150 años del nacimiento del Mahatma: por qué India necesita a Gandhi

Nehru y Gandhi.

Madrid. El pasado 2 de octubre se celebró en toda la India el 150 aniversario del nacimiento de Mohandas Gandhi, más conocido como el Mahatma (Gran Alma), en una efemérides que los críticos han acusado al actual primer ministro, Narendra Modi, de apropiarse oportunamente del legado del padre de la nación india al tiempo que ignora las lecciones del asesinato de Gandhi.

Para conmemorar este aniversario, el Gobierno de Modi realizó varios tributos al padre de la nación india en el memorial de Raj Ghat, cerca de las orillas de río Yamuna, donde aprovechó para anunciar varias medidas e iniciativas políticas concernientes a la higienización de los espacios públicos y al medio ambiente, vinculando ambas cuestiones a las aspiraciones de Gandhi. También instó a los indios a unirse y honrar el legado de Gandhi trabajando codo con codo para liberar al mundo de odio, violencia y sufrimiento. 

Estos anuncios políticos y las palabras de apoyo del principal líder nacionalista hindú a la figura de Gandhi han generado muchas críticas en la población india, que acusa a Modi de utilizar la figura de Gandhi, y sus ideales, con fines puramente propagandísticos. Y es que, desde que llegó al poder en 2014, Modi ha hecho todo lo posible por apropiarse del legado de uno de los íconos más conocidos de la paz y la tolerancia del siglo XX

Por ejemplo, un nuevo mega memorial en el estado de Gujarat, en el oeste de la India, que conmemora la Marcha de la Sal de 1930, incluye himnos al actual primer ministro, incluyendo placas que anuncian “un tributo monumental de un gran visionario a otro”. Este y otros muchos actos de contaminación política han llevado a los críticos a denunciar la “Modi-ficación” de la figura de Gandhi

Lo más desconcertante para muchos seguidores de Gandhi, sin embargo, son los síntomas de una crisis de identidad crónica, ya que el primer ministro y sus turbulentos equipos propagandísticos a menudo mezclan a Modi con el Mahatma. En la presentación de un libro sobre Gandhi, por ejemplo, el entonces ministro de Cultura, Mahesh Sharma, declaró que el país era afortunado de tener otro Gandhi en la forma de nuestro primer ministro“. 

Pero la confusión continúa con la desorientación extendiéndose a través de los continentes. El presidente Donald Trump pareció ser otra víctima de esta confusión durante la reciente visita de Modi a EEUU, cuando dijo a los periodistas: “Recuerdo que antes la India estaba muy desgarrada. Hubo mucha disensión, luchas y Modi lo unió todo. Como lo haría un padre. Tal vez sea el padre de la India”. En un mitin masivo que realizó Modi durante su visita a Washington, un partidario del primer ministro vestido de Gandhi, con taparrabos khadi y gafas de montura de alambre, manifestó: Modi y Gandhi son lo mismo. Son santos, faquires“.

Pero no todo el mundo está tan entusiasmado con la amalgama de identidades y la beatificación de un primer ministro que, según dicen, está convirtiendo a la India en un pozo de nacionalismo hindú donde no son bienvenidas sus minorías, en particular los musulmanes y los dalit de castas inferiores. La visión de Modi del hindutva (nacionalismo hindú) es la antítesis misma de todo por lo que el Mahatma luchó y murió.

Estas críticas se suman a las que se han producido contra el gobierno en los últimos meses debido al bloqueo de las comunicaciones y la libertad de circulación en la Cachemira musulmana, así como la imposición de un registro de ciudadanía en el estado fronterizo de Assam, en el que casi dos millones de personas podrían ser declaradas extranjeras.

Y mientras que en el Parlamento hubo escenas de unidad entre los partidos políticos, la jefa del principal partido de la oposición, Sonia Gandhi, lanzó un fuerte ataque contra el partido de Modi. La Sra. Gandhi dijo que el alma del Mahatma “se habría sentido dolorida por lo que ha estado sucediendo en la India en los últimos años“, y en una referencia al partido gobernante añadió: Aquellos que hacen política de falsedad no entenderán la filosofía de la no-violencia que promovía Gandhi

Este cruce de reproches y anuncios políticos sobrevenidos no es más que una muestra de la utilización política de la figura de Gandhi por parte de los principales partidos políticos indios en su lucha constante por maximizar poder e influencia. 

Y es que es importante recordar, en un momento en que el partido gobernante se beneficia de una mayoría parlamentaria holgada y un sentimiento anti-minorías que se ha apoderado del país, el hecho de que Gandhi, aún a pesar de ser un hinduista practicante, creía y defendía la necesidad de establecer un Estado secular e inclusivo, doctrina y pensamiento muy alejado de las posiciones de Modi y su partido. 

Ante todo, Gandhi era un firme luchador contra la represión de los más vulnerables ¿No puede el Sr. Modi ver el linchamiento de los musulmanes, no puede ver lo que está pasando en Cachemira? Está usando la voz de Gandhi, pero ¿es así como Gandhi hubiera querido que fuera la India actual? Creo que habría tenido mucho que decir sobre la forma en que se gobierna la India bajo el mandato de Modi.

Las Naciones Unidas se unieron a los actos del 150 aniversario y ese mismo día, 2 de octubre, declararon como el Día Internacional de la No Violencia para honrar el mensaje de Gandhi.

Manuel Francisco Herrera

Manuel Francisco Herrera

Analista sobre Estudios de Seguridad y Defensa, que ha vivido en India realizando investigaciones sobre su programa nuclear y sus implicaciones en el conflicto indo-paquistaní

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar