Japón celebra el inicio de la primavera con su tradicional fiesta de la flor del cerezo

Japón y en especial su capital, Tokio, celebra el inicio de la primavera con sus calles repletas de cerezos en flor, cuya estructura reproductiva representa un carácter simbólico en la cultura japonesa que convierte sus avenidas en una fastuosa imagen de rosa y blanco, donde su conocido distrito de Chiyoda sirve para pasear bajos los cerezos de Chidorigafuchi, una de las avenidas tokiotas más pintorescas de la ciudad, conocida por su túnel de 700 metros de “sakura” o cerezo en flor japonés.

Desde hace años, en un periodo que dura unas dos semanas, los parques, avenidas y calles rebosan de gente que se reúne para celebrar el conocido “hanami”, nombre con el que se conoce a la tradición nipona de admirar la belleza de estas efímeras flores, aunque muy significativa, pero sigue siendo la oficial el “crisantemo”, emblema imperial de Japón. La primavera nipona con sus cerezos en flor ya es una tradición que ha traspasado sus fronteras y en estas dos largas semanas son miles de turistas extranjeros que visitan Tokio para compartir un evento lleno de sensibilidad y espiritualidad para disfrutar de la belleza de estas flores que representan una importante parte de la historia de Japón al estar relacionada con los venerados samuráis. Este rico evento discurre entre finales de marzo y principios de abril que simboliza el paso a la primavera y en España lo más cercano y también realmente bello y en similares fechas son los cerezos en flor del Valle del Jerte (Cáceres-Extremadura), donde se pueden contemplar más de un millón y medio de cerezos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *