Madrid celebra la VII muestra internacional de cine coreano

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneCompártelo

Madrid. La capital de España vuelve a ser un año más referente de la cultura de Corea del Sur con la celebración de la VII Muestra de Cine Coreano en Madrid, un ejemplo más de su revitalización y auge por todo el mundo y ahora desde el Centro Cultural Coreano, creado en 2011, su vitalidad ha sido constante, donde su directora, Su Hee-chae, explica todos sus avatares a Asianortheast.

Su Hee-chae, que llegó a Madrid en marzo pasado, una mujer amable, tranquila y de mirada sincera, valora la importancia del cine coreano que triunfa desde hace décadas dentro y fuera de sus frontera, un éxito internacional reciente y que este año estará muy enriquecido con la presencia de los tres grandes directores del momento: Bonj Joon-ho, Kim Tae-yong y Jang Joon-hwan, resalta la responsable del Centro Coreano.

Este evento cinematográfico se prolongará hasta el 11 de noviembre en la conocida Filmoteca de Madrid y su cine será al mismo tiempo una muestra más de su importancia, aunque los tres directores citados, pertenecientes a una misma generación, representan diferentes estilos y trayectorias, lo que avala la enorme y diversa riqueza de la actual industria cinematográfica de Corea del Sur.

Ante la pregunta obligada de por qué España como destino, “el pueblo español vive con mucha alegría, es una gran alegría poder trabajar aquí”, responde la directora.

Esta VII Muestra de Cine Coreano luego proseguirá en Valencia en la Filmoteca CulturArts-IVAC hasta enero de 2015. “Consideramos que esta muestra tiene un significado especial puesto que ha contribuido a profundizar las relaciones culturales entre Corea y España colaborando con la Filmoteca española” explica Su Hee-chae. Este año, la temática está centrada en tres directores de la Academia Coreana de las Artes Cinematográficas (KAFA por sus siglas en inglés): Bonj Joon-ho, Kim Tae-yong y Jang Joon-hwan.

Estos tres directores, aun siendo de edades cercanas a los 45 años, presentan realidades de forma muy diferente en sus obras. “Llevan el protagonismo del cine coreano gracias a la filosofía original de las obras y la belleza de las imágenes”, explica Su Hee-chae. La directora distingue entre mercados, “las películas de cine independiente, más conceptual, venden mejor en Europa que en EEUU, donde el cine coreano que se consume es más comercial, más visual”.

Las películas coreanas que ocupan los primeros puestos de su taquilla rebasan la barrera de la decena de millones de espectadores, superando a las de Hollywood. “En 2013, la película “A Miracle from Cell 7” tuvo un público de más de 13 millones, y en 2014  “Myeong Ryang” atrajo a más de 17 millones”, explica la responsable del centro coreano de Madrid. Estas cifras son más que llamativas ya que la población coreana ronda los 50 millones de personas, agrega.

Es, precisamente, este gran éxito a nivel nacional lo que ha permitido la expansión internacional de tal calibre. “La filosofía de nuestro cine es la expansión pero siempre apoyándose en una base fuerte”, resalta. Este crecimiento se debe a factores como la diversidad de géneros, cómo son abordados, la creatividad, técnicas muy depuradas o mostrar la compleja perspectiva socio-cultural de Corea. El conflicto norte-sur también está plasmado en muchas de sus películas, “pero está más centrado en narrar los dramas humanos, el conflicto social y generacional que significa”, matiza  Su Hee-chae.

Los niveles  de producción-consumo cinematográfico son los más altos de la zona gracias a un alto consumo de países como China y Japón. “Los tres países comparten la historia desde hace mucho tiempo aunque para Occidente podemos parecer muy semejantes. En el ámbito cultural cada año hay una reunión de los tres ministros de cultura (BESETO: Pekín, Seúl, Tokio). Si hablamos desde el punto de vista de Corea, China y Japón son unos mercados muy importantes para nuestro país. El desarrollo de la cultura coreana se explica a través de estos países porque son nuestros mercados estratégicos en la zona. Consumen mucha producción coreana”, detalla la directora.

 El liderazgo económico en este sector en la región es tal que el Festival Internacional de Cine de Busán (BIFF por sus siglas en inglés), creado en 1996, es el mayor de Asia hoy en día. “No solo proyectan las obras de repercusión mundial sino también tiene un mercado activo de las películas y de los derechos de emisión de las mismas”, añade la directora. El gobierno coreano considera el cine como una industria cultural importante y colabora con diversas instituciones nacionales e internacionales promoviendo el desarrollo constante.

La expansión de la cultura coreana no tiene límites: Alemania, España, Francia, Turquía, Bélgica, Inglaterra, Hungría, Polonia. “El gran interés que tenemos en España es porque nuestro contenido también es válido para Hispanoamérica”, comenta, “queremos ser un puente entre ambos países: traer a España nuestra riqueza cultural, así como exportar la española a nuestro país”, añade.

Hasta la fecha solo existe un centro cultural coreano en Madrid, aunque el objetivo final es abrir otros por la geografía española “para poder dotar al pueblo español las herramientas culturales necesarias para que puedan disfrutar por ellos mismos nuestra cultura, sin intermediarios”, puntualiza Su Hee-chae.

 Javier Villamor, periodista

 

Javier Villamor

Javier Villamor

Periodista

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar