Las tensiones entre India y Pakistán se cuelan en la cumbre del Brics

Cachemira

Madrid. La India aprovechará en la VIII cumbre del grupo del Brics, formado por Brasil, Rusia, la propia India, China y Sudáfrica, que se celebra esta semana, en la ciudad india de Goa, para acusar a Pakistán de terrorismo a causa de los últimos incidentes en la Cachemira india, asunto que se trata en esta cita, en la que Islamabad, aliado de China, y al mismo tiempo Pekín, enemigo histórico de Nueva Delhi, marcarán parte de la agenda.

La cautela en esta cumbre será crucial para evitar nuevas fricciones entre China e India, teniendo en cuenta que el terrorismo formará parte importante en la agenda de la reunión de estos cinco países que representan las grandes economías emergentes.

La India acusa a Pakistán de hacer diferencias entre “buenos” y “malos” terroristas y de apoyar a aquellos que atentan contra el Estado indio en ataques como el que se produjo a mediados de septiembre en la Cachemira india contra una base militar y que originó 19 soldados muertos, lo que desencadenó una grave crisis entre los dos países.

El representante del Ministerio de Asuntos Exteriores indio, Amar Sinha, en la cumbre, reiteró que en esta cita “habrá rotundas palabras contra el terrorismo“, entre las que se incluirán los “modos de lidiar con países que poseen santuarios para terroristas”.

No obstante, puntualizó que en la cumbre se tratarán sobre todo asuntos económicos, como la firma de un acuerdo entre autoridades aduaneras de los cinco países que buscarán potenciar las relaciones comerciales para tratar de elevar el “bajo comercio” entre algunas de las mayores potencias del planeta.

Esta VIII cumbre del Brics, cuyos países  representan el 29 por ciento de la economía mundial y suman el 42 por ciento de la población del planeta, al contar entre sus miembros a los dos países más poblados, China y la India, y al margen de las diferencias políticas, tratarán de intensificar los intercambios comerciales entre sus miembros, que alcanzaron un total de 244.000 millones de dólares, cifra cercana al 10 por ciento del comercio mundial, pero baja si se tiene en cuenta el potencial que comparten las economías de estos países, tal como se desprende de unos de los informes del organismo.

Al mismo tiempo, en esta crisis indio-paquistaní el primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif, afronta su contencioso con Nueva Delhi con el fuerte respaldo de los partidos políticos paquistaníes en su actitud contra la India, al condenar las “agresiones indias” en la frontera que comparten en la litigiada región de Cachemira.

Las autoridades paquistaníes recuerdan la crisis humanitaria que vive la Cachemira india con la muerte, según sus cálculos, de un centenar de civiles desde el inicio de las protestas en la región hace tres meses tras la muerte por las fuerzas de seguridad de un conocido insurgente.

De ahí, que reclamen el derecho a la “autodeterminación” para la población de la Cachemira india, la única región del país asiático de mayoría musulmana y donde existe una fuerte corriente que reclama la independencia o la unión con Pakistán.

Por otra parte, las cientos de personas que la semana pasada protestaron en el entierro de un niño de 13 años, muerto supuestamente tras recibir varios disparos en enfrentamientos con la Policía en Srinagar, en la Cachemira india, sólo ha servido para incrementar más la tensión y dificultar aún más la solución al problema, que Nueva Delhi quiere tratar este asunto, de terrorismo, según las autoridades indias, en la cumbre del Brics y al mismo tiempo también quiere sondear distintas opiniones, en especial las de Pekín.

Mientras, tanto India como Pakistán prosiguen con su carrera armamentística, ya que, por un lado, india acaba de probar con éxito su misil aire-aire de alcance mayor que el visual MICA, en medio de la creciente tensión con Pakistán, país, que, por otro lado, ha propuesto hace un par de meses a Nueva Delhi una moratoria bilateral de pruebas de armas nucleares.

La India y Pakistán llevaron a cabo pruebas nucleares en 1998, por las que fueron sancionadas por Estados Unidos, y poco después anunciaron moratorias unilaterales para realizar nuevas explosiones atómicas, pero ambos países en 1999 se comprometieron a respetar sus moratorias unilaterales en la Declaración de Lahore.

Cachemira, territorio en litigio entre Pakistán y la India, es el único estado de mayoría musulmana de la India y por él ambos países han librado dos guerras y numerosos enfrentamientos de menor intensidad.

Una situación en la que tanto India como China desean resolver cuanto antes y más cuando ambos países, tratan también de solucionar sus diferencias, entre ellas las fricciones habituales con varios territorios que se disputan de los casi 3.500 kilómetros de frontera que comparten, lo que les llevó a una breve guerra en 1962.

Santiago Castillo

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar