La reforma de los “chaebols” se convierte en la máxima prioridad de los candidatos

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneCompártelo

Seúl. Los “chaebols” han sido en los días de campaña electoral un punto de referencia de los candidatos a la Presidencia de Corea del Sur, sobre todo cuando la actual crisis económica y en especial la corrupción con la destitución de la presidenta Park han marcado los comicios adelantados, en una mayoría de la sociedad que da más importancia a su reforma que a cualquier otro asunto como puede ser el permanente conflicto de Corea del Norte.

Los “chaebols”, los grandes grupos empresariales regidos con mano de hierro por sagas familiares, es decir, los consorcios industriales que sirvieron de motores en el desarrollo espectacular de Corea del Sur en los años 60 para poner en marcha la economía coreana tras la guerra civil (1950-53) y auspiciados por sucesivos gobiernos, pero en esta ocasión hasta el favorito en obtener la Presidencia del país, el progresista Moon Jae-In, ya ha repetido en poner coto a estos conglomerados familiares.

Prácticamente casi todos los candidatos a estas presidenciales han prometido una reforma a fondo de los “chaebols”, que, en opinión de los analistas, es el origen de una creciente “polarización económica y el aumento de la desigualdad” en el país, una reforma para poner fin a uno de los mercados más desiguales de la OECD, donde aún las mujeres llegan a cobrar un 36,6 por ciento menos que los hombres y al mismo tiempo en esta campaña electoral también se ha tratado de rebajar las 68 horas de trabajo semanal, donde países europeos rondan las 40 horas.

Corea del Sur con estas elecciones afronta retos importantes a nivel económico, pue no hay que olvidar que los privilegios de los “chaebols viene creando una enorme animadversión popular en un país donde las desigualdades económicas son de las más altas del continente asiático, y donde el 10 por ciento de los más ricos acumulaban el 45 por ciento de los ingresos en 2013, según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El nuevo presidente de la nación se enfrentara al envejecimiento acelerado del país, así como la grave crisis de desempleo que sufren los jóvenes entre 15 y 29, que llega en torno al 10,8 por ciento de paro, y todo ello sigue perjudicando a la clase media, que no avanza como lo hacía anteriormente, de ahí también el enorme rechazo general a los “chaebols”, los poderosos conglomerados familiares que acumulan el 50 por ciento de los ingresos del país y que tuvieron un protagonismo importante en el escándalo de corrupción en torno a la destituida ex presidenta Park.

De hecho, el heredero del grupo empresarial Samsung Lee Jae-yong está implicado en la  trama de corrupción de Choi Soon-sil (conocida como la “Rasputina), la amiga, asesora y guía espiritual de Park, que junto a las multinacionales como Hyundai Motor, Sk y LG representan la mitad de todo el valor del resto de las compañías que concurren a la bolsa surcoreana. En definitiva, los analistas dudan que ante la crisis económica actual y un amplio rechazo social los “chaebols” puedan seguir operando como hasta ahora. 

Santiago Castillo

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar