del Sur, que terminan el 30 de abril próximo, que han confirmado que habían detectado el ensayo pero calificándolo como “fallido”.

Una tensión en la península coreana que ha ido creciendo desde que el régimen de Kim Jong-un hiciera en enero su cuarta prueba nuclear y en febrero lanzara un cohete al espacio en una acción considerada un ensayo encubierto de misiles de largo alcance, que supuso que Pyongyang recibiera fuertes sanciones de la ONU, incluida China.

Los expertos consideran que lo que haciendo Corea del Norte es preparar desde hace meses el primer congreso en 35 años del Partido de los Trabajadores (PT) a primeros de mayo, un evento que busca fortalecer al partido y al propio Kim Jong-un, que será el séptimo congreso del partido único de inspiración marxista-leninista desde su fundación en 1945 y en el que la rumorología dice que será la gran ocasión del régimen para anunciar importantes cambios de orientación estratégica en el país.

Una situación que contribuye a una mayor tensión, donde la decisión de China de reducir su comercio con Pyongyang o la deserción de trece norcoreanos a Seúl son avatares que pueden tímidamente obstaculizar el desarrollo de la vida política del país, cada vez más aislado de la comunidad internacional.

Corea del Norte sigue marcando las pautas de la política surcoreana, cuya firmeza contra Pyongyang ha supuesto que la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-Hye, haya perdido la mayoría parlamentaria en las recientes elecciones legislativas, cuyo partido, Saenuri, se quedó en 122 diputados de los 300 que componen el Parlamento, mientras la formación opositora, el Partido Minjoo, logró 123 escaños, lo que hace que la nueva estrategia política hacia Corea del Norte se pueda ver alterada.

Pero en medio de toda esta tensión entre las dos Coreas, el Norte ha seguido celebrando por todo lo alto nacimiento de su fundador Kim Il-sung, pese a las sanciones de la ONU y su escalada armamentística el régimen y los norcoreanos celebraron de manera alegre e intensa el “Día del Sol” es una jornada en la que se rinde homenaje al padre de la patria y fundador de la dinastía Kim en su 104 aniversario con actos masivos, ofrendas multitudinarias y celebraciones lúdicas por todo el país con miles de flores que decoran la muestra en la sala de exposiciones Kimilsungia-Kimjongilia, que aparecen acompañadas por un retrato del “Gran líder”, fallecido el 15 de abril de 1994, y desde entonces es conocido como el “Día del Sol”.

Al mismo tiempo, hay que resaltar que medio de toda una enorme festividad en Corea del Norte, su principal aliado, China, dijo tras el “fallido” del lanzamiento de su misil balístico de medio alcance que este “fallo” es un “último ejemplo de una serie de alardes de fuerza que, si no se controlan, llevarán al país a ningún sitio” y añade: “La persistente demostración de fuerza de  Corea del Norte ha probado ser contraproducente para el bien de Pyongyang”.

Santiago Castillo

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *