China prohíbe las transacciones con bitcoin y otras criptodivisas

La crisis del gigante inmobiliario chino de Evergrande no termina de solucionarse, una crisis que si al menos en Europa no tendría unas consecuencias profundas, sí será una importante advertencia sobre el mercado inmobiliario en China con sus correspondientes repercusiones en el mundo de la economía global, pero mientras tanto Pekín quiere proteger el yuan digital y para ello ha decidido declarar ilegales las transacciones con bitcoin y otras criptodivisas.

Los Juegos Olímpicos de Invierno en China, que se celebrarán en febrero de 2022, son otra oportunidad para el gigante asiático de mostrar al mundo su desarrollo económico, aunque en lo político el país afronta retos importantes con EEUU. El mundo de las finanzas chinas necesita calma y quiere que el yuan digital entre en funcionamiento en 2022, incluso hasta se prevé la caída ahora de Evergrande, el promotor inmobiliario más endeudado del mundo, dado que sería mejor atajarlo que luego más tarde. Los vaivenes económicos que vive ahora el país están ahí y prohibir las operaciones con criptomonedas es su primer paso.

La decisión del Banco Popular de China (BPC) de que toda actividad vinculada con las criptomonedas, incluyendo las transacciones, el minado y su publicidad, es «ilegal y delictiva», además de la campaña de Pekín contra el bitcoin y otras criptomonedas, no solo tiene como objetivo ahorrar energía -que escasea en el país este año- sino también reducir las emisiones derivadas de su producción. También se enmarca en los planes de reducción de riesgos financieros del Gobierno, según un comunicado oficial, y todo parece indicar que dejarán de operar definitivamente en el país asiático.

El mundo global se impone cada vez más, y a medida que las criptomonedas van creciendo, las autoridades monetarias, fiscales y de la propia seguridad irán reforzando el control sobre estos activos. China no quiere que el lanzamiento de su yuan digital se vea perjudicado por estos nuevos movimientos de monedas y más cuando también se especula que la Reserva Federal estadounidense sacará en breve un dólar digital.

La crisis de Evergrande ha encendido las alarmas en la economía mundial, se ha hundido en bolsa, la crisis inmobiliaria se alarga y su quiebra está por llegar con sus consecuencias correspondientes, pero China no quiere más susto y por ello decide prohibir todas las transacciones de monedas digitales al argumentar que esos movimientos acarrean graves riesgos tanto para la viabilidad de quien las maneja como para la propia estabilidad de la economía por su alta especulación.

En definitiva, nuevas competencias, nuevos retos, nuevas ambiciones, nuevas guerras con el dinero, ahora con al dinero virtual, más difícil de falsificar que un billete o una moneda, pero sus transacciones sí pueden ser alteradas electrónicamente y sus mercados ser fácilmente hackeados. De ahí que se pida una mayor regulación sobre estas monedas y de ahí también que China, por ejemplo, haya expresado su temor a la especulación de las monedas virtuales y a su actividades financieras, argumentando que la prohibición es necesaria para «mantener el orden económico, financiero y social”.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *