Todo listo para la cita Kim-Trump con la desnuclearización y las sanciones como telón de fondo

Foto Wikimedia Commons

Madrid. La segunda cumbre de Kim Jong-un y Donald Trump, prevista para los días 27 y 28 de febrero en Hanói, tiene como telón de fondo un verdadero carácter económico que pasa obviamente por un mayor compromiso hacia una total desnuclearización del régimen norcoreano y el levantamiento de las sanciones.

Cuando todavía no se ha cumplido un año de la primera cita entre ambos dirigentes, celebrada en Singapur en junio pasado, Estados Unidos contempla que la reducción de las sanciones económicas, impuestas a Corea del Norte por sus pruebas nucleares en 2017, va implícita a una desnuclearización, que necesita al menos unos diez años para que sea total.

En 2017, el Consejo de Seguridad de la ONU prohibió las principales exportaciones de Corea del Norte, carbón y otros recursos minerales, productos pesqueros y textiles, para cortar su acceso a las divisas en respuesta a la búsqueda de armas nucleares y misiles balísticos de Pyongyang.

Otras de las posibles alternativas que surgirá en esta nueve cumbre, al margen de garantizar una mayor normalidad entre las partes implicadas en la solución nuclear, radica también en crear las bases del comienzo de relaciones diplomáticas entre EEUU y Corea del Norte, además de realizar una declaración del fin del conflicto militar que dé lugar a un  tratado de paz y se aniquile el armisticio que puso fin a la guerra coreana (1950-53).

Donald Trump también se juega mucho con su encuentro con Kim, pues sabe que un éxito con el líder norcoreano le avalará en mejorar su “nefasta” política exterior y al mismo tiempo ganaría más adeptos en su política doméstica.

Es decir, una cita que a los dos dirigentes les interesa un “gran éxito” de cara a sus respetivas proyecciones políticas, donde, por un lado, el presidente estadounidense la usará para su campaña presidencial de reelección en 2020 y, por otro, al líder norcoreano para el levantamiento de las sanciones y comenzar así a ejecutar las reformar económicas que necesita el país, unas reformas que tendrá ocasión de estudiar el modelo vietnamita por si lo adopta en Corea del Norte.

Para los analistas surcoreanos, esta cita de Hanói, dependiendo de sus resultados, debe servir para paralizar de forma definitiva sus ensayos balísticos a cambio de un levantamiento de las sanciones, a pesar de los recelos de Corea del Sur, cuyo presidente, Moon Jae-in, recibió de Trump la tranquilidad de que “no tiene prisa para completar el proceso de desnuclearización de Corea del Norte siempre que no haya más ensayos nucleares o de misiles”, una obviedad ante el cariz político que ha tomado el régimen norcoreano.

La desnuclearización, pese a sus dudas, será crucial en esta nueva cumbre de Hanói, pero Pyongyang no va a dar marcha atrás, ni tampoco va a exigir al Ejército estadounidense que retire de Corea del Sur su Sistema de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD, según sus siglas en inglés), pero eso sí, la nueva realidad política en la zona irá cambiando cada vez más. De hecho, ambas Coreas se están beneficiando de una menor tensión que redunda en una mayor disminución en gastos militares.

La cumbre de Hanói llega en un momento delicado para Corea del Norte al solicitar a la ONU y a otras organizaciones humanitarias ayuda internacional ante la falta de comida, lo que conlleva un factor determinante sobre este encuentro en la capital vietnamita y a la vez sobre el levantamiento de las sanciones, pero el proceso hacia una paz en la península coreana parece irreversible y serán los propios acontecimientos los que marquen el nuevo escenario de la región.

En definitiva, la cita vietnamita deberá ser más pragmática que la histórica de Singapur, cuyos resultados será cruciales para una tercera reunión y al mismo tiempo contribuirá a generar una confianza para avanzar en el tema nuclear y en el lento pero definitivo levantamiento de las sanciones, entre otros asuntos, que certifiquen los acuerdos de la primera cumbre singapurense.

Santiago Castillo

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar