El coronavirus en China enciende todas las alarmas mundiales

Coronavirus

Madrid. El número de afectados por el coronavirus de Wuhan en China ha superado ya a los de la epidemia de SARS o síndrome respiratorio agudo 2003 y como señalan fuentes oficiales, ya ha traspasado los 6.000 casos desde que se detectó el primero hace un mes y medio, mientras los infectados en ese año en los nueve meses que duró aquel brote fueron 5.327.

Las cifras oficiales indican que el número de víctimas de esta nueva enfermedad alcanza los  132 fallecidos, mientras el SARS mató en China a 349 personas, señala la Organización Mundial de la Salud (OMS) y en todo el mundo infectó a 8.096 personas, de las que fallecieron a nivel  global 774 personas y otras fuentes resaltan que en comparación con el coronavirus causante del SARS, el actual 2019-nCoV parece ser más contagioso, pero menos mortal.

Al mismo tiempo, Estados Unidos ha instado a China a mantener una postura “abierta” y ser completamente “transparente” en relación con el nuevo coronavirus, un brote que ha puesto en alerta a toda la comunidad internacional con importantes consecuencias.

Lo que está claro que el coronavirus en China ha sembrado incertidumbre y preocupación en todo el mundo y su grado de su intensidad determinará el nivel de desaceleración del “gigante” asiático que la economía mundial teme que frene su expansión económica y afecte a todos los mercados mundiales.

El índice Standard & Poor’s (S&P) ya ha advertido que una eventual propagación del virus puede golpear al principal motor de crecimiento de China, en especial su consumo privado y de hecho, S&P analiza que si el gasto en consumo cayera, por ejemplo, un 10 por ciento del PIB se reduciría en aproximadamente 1,2 puntos porcentuales, es decir, la economía del país será demoledor al desacelerarse por la aparición del virus con graves consecuencias en todos las partes.

Unas de las consecuencias inmediatas de este virus ha supuesto que la cadena estadounidense de cafeterías Starbucks ha cerrado casi el 50 por ciento de sus de sus 4.300 establecimientos en China como consecuencia del brote del coronavirus y al mismo tiempo ha indicado el impacto negativo tendrá en sus cuentas anuales.

China es el epicentro del brote y el país más afectado, pero el coronavirus se ha extendido ya a otros países del sureste asiático y también se han detectado casos en Europa y América, cuyas consecuencias económicas son preocupantes siendo uno de los sectores más dañados el propio turismo que sale del país.

De esta forma, el turismo internacional con origen y destino China origina una gran caída de los desplazamientos internos en el país, y en plena celebración del Año Nuevo chino, periodo vacacional que los ciudadanos chinos aprovechan para viajar y que está afectando considerablemente y lo mismo ocurrirá en los ya destinos al “gigante asiático” que empiezan a suspenderse en toda Europa, así como la llegada de ciudadanos chinos en su programadas visita a medio mundo y también vuelos de diferentes compañías europeas que ha suspendidos sus rutas a todo territorio chino.

En definitiva, un virus que ya afecta a la economía mundial y cuyos signos comunes de infección incluyen síntomas respiratorios, fiebre, tos, y dificultades para respirar y los más graves son la infección que puede causar neumonía, síndrome respiratorio agudo severo, insuficiencia renal e, incluso, la muerte.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *