Miraitowa y Someity impulsan los Juegos de Tokio 2020

Fotograma del vídeo de presentación de las mascotas de Tokio 2020. | Tokio 2020

Madrid. Las mascotas de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020, Miraitowa y Someity, presentadas cuando restan menos de dos años para el inicio de los JJOO, empujan al comité organizador a ultimar la preparación de la competición olímpica en la capital de Japón, que abrirá en septiembre el programa de captación de voluntarios.

“724 days to the Tokyo Games”, anuncia en inglés la cuenta atrás de la página web oficial de los JJOO. El encendido del pebetero en la jornada inaugural, fechada para el 24 de julio de 2020, es la meta a alcanzar tanto del Comité Olímpico Internacional (COI) tras la clausura de los JJOO de Invierno de Pyeongchang, como del Gobierno japonés, que prepara la organización del evento desde 2013, cuando Tokio fue elegida en Buenos Aires sobre las otras dos candidaturas, la española Madrid y la turca Estambul.

El masculino Miraitowa, blanco y azul, contorneado en negro, será la mascota de los JJOO, una mezcla, su nombre, de futuro (mirai) y eternidad (towa). Para los Paralímpicos, la animación será la femenina Someity, denominación de una variedad del árbol cerezo, sinónimo de fortaleza, de colores rosa y blanco, limitada a su vez en negro, que arquea los brazos señalando al cielo.

El concurso de selección de mascotas recibió más de 2.000 propuestas e involucró en la votación a la comunidad educativa japonesa. Las elegidas Miraitowa y Someity son obra del diseñador nipón Ryo Taniguchi, inspirado en el estilo anime y futurista, que se formó como estudiante de arte en Estados Unidos, en el Cabrillo College de Aptos, California, ha detallado la agencia Kyodo.

Los JJOO de Tokio se disputarán en 42 instalaciones deportivas. El Estadio Olímpico, donde se celebrará la ceremonia inaugural, levantado sobre el terreno que ocupase el antiguo Estadio Nacional, sede de los JJOO de Tokio 1964, será el centro de la competición y donde tendrán lugar las pruebas de atletismo y la final de fútbol femenino.

Las medallas de Tokio’20, fabricadas a partir de dispositivos tecnológicos reciclados, se repartirán en 33 deportes, siendo cinco nuevos o reincorporados a la categoría olímpica, como el béisbol (desde Barcelona 1992 a Pekín 2008) y el sóftbol (Atlanta 1996-Pekín’08), el kárate, el monopatín, la escalada y el surf.

Los Paralímpicos reducen a 22 las disciplinas y a 21 el número de espacios.

El comité organizador de Tokio’20 ha planificado un cuerpo de 80.000 voluntarios para el apoyo a los deportistas y a los aficionados en la orientación, el transporte y la cobertura sanitaria, además del mantenimiento de la infraestructura tecnológica e informativa de la competición.

Asimismo, el Gobierno Metropolitano de Tokio ha anunciado que captará 30.000 voluntarios más para proveer de información turística y de transporte en aeropuertos, estaciones de metro y tren y puntos de interés turístico a los llegados a la ciudad durante la cita olímpica.

La campaña de inscripción comienza este mes de septiembre y se prolongará hasta diciembre, aunque el comité organizador y las autoridades locales de la urbe no descartan programar más convocatorias hasta el inicio de los JJOO. En la última edición, en 2016, en la brasileña de Río de Janeiro fueron congregados 50.000 voluntarios.

La antorcha olímpica, alumbrada en Grecia, tierra original del olimpismo, recorrerá en 121 días las 47 prefecturas que dividen territorialmente Japón, iniciando su trayectoria en la prefectura de Fukushima (este), azotada en 2011 por el desastre sísmico y nuclear que causó en torno a 19.000 víctimas mortales y desaparecidos.

En Tokio’64, el encargado de introducir la llama en el Estadio Nacional fue Yoshinori Sakai, un joven de 18 años nacido en Hiroshima el 6 de agosto de 1945, el día en que la ciudad fue golpeada por la bomba atómica. En 1966, Sakai, convertido en atleta, lograría la plata en los 400 metros y el oro en el relevo 4×400 de los Juegos Asiáticos de Bangkok, en Tailandia.

Sergio Perea Martínez

Sergio Perea Martínez

Estudiante de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *