Las esclavas sexuales y la reunificación temas que el Papa tratará en su visita a Corea del Sur

Madrid. El Papa Francisco comienza un importante viaje a Corea del Sur para celebrar la VI Jornada de la Juventud de Asia pero con algunos tintos políticos, donde el asunto, aún sin cicatrizar de las esclavas sexuales o el llamamiento a la reunificación de la península coreana, serán, entre otros, temas que el Pontífice desarrollará durante su estancia del 14 al 18 de agosto en el país asiático.

Corea del Sur es después de Filipinas el segundo país de Asia con mayor peso del catolicismo al sumar casi 5,5 millones de fieles, que representan más del diez por ciento de la población, según datos de la Conferencia Episcopal de Seúl y será la tercera visita de un pontífice al país y la primera en 25 años desde la de Juan Pablo II en 1984 y 1989, pero en esta ocasión el jefe de la iglesia Católica tratará de llegar a sus fieles con mensajes sobre asuntos que afectan a la sensibilidad de la sociedad coreana.

El Papa Francisco participará en la VIJornada de la Juventud de Asia, que se celebrará en la ciudad surcoreana de Daejeon, así como en la ceremonia de beatificación de 123 mártires surcoreanos, pero en Corea del Sur los estertores del pasado no están completamente liquidados y ahí la importante visita del Pontífice, donde se verá con algunas “esclavas sexuales” sobrevivientes que fueron reclutadas de forma forzosa durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) por Japón que colonizaba toda la península coreana (1910-1945).

El asunto de las esclavas sexuales ha creado siempre muchos problemas entre Corea y Japón, país que pidió disculpas oficiales por el reclutamiento de estas llamadas también “mujeres de confort”, donde al menos unas 200.000 niñas, adolescentes y jóvenes, más de la mitad de ellas coreanas, fueron reclutadas a la fuerza para promocionar servicios sexuales a los soldados japoneses.

El Papa Francisco visita Corea del Sur

El Papa Francisco visita Corea del Sur

Sin embargo, Corea del Sur protestó en mayo pasado cuando Japón restó poco valor a la “declaración de Kono” de 1993, en la que Tokio reconoció por primera vez el sistema de esclavitud sexual durante los últimos años de la colonización japonesa de Corea y que contribuyó para que Japón pidiera oficialmente disculpas.

Una decisión que China también criticó duramente por la revisión de una disculpa de Japón por su esclavitud sexual en tiempos de guerra, además Pekín puntualizó que Tokio deja clara la intención de restar importancia a sus crímenes.

Pero ahora, de nuevo, el asunto de las esclavas sexuales vuelve a la actualidad tras el decisión reciente del Parlamento nipón de una revisión en la que se expone que Tokio no verificó los hechos mencionados en los testimonios de las víctimas y con ello facilitaba la duda en la autenticidad de esa “declaración de Kono”, lo que ha soliviantado a Corea del Sur, un país muy sensibilizado con el asunto de las esclavas sexuales, que ha anunciado que tomará medidas por esta decisión del Gobierno del primer ministro Shinzo Abe.

El Papa tiene intención de verse con algunas de aquellas mujeres, de las que actualmente viven 56, cuyas edades oscilan entre los 85-90 años, y 51 están en Corea del Sur, tres en China, una en Japón y otra en Estados Unidos, lo que contribuirá a certificar los argumentos de Corea del Sur en contra de las dudas y de los deseos nipones por “encubrir” una realidad de la historia de Japón en la IIGM.

Corea del Sur ya decidió este año que dedicará un día nacional a las mujeres víctimas de la esclavitud sexual de Japón durante la IIGM, como parte de una nueva campaña para divulgar este hecho histórico y habitual fuente de conflicto entre Seúl y Tokio y también fue importante la reunión en la ciudad china de Shenyang de las dos Coreas  -con el permiso de ambos Gobiernos coreanos- de activistas que trataron el asunto de las esclavas sexuales, además de representantes de China y de Japón.

Tras la visita del Papa, el Gobierno de Corea del Sur trabajará en un libro blanco sobre las víctimas de esclavitud sexual para contar la realidad de lo que ocurrió con estas mujeres que estaban al servicio del ejército nipón, de las que había registradas 237 y han fallecido 181, según datos oficiales, que saldrá a finales de 2015 cuando se cumple precisamente el 70 aniversario de la liberación de la península de Corea del colonialismo japonés.

El Papa saludará también a supervivientes y familiares de las más de 300 víctimas del naufragio del barco Sewol en abril pasado, y aprovechará en la importante misa con jóvenes procedentes de 15 países asiáticos para pedir por la “paz y la reconciliación”, tal como la ha llamado el Vaticano, en la mítica catedral de Myeong-dong en Seúl.

El Pontífice no dejará sin tocar otros asuntos, de hecho hará una llamada a la reunificación y a la paz a Corea del Norte, país que fue invitado por Corea del Sur para que la iglesia Católica norcoreana estuviera presente en los actos oficiales del Papa, sobre todo después de la visita del arzobispo de Seúl, Andrew Yeom Soo-jung, a Corea del Norte, el primer católico que pisó suelo norcoreano en mayo pasado y posiblemente haga referencia al drama de las familias separadas por la división de la península coreana.

China no quedará al margen de esta visita papal, sobre todo cuando se sabe de su importancia e influencia en Corea del Norte, pero el Papa lanzará a las autoridades chinas un saludo de confraternidad cuando esté volando el espacio aéreo chino, un saludo con transfondo político teniendo en cuenta que Pekín no mantiene relaciones con el Vaticano, tiene su propia iglesia y cuando se ha resaltado el interés de Francisco por visitar China, aunque, por ahora, las relaciones diplomáticas las mantiene con Taiwán, que obligaría, en su caso, romperlas con Taipei para establecerlas con Pekín, un asunto que, de momento, queda un poco lejos.

 Santiago Castillo, periodista, escritor, director de AsiaNortheast y experto en la zona

Santiago Castillo

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar