Muchas predicciones y pocos cambios en el Nordeste Asiático en 2014, pero con China como nueva potencia económica

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneCompártelo

Resumen Nordeste asiático 2014

Madrid. Durante 2014 los avatares habidos en el Nordeste asiático supusieron una serie de acontecimientos que marcaron parte del escenario internacional de ese rincón asiático, donde China ha sido testigo principal al erigirse como la primera potencia económica mundial y a la vez consolidar su nueva Área de Identificación de Defensa Aérea (ADIZ) que inquieta a Japón por sus disputas territoriales y con una Corea del Norte poca dispuesta a realizar cambios políticos y económicos en el país.

La nueva ADIZ china incluye las islas Senkaku/Diaoyu que tantos quebraderos de cabeza está dando a Japón, cuyo primer ministro Shinzo Abe, con su política económica del “Abenomics”, había iniciado una leve recuperación basada en el consumo y la inversión empresarial que luego se vio obligado a convocar elecciones legislativas en diciembre para ratificar y continuar su programa económico con el objetivo de sacar a la tercera economía del mundo de sus 15 años de paralización económica.

Mientras asistimos a estos cambios geopolíticos, económicos y sociales en el Nordeste asiático, conocimos el primer acercamiento entre China y Taiwán desde 1949, un hito histórico entre la dos partes, mientras a comienzos de este año que finaliza Naciones Unidas dio a conocer su informe sobre la existencia de violaciones masivas de los derechos humanos en Corea del Norte, lo que sigue haciendo inviable un mínimo de cambio en la estructura política y económica de ese país.

Japón, por su parte, como siempre, a la vanguardia económica de la zona con la integración de la moneda digital llamada Bitcoin, de gran menor influencia en China, vecina de Rusia, quien tras anexionarse Ucrania desató una verdadera conmoción en un escenario donde el gran “gigante asiático” y otros países emergentes mostraron gran dependencia del gas ruso, mientras el presidente Vladímir Putin ahogaba el incipiente crecimiento económico en el Nordeste asiático.

Mientras la economía nipona continúa al alza, surgen los primeros enfrentamientos estudiantiles en Hong Kong, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, aumenta su poder en estas primeras estivaciones del año, otro actor entra en el teatro de operaciones, Barak Obama, quien en un periplo por Asia, lleno de destreza para no incomodar a China, reforzó vínculos con sus aliados Japón y Corea del Sur.

Este viaje de Obama por Asia coincidió con un gran momento para China ya que conocimos la información de que el “gigante asiático” superará a final del presente año, 2014, a Estados Unidos como primera economía mundial. En este 2014 también se ha cumplido el 25 aniversario de los sucesos de Tiananmen, 4 de junio de 1989, convirtiéndose el hecho un año más, y van 25, en un episodio que sigue siendo aún un tabú en China, pero en Hong Kong se ha honrado esta conmemoración con la apertura en la isla del Museo de la Memoria que detalla la revolución estudiantil de Pekín en 1989.

El presidente EEUU viajó por Asia para afianzar sus vínculos en la zona, pero a su imagen y semejanza también lo hizo el presidente de Ruso, Vladímir Putin, recalando en China para poner de manifiesto que ambos países no desean la tutela de Estados Unidos, y con ello reforzar al “zar” ruso con un importante acuerdo económico para suministrar gas natural al “gigante asiático”, el cual permitirá a China usar menos el consumo del carbón. El primer ministro de China, Li Keqiang, también viajó a Reino Unido para reforzar sus lazos con Londres y a la vez rubricar acuerdos económicos importantes como la firma de la petrolera londinense BP, así como el propio presidente Chino, Xi Jinping, quien se desplazó hasta Latinoamérica para reafirmarse en la zona y certificar los numerosos negocios de Pekín con los países latinoamericanos.

China no sólo se ha prodigado en este 2014 por Latinoamérica, sino también lo hizo Japón viajando por esa zona su primer ministro, Sinzho Abe, ansioso por revisar la Constitución nipona como una estrategia de defensa ante el poderío chino o ante las amenazas nucleares de Corea del Norte. No obstante, Xi Jinping realizó un segundo viaje por la zona con la rúbrica de numerosos negocios y es obvio que ante estos viajes, Estados Unidos contempla con inquietud la cada vez más notoria presencia de países asiáticos en América Latina, donde sus proyectos económicos resultan cada vez más determinantes y el “gigante asiático” tiene cada vez influencia.

Está claro que la presencia militar de EEUU en gran parte de Asia, unida a la creciente rivalidad entre japoneses y chinos, justifica que China se sienta insegura y Corea del Norte sienta el peso norteamericano, de ahí que su líder, Kim Jong-un, acuse una vez más a EEUU de ser el principal “instigador de la tensión en la región”.

Las economía emergentes del Nordeste asiático han empezado a movilizarse durante este 2014, por ello el primer ministro indio, Narendra Modi, viajó a Japón, reforzando con este viaje la presencia nipona en espacios indios que impidan a China aumentar su influencia estratégica en la zona con una alianza global y estratégica que logró una inversión japonesa de 35.000 millones en India.

Pero luego, ante estos acuerdos entre Japón e India, China, que no está dispuesta a reducir su cada vez mayor peso en la economía y en la política mundial, su presidente, Xi Jinping, viajó por el centro y sur de Asia, en especial a India, con la intención de contrarrestar el acercamiento entre Nueva Delhi y Tokio tras la visita del primer ministro indio, Narendra Modi, a Japón.

Pese a concluir el fin de las protestas en Hong Kong, la “revolución de los paraguas”, que llegó a reunir a más de cien mil persona en la calles, no fue un definitivo final, aunque por ahora no se han logrado concesiones importantes del Gobierno chino hacia la ex colonia británica para que la isla, colonizada hasta 1997 por el Reino Unido, pueda elegir por sufragio universal a sus gobernantes en 2017, tal como recoge el compromiso de autogobierno durante 50 años, que a la vez puede ser un buen ensayo de libre democracia de cara a futuros retos políticos para China.

Por su parte, Corea del Norte afronta nuevos retos políticos para no verse anclada en un inmovilismo, China ya es el primer socio comercial de Seúl, lo que ha obligado a Pyongyang a realizar una ofensiva diplomática para romper el aislamiento internacional del régimen comunista. El régimen norcoreano ha empezado a entender que su inmovilismo político no resuelve sus problemas actuales. A finales de este año China se convirtió en la capital del mundo al acoger el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), que, además, de contar con los 21 países que lo conforman, tuvo la presencia de Barack Obama y la de Shinzo Abe, con quienes Xi Jinping mantuvo encuentros importantes revitalizando su hegemonía en la zona y suavizando con Abe sus litigios territoriales.

Además, de las elecciones legislativas de Japón a finales de este año, se celebraron comicios locales de gran transcendencia en Taiwán donde fue derrotado el gubernamental Partido Kuomintang (KMT), que defiende el acercamiento con China, con el triunfo del opositor Partido Democrático Progresista (PDP). Estas elecciones municipales, celebradas el pasado día 29 de noviembre, fueron consideradas como el preludio de las presidenciales de 2016 que serán claves en las relaciones con la República Popular China.

En suma, 2015 será la confirmación de China como primera economía mundial, mientras se espera la recuperación de la economía de Japón, y se sueña con un tímido aperturismo en Corea del Norte que le haga acercarse a Corea del Sur, y abrirse al mundo, a pesar del pulso que el joven líder norcoreano, el “brillante camarada”, Kim Jong-un, ha echado a EEUU ante el estreno de la película “The Interview”, cuyo filme al final se proyectó en más de 200 salas de EEUU sin incidentes.

Francisco Trejo, periodista, subdirector de Asianortheast

También te podría gustar...

2 de Respuestas

  1. 4 Enero, 2015

    […] “El brillante camarada” ya ha tenido una respuesta positiva de la presidenta de Corea del Sur, Park Geung-hye, que también pidió en su discurso de Año Nuevo poner fin a la división del país y a la “guerra fría” en la península coreana, dentro de la nueva dinámica de política exterior de Kim Jong-un cuando de forma sorprendente los considerados número dos y tres del régimen, Hwang Pyong-so, y Choe Ryong-hae, respectivamente, visitaron Incheon (Corea del Sur) con motivo de la clausura de la XVII edición de los Juegos Asiáticos, el pasado 4 de octubre, y solicitaron un encuentro entre las dos Coreas, que obviamente Seúl no se opone. […]

  2. 27 Marzo, 2015

    […] del Sur y cubre la isla sumergida de Leodo, bajo soberanía de Seúl, ya que el nuevo mapa de la ADIZ se adentra unos 3.000 kilómetros cuadrados en el espacio aéreo surcoreano, según fuentes […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar