El coronavirus amenaza a la economía mundial

China News Service

Madrid. El coronavirus tiene y va a tener aún más consecuencias de las previstas, pues al impacto económico dentro y fuera de China, además de la enorme repercusión en el turismo y las exportaciones se une la grave situación en que queda el mundo del deporte con unos inminentes Juegos Olímpicos entre julio y agosto en Tokio que puede impedir la llegada de deportistas chinos y sembrar aún más psicosis ante la incertidumbre que supone convivir con esta epidemia que ya afecta prácticamente a todos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró emergencia internacional por el brote del coronavirus de la ciudad china de Wuhan, una emergencia que supone actuar de forma diaria para evitar males mayores pero que origina a la vez recomendaciones y tratamientos en todo el mundo, así como una coordinación global que evite el pánico y la inseguridad. 

La OMS ha señalado la importancia de cumplir a todos los países las normativas que generen atajar el virus, bloquearlo, impedir su expansión, dado que el 99 por ciento de los confinados están China, pero los muertos llegan ya a los 300, mientras los afectados dentro de territorio chino alcanzan casi los 12.000, según cifras oficiales, aunque hay que resaltar, sin embargo, que pese las altas tasas de contagio la mortalidad en general es baja.

Pese a los consejos de la OMS para que no se le cierren las puertas a China, el presidente estadounidense, Donald Trump, anunció que prohibirá temporalmente el ingreso en el país de los extranjeros que hayan visitado China en los últimos 14 días para evitar la propagación del coronavirus, una decisión que ha molestado mucho a Pekín que todavía no ha dado respuesta a Washington y que entra en las disputas que mantienen los dos países para poner fin a la “guerra comercial” entre ambos.

Los daños económicos todavía están en una primera fase pero lo cierto que su perjuicio inmenso, dado que el coronavirus ha obligado a aplazar eventos deportivos internacionales en China en este año de 2020 como el preolímpico femenino de baloncesto, que se iba a celebrar en la ciudad de Foshan, a 1.000 kilómetros de Wuhan, origen de la epidemia, o el campeonato del mundo de atletismo en pista cubierta en la ciudad de Nanjing (este del país).

Se han suspendido, además, las ligas de fútbol y de baloncesto o las pruebas de la Copa del Mundo de esquí en Siaohaituo y habrá que ver qué sucede con el Gran Premio de Fórmula 1 en Shanghái (abril) y sin olvidar los JJOO de Tokio en Japón (del 24 de julio al 9 de agosto), cuyas autoridades ya han confirmado once casos del virus.

Por otra parte, diferentes multinacionales, compañías aéreas, operadoras, cadenas de restauración, fábricas y tecnológicas ya han tomado estrictas medidas contra la expansión del virus en China y así Iberia, British Airways, Lufthansa o Finnair han suspendido sus vuelos, además de United Airlines y Air Canada o Air Seoul, mientras que Cathay Pacific y Cathay Dragon han reducido sus vuelos a la mitad, y la aerolínea de Japón, All Nippon Airways (ANA) ha reducido a la mitad sus reservas y las aerolíneas africanas de Kenia, Ruanda, Madagascar y Mauricio también han anunciado a la vez su suspensión temporal. 

El turismo chino en el mundo se ve amenazado por el coronavirus, pues sólo en España deja unos 1.300 millones de euros anuales, ya que China es el mayor emisor de turistas al extranjero, con cerca de 150 millones de personas al año, un factor clave para el sector, el cual proporciona cerca de un centenar de chinos que llegan cada hora a España.

En el ámbito turístico y hotelero han sido muchos los hoteles que han cancelado sus reservas, y la plataforma y agencia de viaje online Ctrip, la más grande en China ha devuelto el importe de más de 300.000 reservas, cruceros, vuelos, así como reservas de alquiler de coche, medida también adoptada por Fliggy, respaldada por Alibaba. 

La cadena estadounidense de cafeterías Starbucks también ha decidido cerrar más de la mitad de sus 4.300 establecimientos en China como consecuencia del brote del coronavirus y resalta el impacto que tendrá en sus negocios esta situación.

También la cadena de McDonald’s ha cerrado sus restaurantes en cinco ciudades del país, en la zona de Hubei, mientras que Japan’s Fast Retailing ha cerrado temporalmente más de 100 tiendas de Uniqlo en esta misma provincia, así como H&M, que ha hecho lo mismo con 45 tiendas y Swatch, así como Ikea, que había echado el cierre a sus almacenes de Wuhan y ha anunciado que cierra todas sus tiendas físicas en China hasta nuevo aviso.

Por ahora, tanto la ciudad de Wuhan (centro-este del país), epicentro del brote, así como otras de la provincia de Hubei, están desde el pasado 23 de enero con todos los accesos cortados para tratar de contener la expansión del virus, pero que está dejando desiertas urbes de las magnitudes como Pekín o Shanghái, cuyos ciudadanos han optado por no salir de sus casas.

China, segunda economía mundial, es además un país que de su demanda de materias primas para mantener sus ritmos de crecimiento depende buena parte del resto del mundo, de ahí que su salud “nos interese a todos”.

En definitiva, una epidemia que empieza a afectar ya no solo a la economía mundial en todos sus frentes, sino a las propias relaciones humanas con la desconfianza originada por una psicosis que dispara todas las alarmas dentro y fuera de China, pero aunque el cerco sanitario al “gigante asiático” no ha hecho más que empezar, no será el apocalipsis, en opinión de expertos, pero sí lo suficiente para estar preparados para evitar males mayores

Santiago Castillo

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar