Las perspectivas económicas de Japón de cara a 2018

Banco de Japón
Banco de Japón

Madrid. El reciente informe del banco de Andorra, Andbank, sobre las perspectivas económicas de Japón para el año 2018 refleja un cambio por parte del BoJ (Banco de Japón) en su política monetaria y una visión más optimista de la economía, aunque la inflación aún está lejos del mínimo del 2 por ciento buscado hace ya tiempo por el citado BoJ.

“La economía de Japón se está expandiendo moderadamente, funcionando con un ciclo virtuoso desde los ingresos a los gastos”, dijo el Banco de Japón (BoJ, por su sigla en inglés) en un comunicado reciente en el que anunció la decisión, la cual la citada entidad estatal mantuvo su objetivo de orientar los tipos de interés a corto plazo en menos 0,1 por ciento y el rendimiento de los bonos del Gobierno nipón a 10 años en torno al cero por ciento.

Los efectos de este pequeño giro en su política monetaria serán positivos en todo caso ya que la confianza empresarial continuada, según revela Tankan, una de las encuestas económicas más importantes niponas, ha generado 4.000 millones de dólares de liquidez a las empresas, lo que les permitirá sacar adelante cualquier proyecto de forma inmediata y sin coste alguno y, aunque se ha producido una ligera revalorización del yen, esta apreciación, en opinión de Alex Fusté, economista del banco de Andorra, Andbank, no tendrá consecuencias negativas, ya que el yen aún está muy devaluado y es muy improbable que las exportaciones se vean afectadas ni por el cambio en la política monetaria ni por la revalorización del yen.

Por otra parte, las empresas japonesas Toyota y Mazda han anunciado que abrirán una planta de producción de automóviles en Alabama, Estados Unidos, por un valor aproximado de 1.600 millones de dólares en la línea de acción que quiere el primer ministro japonés, Shinzo Abe, para 2018 y, en consonancia, con su intención de afrontar una serie de desafíos a los que se encara la sociedad japonesa y entre los que destaca la garantía de paz en cualquier circunstancia, para lo que se propone  reformar la Constitución que le permita ampliar las competencias en materia de Defensa del país y que sus tropas sean más activas en el exterior, mejorar la tasa de natalidad y hacer frente al envejecimiento de la población.

Al mismo tiempo, el índice de desempleo alcanzó el 2,4 por ciento en enero, tres décimas menos que el pasado mes de diciembre, mientras en cuanto al número de desempleados en Japón fue de 1,54 millones en enero, una reducción de 380.000 personas, al número de personas con trabajo ascendió a 65,62 millones, lo que supone 920.000 más, un 1,4 por ciento de incremento más que en enero de 2017, según los datos del Ministerio del Interior y Comunicaciones de Japón.

Siguiendo a  Akiyoshi Takumori, economista del grupo financiero Sumitomo Mitsui, el PIB del trimestre julio-septiembre de 2017 fue un 2,5 por ciento mayor que el del año anterior, marcando siete trimestres consecutivos de crecimiento positivo o, lo que es lo mismo, el periodo más largo de mejoras, según los registros recogidos desde 1994, en tanto que la media de crecimiento prevista para el IPC (excluyendo los bienes perecederos) es de un 0,64 por ciento para el ejercicio de 2017 y de un 0,85 por ciento para el de 2018, según este economista.

Asimismo, todos los factores susceptibles de frenar la economía japonesa en el siguiente periodo de seis meses a un año provienen de fuera del país, a saber, la recesión de la economía china, la apreciación del yen, las tensiones y los conflictos armados internacionales y la recesión de la economía estadounidense.

Sin embargo, la economía mundial crece y se prevé estabilidad, como apuntan las previsiones mundiales de octubre del FMI que calculan una tasa de crecimiento del PIB real del 3,6 por ciento para 2017 y del 3,7 por ciento para 2018.

Según Akiyoshi Takumori, la tasa de desempleo que fue del 2,8 por ciento desde junio de 2017, descendió algunas centésimas entre agosto y octubre, por lo que se prevé un aumento de los salarios que repercutirá en un crecimiento del consumo individual si la subida salarial llega al 3 por ciento y para su verificación habrá que esperar a las negociaciones de primavera.

Ahora la ciudad de Osaka, en el oeste de Japón, ya prepara todo para albergar la sede en 2019 de la Cumbbre-G20, el grupo de los 19 países industrializados y emergentes más importantes y la Unión Europea (UE).

Juan de Castro Pita

Juan de Castro Pita

ex consultor de Naciones Unidas

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar