China saluda al nuevo presidente de Taiwán, Lai Ching-te, con maniobras militares

El presidente taiwanés, Lai Ching-te. | Wang Yu Ching, Office of the President, Flickr
Comparte esta noticia:

Madrid. Lai Ching-te, del Partido Demócrata Progresista (PDP), ha asumido esta semana la Presidencia de Taiwán sin renunciar a la soberanía de la isla y ofreciendo diálogo a China sin «condiciones» previas, que Pekín no aceptará, en un momento de enorme polarización de la política internacional y en medio de una nueva guerra comercial entre Estados Unidos y la República Popular China, las dos primeras potencias mundiales, que saben que la República de China (Taiwán) puede cambiar la geopolítica del Pacífico.

China ha comenzado intensas maniobras militares en torno a Taiwán para presionar al nuevo presidente taiwanés, quien ha asegurado que su nuevo Gobierno protegerá la isla, alrededor de la cual China lleva a cabo las maniobras militares. Pekín presiona y desde 2022 los ejercicios militares forman parte de la estrategia china contra la isla.

China ni ha dejado ni dejará de presionar a Taiwán con sus operaciones militares en las cercanías de la isla. Pese a la insistencia de Pekín para una «reunificación» pacífica, prácticamente inviable al menos por ahora, Taipéi insiste en su autonomía, al considerar que así lo demanda la mayoría de sus ciudadanos.

Taiwán defiende su actual ‘statu quo’ como cualquier país independiente, mientras China viene calificando a Lai de «separatista» y «grave peligro”, cuya victorial electoral en enero pasado contribuyó a un incremento de las operaciones aéreas y marítimas de las Fuerzas Armadas chinas que han supuesto una elevación de las tensiones con la isla y con EEUU.

De esta forma, las relaciones con la República Popular China empeoraron de forma significativa con la llegada al poder de su predecesora, Tsai Ing-wen (2016-2024), y con un aumento de la hostilidad geopolítica entre China y Estados Unidos, cuya tensión llegó a cotas de alto voltaje en el verano de 2022 cuando se produjo la visita de la entonces presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, la mayor autoridad estadounidense en pisar la isla en un cuarto de siglo, lo que molestó a China y que supuso durante varios días de ejercicios militares que simularon una hipotética invasión y con ello una enorme inestabilidad mundial.

Lai, de 64 años, su Presidencia será clave para seguir estrechando lazos con EEUU, su gran aliado, y el principal valedor internacional y máximo proveedor de armas de un país cuya independencia la reconocen unas doce naciones, pero un país clave en muchos aspectos, como el tecnológico, dado que Taiwán en lo que respeta a los semiconductores es una potencia importante, además del buen hacer por el crecimiento de compañías líderes en el sector, como Taiwán Semiconductor Manufacturing Company (TSMC). Y precisamente el PIB taiwanés aumentará su ritmo de crecimiento hasta el 2,9 % en 2024, en comparación al de 2023 que avanzó en torno al 1,2 % debido, en especial, a una menor exportación de semiconductores y a que las empresas taiwanesas han centrado sus inversiones en el exterior.

La tensión en la isla no va a bajar. El nuevo gobierno de Lai y los dos principales partidos de la oposición, que controlan el Legislativo taiwanés, manifestaron esta misma semana su condena a las maniobras «provocadoras» del Ejército chino alrededor de la isla. Unas maniobras, las mayores en lo que va de año, que tienen lugar tres días después de la toma de posesión del nuevo presidente de Taiwán, Lai Ching-te, tildado por Pekín de «secesionista» y «alborotador».

De hecho, el opositor del Kuomintang, más cercano a China, apoya todas las acciones del Ejecutivo taiwanés para salvaguardar los intereses de la isla y lo mismo ocurre con Huang Kuo-chang, coordinador del grupo parlamentario del también opositor Partido Popular del Pueblo (PPP), pero ambos abogan que estas maniobras de Pekín no conducen a la «estabilidad y a la paz», mientras Pekín las califica de «legítimas y necesarias», que ha supuesto que Taiwán despliegue sus fuerzas marítimas, aéreas y terrestres para responder a los ejercicios militares de China.

Taiwán mantiene en la actualidad lazos diplomáticos con doce países, siete de ellos ubicados en América Latina y el Caribe, tres en Oceanía, uno en África y otro en Europa (Ciudad del Vaticano), y sus vínculos económicos, pese a la presión de Pekín con otras naciones, no pasan desapercibidos para China. En la toma de posesión de Lai hubo países sin relaciones diplomáticas, como EEUU, Canadá y Singapur, que enviaron «grupos de felicitación», además de Japón, Corea del Sur y Australia. También hubo legisladores del Parlamento Europeo y la presencia de Paraguay, que mantiene relaciones diplomáticas con Taiwán y cuyo presidente, Santiago Peña, estuvo en la investidura, aunque Pekín lleva tiempo tratando que las rompa para establecerlas con la República Popular China, que se quejó de la presencia de parte de estos representantes.

Estratégicamente, Taipéi sigue siendo vital para EEUU, sobre todo con la cada vez mayor influencia de China en Asia, pues el Pacífico ahora es el núcleo de la rivalidad entre Pekín y Washington y el estrecho de Taiwán radica la división en dos mares: mar de China Meridional y mar de China Oriental. El gigante asiático no cederá en su objetivo de recuperar la isla, mientras EEUU, si quiere seguir influyendo en la zona y con ello evitar la hegemonía china, no se quedará con los brazos cruzados ante cualquier amenaza a la isla.

Taiwán actualmente es el punto de fricción más alto entre Pekín y Washington. Y obviamente la isla taiwanesa es vital en la estrategia del Pacífico. Y aunque China quiere incorporar a Taiwán en la República Popular China una invasión de la isla, pese a la enorme presión que ejerce el gigante asiático, de momento no se va a producir dada las numerosas consecuencias que ello supone. China repite siempre que Taiwán es parte de su territorio, pero Taipéi reitera que es una nación independiente después de separarse de la China continental en 1949.

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *