El periodista Blaine Harden revela la historia de Kim Il-sung y la de un joven piloto

Madrid. El periodista estadounidense y ex corresponsal del Washington Post en el Nordeste asiático, Blaine Harden, acaba de publicar un nuevo libro sobre Corea del Norte, donde relata en “El gran líder y el piloto de caza” una trama entre las vidas de dos personas muy dispares, la del fundador de Corea del Norte, Kim Il-sung, y la de un joven, No Kum-sok, convertido en piloto de caza y que atravesó a bordo de un MIG-15 soviético la frontera que divide las dos Coreas para desertar.

Las peripecias de ambos aparecen en el relato de Blaine Harden. Kim Il-sung se revela como guerrillero contra los invasores japoneses, forzado a huir al Este, hijo pródigo que regresa a casa, casi a hurtadillas, y luego sumiso servidor de Stalin hasta que éste murió.

El retrato que Harden hace del líder, tras haber buceado en los informes de los servicios de inteligencia de la fuerza aérea, en documentos presidenciales, desclasificados hace poco tiempo, y en archivos soviéticos y chinos, nos muestra a un Kim Il-sung ansioso de reconocimiento y consciente de su irrelevancia en comparación con Mao y su mentor, convertido en el «perrito de aguas» de los soviéticos y constructor de un régimen atroz, basado en la mentira – al hacer creer a los pobres coreanos que su indigencia es debida a la maldad de los norteamericanos e inventar hazañas inverosímiles de su lucha como guerrillero y estadista  – y perpetuado hasta su muerte en 1994 gracias a las ayudas chinas y soviéticas, sin olvidar que la República Democrática Popular de Corea es el legado que deja a su descendencia.

El caso de No Kum-sok  -en cuyas memorias recuerda los saqueos y violaciones de los soldados soviéticos y los problemas con el régimen de sus padres y para salir adelante- contrasta con el del “Gran Líder”, pues para llevar a cabo sus planes de escapar del régimen de Kim, decidió mentir, también hasta parecer el más acérrimo de los comunistas del régimen, espía y delator y, con apenas veinte años, convertirse en el piloto de caza más joven de los MIG-15 soviéticos, después de haberse enrolado en las fuerzas aéreas con el propósito de formarse en China y que, después de haber sabido de forma casual que había una guerra en curso -la de Corea, naturalmente, con chinos, soviéticos y norteamericanos- pilotó su MIG-15 y dejó su formación de vuelo, sin que nadie pudiera alcanzarlo para aterrizar en Corea del Sur, donde, después del aterrizaje, recibió una recompensa de los americanos de 100.000 dólares -de la que, según cuenta en sus memorias, no había oído hablar antes- por ser el primer piloto norcoreano que hizo entrega de un MIG-15 a los americanos, que deseaban estudiar en detalle lo que en la época fue un reactor prodigioso.

Harden nos habla también de los ataques, y subsiguiente destrucción a la flota aérea norcoreana y de lo «placentera» que resultó esta campaña para los pilotos norteamericanos -quienes en un momento dado comenzaron a  lamentarse de que se estaban quedando sin objetivos- y de la destrucción «constante, sistemática y sin prisa» de la ciudad de Chongjin, al nordeste de la península, de la que No Kum-sok fue testigo.

Blaine Harden ha sido corresponsal durante veintiocho años del Washington Post en África, Europa del Este y Asia, además de en Nueva York y Seattle en Estados Unidos y durante cuatro años ha sido corresponsal local y nacional para el The New York Times, además de otros muchos trabajos como en National Geographic y The Guardian y fue galardonado con el Grand Prix de la Biographie Politique, en 2012,  en Francia. Actualmente reside con su familia en Seattle, Estados Unidos. Muy pronto aparecerá la edición en español de  “The Great Leader and the Fighter Pilot”.

Por otra parte, Blaine Harden ya publicó un excelente libro (traducido al español) sobre Shin Dong-hyuk, el desertor norcoreano y activista humanitario, la única persona en haber escapado de Corea del Norte habiendo nacido en un campo de trabajo y también la única en haber escapado tras vivir en un campo de “control total”, el campo 14. Un caso que saltó a la fama tras la publicación del libro “Evasión del campo 14”,  rico relato que sirve para conocer mejor las interioridades del régimen de Kim Jong-un, en el que se describe la vida de Shim en el campo, su huida del mismo, su huida a China y su travesía hasta llegar a Corea del Sur.

Al mismo tiempo, otro interesante libro aparecido en este mes de junio es “Bari, la princesa abandonada”, del también periodista y escritor Hwang Sok-yong, donde el autor relata que Bari, la protagonista de su libro, lleva el nombre de la princesa de una antigua leyenda que viajó a los confines de la tierra en busca de un elixir con el que llevar el sosiego a los vivos y a los muertos. Al igual que ella, deberá cruzar fronteras y llegar al límite después de que las arbitrariedades del régimen comunista y la hambruna hagan desaparecer a su familia.

Con esta novela, Hwang Sok-yong sitúa a Bari en la frontera entre lo real y lo onírico, al borde de dos mundos, donde debe estar también el artista, asegura el autor, que estuvo también en la guerra de Vietnam. Firme defensor del establecimiento de relaciones entre los dos países, un viaje a Corea del Norte supuso para Hwang Sok-yong el exilio y la condena a 5 años de cárcel en Corea del Sur.

El próximo día 25 se cumplen 65 años del comienzo de la “guerra civil” entre las dos Coreas, un conflicto que terminó en armisticio pero nunca con un tratado de paz y con esta coincidencia están desarrollándose una serie de actividades culturales como cine, conferencias y libros para recordar un episodio que ha impedido hasta ahora la reunificación de la península coreana.

 

Juan de Castro Pita,  ex consultor de Naciones Unidas

Juan de Castro Pita

ex consultor de Naciones Unidas

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 20 julio, 2015

    […] 2011, tras la muerte de su padre, Kim Jong-il, en ese mismo mes, quien a su vez había sucedido a Kim Il-sung, fallecido en 1994, abuelo y padre, respectivamente de ambos, y fundador del país y de la única […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *