Las cumbres de la APEC y la ASEAN muestran el liderazgo mundial de China

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneCompártelo

Madrid. Las recientes cumbres de la APEC y ASEAN, celebradas en Pekín y en Naypiydaw (Birmania, actual Myanmar), respectivamente, han notificado el liderazgo de China en el mundo, cuyo principal éxito ha sido iniciar el proceso de una Zona de Libre Comercio para la región (FTAAP), mientras que en el otro foro, una mayoría de países del sudeste asiático, junto con el “gigante asiático”, pese a las diferencias habidas, se han  comprometido a solucionar de forma pacífica los conflictos de soberanía de una serie de islas del mar de China Meridional.

Esta posible Zona de Libre Comercio supondrá más de la mitad del PIB mundial y el 44 por ciento de los intercambios comerciales globales, un éxito de Pekín, que choca con los intereses de EEUU que ha dejado patente que su principal prioridad es otro proyecto de integración comercial de tamaño más reducido como es la Asociación Trans-Pacífica (TPP), una idea principalmente defendida por Washington y que había ganado apoyo en otros países de América, además de Australia. Es decir, la guerra comercial cada vez más presente entre chinos y estadounidenses por controlar parte del mundo.

La región de la APEC, China y 21 países más (incluidos Japón, Rusia y EEUU), concentra el 60 por ciento del PIB mundial y la mitad del comercio del planeta. Y China ha sido referencia como el motor del crecimiento mundial.

La APEC y en especial el apoyo a la FTAAP supone un triunfo para China, cuyo presidente, Xi Jinping, su principal valedor, calificó de un paso “histórico”, que evidencia la “confianza y la implicación de los países del APEC para promover la integración económica”, tal como indicaron sus miembros.

Otro de los éxitos de Xi Jinping ha sido el acuerdo firmado entre China y EEUU para  proteger el planeta, el medio ambiente. Un acuerdo de cooperación bilateral para reducir las emisiones contaminantes que arrojan sus respectivos países a la atmósfera para 2030, pues tanto chinos como estadounidenses son los dos países más contaminantes del mundo.

China aprovecha la debilidad de Barack Obama –sobre todo tras su reciente derrota electoral en manos de los republicanos- y en esta cumbre lo ha demostrado ya que ha logrado todo lo que quería. Ha impuesto sus ideas para la creación de una zona de libre comercio regional y ha conseguido una importante alianza con Rusia, sobre todo con el suministro de gas ruso con la entrega de unos 38.000 millones de metros cúbicos anualmente a China que supone un coste de unos 400.000 millones de euros.

Además, el establecimiento de una zona de libre comercio entre China y Corea del Sur ha sido otro éxito del presidente Xi, que supone una clara advertencia a Corea del Norte para que el régimen norcoreano no considere que el acercamiento entre Pekín y Seúl es un asunto baladí y le hace ver al régimen norcoreano de la necesidad de que cambie de política y de estrategia.

Xi Jinping también se apuntó otro gran tanto al reunirse con el primer ministro japonés, Shinzo Abe, tras dos años de conflicto entre las dos potencias asiáticas, aunque dejaron claro que las distancias para una reconciliación total aún son grandes cuando los dos países mantienen mutuas acusaciones de violación de su espacio aéreo y marítimo en torno al archipiélago Senkaku/Diaoyu, reclamado por Pekín y Tokio.

Y trató el conflicto de las islas en disputa con una reunión con el presidente de Vietnam, Truong Tan Sang, donde los dos países han tenido graves problemas por las reclamaciones que hace Pekín sobre la soberanía de las islas Paracel y el archipiélago de las Spratly, que Hanoi considera que son suyas, pero que también reclaman otros países.

China con cuatro millones de dólares en reservas de divisas sigue siendo el principal actor de todo lo que ocurre en la economía mundial y el foro de la APEC ha certificado la propia hegemonía del “gigante asiático”.

China en diez años su tamaño económico será el doble que el de Estados Unidos y esto supone que Washington tendrá que negociar con Pekín muchas cosas. Las relaciones entre China y EEUU, como dice John Kerry, secretario de Estado, son las “más relevantes en el mundo actual, que determinarán la forma del siglo XXI”.

Pero en la recién finalizada cumbre del G-20 en Brisbane (Australia) también salió a reducir el importante acuerdo del medio ambiente firmado entre China y EEUU, lo que sirvió a Barack Obama, en su discurso, para dar un golpe de efecto acusando a Rusia de que su intervención en Ucrania es un peligro para el mundo, una forma de recuperar el liderazgo estadounidense que cada vez lo ocupan más Pekín y Moscú que no paran en mostrar a Washington que cada vez son más alternativa al dominio de Estados Unidos en el mundo.

Ha sido patente la rivalidad habida en la APEC, cuyos líderes no han querido el enfrentamiento y han optado la aprobación de la FTAAP, que para muchos expertos es una maniobra para “debilitar” en parte el TPP, el acuerdo comercial liderado por EEUU que excluye a China.

Pero además, China respalda a la Asociación Económica Integral Regional (RCEP) que excluye a EEUU y Japón, considerada por analistas de un intento chino para evitar que los estadounidenses sigan prevaleciendo en la región su dominio en intereses económicos y estratégicos.

Hay que resaltar que ahora China es el mayor socio comercial de al menos de 17 de sus 23 vecinos, una cifra que advierte a Estados Unidos que debe propiciar un mejor escenario para mejorar sus relaciones, en especial económicas, con el continente asiático.

“EEUU ya no puede seguir fijando las reglas”, decía recientemente “Global Times”, un diario chino centrado en temas internacionales perteneciente al periódico Diario del Pueblo.

En cuanto a la ASEAN, las dos grandes potencias, China y EEUU, han intentado buscar el equilibrio para buscar soluciones pacíficas a los temas más comprometidos como es la soberanía de un centenar de islas y atolones, donde una serie de países como Brunei, China, Filipinas, Malasia, Taiwán y Vietnam reclaman total o parcialmente la propiedad de estas islas, que se encuentran en el mar de China Meridional, una región rica en recursos marinos y energéticos y que ya han originado ciertas tensiones entre estos países.

La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) mueve un Producto Interior Bruto (PIB) de 2.500 billones de dólares con un promedio de crecimiento del 5,3 por ciento durante el periodo 2006-2013 y cuenta con diez miembros (Birmania, Brunei, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam) y acuden también Japón, Corea del Sur y China que forman el foro denominado “ASEAN más Tres”, además de EEUU como país aliado.

China aprovecho también en la ASEAN su protagonismo, aunque ya en Pekín Xi Jinping se había reunido con el presidente de Vietnam, Truong Tan Sang, y con el primer ministro nipón, Shinzo Abe, para reducir las tensiones en el tema de las disputas marítimas, la conclusión de esta cumbre, al menos de momento, es evitar conflictos entre los países y buscar soluciones pacífica, pero todo está en ver cuánto tiempo dura esta “tregua”, que ha sido bien recibida pero enormemente débil en cuanto a su duración y eficacia.

El éxito de la ASEAN para China al igual que ha sido el foro de la APEC radica que el comercio bilateral entre el “gigante asiático” y la ASEAN está previsto que ascienda a 500.000 millones de dólares en 2015 y a un billón de dólares en 2020, cifras que por ahora resultan difíciles de lograr por parte de Estados Unidos.

Santiago Castillo, periodista, escritor, director de Asianortheast y experto en la zona

Santiago Castillo

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

3 de Respuestas

  1. 8 Abril, 2015

    […] liderar el libre comercio del océano Pacífico tal como se comprobó durante la pasada cumbre de Cooperación Económica de Asia y Pacífico (APEC), celebrada en noviembre pasado, donde el “gigante asiático” desea impulsar un área de libre […]

  2. 1 Junio, 2015

    […] su soberanía sobre las islas Spratly, mientras que Hanoi y Pekín se disputan el control de las Paracel (Paracelso), ambos archipiélagos asentados sobre reservas de petróleo y gas […]

  3. 10 Agosto, 2015

    […] La reciente cumbre de la ASEAN finalizó esta semana en Kuala Lumpur pero acentuó las diferencias sobre un consenso para resolver […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *