Las explosiones de Tianjin, con más de cien muertos, ponen a prueba las infraestructuras chinas

Madrid. Cuando ya al menos hay 115 personas fallecidas, más de cien desaparecidas y unas 700 heridas tras la monumental explosión de la semana pasada en un almacén del puerto de Tianjin (norte de China) todos se preguntan si realmente el montaje de las nuevas infraestructuras del “gigante asiático” está en sintonía con el desarrollo chino de los últimos años.

Distintos accidentes, explosiones en fábricas de productos químicos e incendios y una serie de catástrofes en los últimos años han originado hasta dudas incluso dentro de China sobre un desarrollo industrial que tal vez debería ir algo más lento para estructurar mejor mecanismos más firmes sobre la base de lo que se vaya construyendo.

La ciudad de Tianjin es posible que a partir de ahora sea la referencia ideal para que las autoridades chinas modifiquen planes y proyectos sobre cómo deben llevarse a cabo las futuras infraestructuras de todo tipo de construcciones, licencias, medidas de seguridad y permisos de obras, a veces obtenido dentro de casos de corrupción y sobornos, que luego con facilidad se producen desastres industriales.

Tianjin, su población, de unos 15 millones de habitantes, a 150 kilómetros de Pekín, está totalmente conmocionada –como toda China- por las explosiones y ante el temor de posibles contaminaciones químicas que ha alarmado a toda la ciudad que ha obligado a las autoridades chinas a abrir una investigación sobre el manejo de productos químicos y peligrosos en todo el país.

Todo parece indicar que los contendores de ese almacén del puerto, el décimo del mundo,  contenían “elementos altamente peligrosos” como cianuro de sodio químico y, como informó la policía, tal vez los bomberos desencadenasen una reacción fatídica al intentar apagar el incendio que al mezclase con el agua rápidamente se originaron más explosiones con alto número de bomberos fallecidos.

Hasta el Diario del Pueblo cuestionaba la existencia de estas instalaciones en la ciudad,  y como resalta el periódico del Partido Comunista de China (PCCh) este tipo de almacenes por su peligrosidad deben estar como dice la legislación china a varios kilómetros de zonas públicas, incluso The Beijing News dice que cuando entró en funcionamiento la nueva terminal del puerto no contaba con la licencia necesaria para trabajar con productos químicos peligrosos.

La gran conmoción que ha provocado esta brutal explosión en Tianjin, ya no sólo por el elevado número de muertos sino la incertidumbre en relación a la toxicidad de los compuesto químicos a la atmósfera tras las explosiones habidas y los posteriores incendios, ha supuesto una profunda concienciación ciudadana que contribuirá mucho a partir de ahora en la forma y métodos de la conservación e instalaciones de estas fábricas dentro del casco urbano, incluso la rebeldía de sus habitantes sólo acaba de comenzar, sobre todo cuando se quejan de la poca información existente sobre una de las mayores catástrofes producidas en el país.

Hay miedo y preocupación y como dice The Beijing News, la Policía china confirmó la presencia de cianuro de sodio, un elemento letal si se ingiere o inhala en determinadas cantidades, lo que ha sembrado más dudas sobre el control de esta catastrófica explosión de una planta industrial en Tianjin, con la evacuación de miles de residentes en la zona y con estrictos controles y bloqueos en las redes sociales, donde la información sobre esta catástrofe dependerá más de los medios estatales chinos.

China, que está sufriendo un parón en su comercio mundial, ha realizado tres devaluaciones de su moneda (yuan) y sus perspectivas de crecimiento económico no van a superar el 7 por ciento en 2015, pero el “gigante asiático” sabe que tiene que ahorrar e invertir para favorecer el consumo y la demanda interna, y todo empieza con la creación de fuertes infraestructuras en el sector industrial con una buena base que evite desastres como el de Tianjin. El mundo aún sigue pendiente de China y su economía interesa que no tenga problemas de salud.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar