Santiago Castillo reivindica el papel del jesuita Gregorio de Céspedes en las relaciones España-Corea

El director de ASIAnortheast.com, Santiago Castillo, en un vídeo de Casa Asia.

El director de ASIAnortheast.com, Santiago Castillo, destaca en una entrevista con Casa Asia la importancia del jesuita español Gregorio de Céspedes, el primer europeo en pisar la península coreana allá por 1593, en la amistad entre España y Corea del Sur, que festejan en 2020 los 70 años de la apertura de relaciones diplomáticas, una efeméride que han recordado desde Casa Asia, entidad dedicada a fomentar los intercambios con oriente, con el testimonio de personalidades involucradas en la celebración de este aniversario, entre ellas Castillo, que sintetiza la biografía del misionero junto al hispanista Park Chul.

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el banner

 

La experiencia vivida como periodista desde mediados de los años ochenta en Corea del Sur me marcó personal y profesionalmente de tal forma que a fecha de hoy no me he desvinculado de un país cuya transformación política y económica fue espectacular en todos sus aspectos.

Los enormes, notables y profundos cambios habidos en Corea del Sur desde que por primera vez llegué a Seúl en 1987 como periodista. Nunca imaginé que un personaje desconocido para mí tuviera desde entonces una relevancia inédita en el quehacer diario de mi vida profesional, como fue la figura de Gregorio de Céspedes, un jesuita, inmortalizado por Park Chul, exrector de la Universidad surcoreana de Hankuk de Estudios Extranjeros, y a quien conocí en aquel momento cuando este investigador regresaba de España y en concreto de la localidad toledana de Villanueva de Alcardete, origen de la familia Céspedes, donde había estado recopilando datos para su posterior tesis y publicaciones que han servido para entender al misionero español, el primer europeo en pisar suelo coreano en 1593, pero con la innata y sorprendente coyuntura que es mi propia localidad de nacimiento y familiar.

Una coincidencia a miles de kilómetros de distancia que no daba crédito a lo que me estaba sucediendo y que no han frenado para nada los distintos y numerosos actos para resaltar esta figura histórica que vio personalmente la invasión japonesa en Corea por el general Toyotomi Hideyoshi, y que al mismo tiempo sirvió a Céspedes para denunciar las atrocidades de los japoneses al Vaticano en ese citado año, dado que él no vino como capellán del Ejército nipón, sino para predicar el Evangelio y luego vio todo lo que terminó denunciando. 

Gregorio de Céspedes representa un símbolo histórico que ha establecido unas conexiones multilaterales entre España y Corea del Sur, una figura con connotaciones religiosas impregnadas de políticas al hacer saber al mundo la existencia de un país que sufría una situación devastadora que reveló detalladamente. 

De hecho, cuando en octubre de 2019 los reyes de España, Felipe VI y reina Letizia visitaron Corea del Sur, el monarca señaló la importancia de que fuera un español el primer visitante europeo en Corea, un aspecto que tampoco pasó desapercibido cuando el entonces rey Juan Carlos I en su visita al país en 1996 también se refirió a Gregorio de Céspedes, lo que evidencia una realidad cada vez más palpable para desenterrar cualquier mito negativo sobre las intenciones religiosas de jesuita español durante el largo año que estuvo en Corea o su aquiescencia sobre la invasión de los japoneses, pero el hecho es que pese a que sigue siendo aún un personaje desconocido en amplias capas de la sociedad coreana es posible que con los años Céspedes pueda tener una mayor aceptación entre los católicos en un país que cada vez profesan más esta religión.

Y fue precisamente en 1993, para conmemorar el IV centenario de la llegada de Céspedes, el Ayuntamiento de Villanueva de Alcardete y el Ayuntamiento de Chinhae (actual Changwon, origen del desembarco del jesuita) inauguraron en ambas ciudades una escultura simbólica en bronce para rememorar una efemérides que ha marcado y marca la historia de los dos países reflejadas en estos dos municipios, y que prácticamente todos los embajadores coreanos en Madrid han visitado la localidad toledana, siendo el último diplomático en visitarla Chun Hong-jo, en agosto de 2018.

Y todo ello ha llevado obviamente a recordar en estos 70 años de relaciones entre Corea del Sur y España la simbología histórica, el acercamiento y sobre todo el reforzar los lazos económicos, culturales y sociales de los 25 años de las también relaciones entre los ayuntamientos de Changwon (antes Chinhae), cuyo alcalde, Ahn Sang-soo, fue condecorado en junio de 2017 con la orden del mérito Isabel la Católica en reconocimiento por la construcción del Parque Céspedes y la inauguración del mismo en esa ciudad.

Un “hermanamiento” simbolizado con dos esculturas idénticas, una en el parque Céspedes de Changwon y la otra en el Centro Cultural Gregorio de Céspedes en Villanueva de Alcardete, cuya biblioteca municipal guarda un archivo de textos e imágenes con la historia de esta relación, y además la localidad toledana tiene los nombres de Corea, Seúl y Chinhae en tres calles del municipio.

Lo que sí está claro es que muy atrás queda esa Corea desconocida que el jesuita Gregorio de Céspedes descubrió al mundo en 1593 y la que luego citaron ilustres escritores como Lope de Vega, Góngora y hasta Vicente Blasco Ibáñez en 1924 en su conocida obra “La vuelta al mundo de un novelista”.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar