La posible visita de Kim a Pekín refuerza el papel de China en las dos cumbres

Pekín

Madrid. El joven líder norcoreano, Kim Jong-un, parece que ha viajado a Pekín, aunque no hay nada confirmado, pero así el rumor tiene unas connotaciones políticas importantes, dado que sería el primer viaje a China desde que llegó al poder en 2011, pero sobre todo para contentar a Xi Jinping, y convertirlo en eje principal de todo lo que suceda en la cumbre con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, en abril, y de la prevista en mayo con Donald Trump, dos eventos que marcarán la nueva realidad política de Corea del Norte.

Kim Jong-un sabe que estas dos citas son claves para la supervivencia del régimen comunista, como también sabe que su política nuclear no le garantiza la seguridad que siempre ha buscado con el lanzamientos de misiles o pruebas nucleares, y ahora son dos cumbres en las que tiene el apoyo de China y Rusia, de ahí que no pueda dar marcha atrás y contemple estas dos reuniones claves pare realizar lentamente una apertura económica que le proporcione más estabilidad política.

Pese a las fuertes sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU, con el apoyo de China y Rusia, Corea del Norte no puede marginar en nada a Pekín y más cuando el 90 por ciento de su economía depende del “gigante asiático”, y ahora ha llegado el momento paulatino pero sin freno de que Pyongyang se mentalice que la política nuclear no tiene futuro en la península coreana si realmente quiere salvar su régimen.

La posible presencia de Kim Jong-un en Pekín sería un calco de las realizadas a la capital china de su padre, Kim Jong-il, quien se desplazó en un tren especial y con medidas de seguridad especiales y en medio de un mutismo absoluto de las autoridades de los dos países hasta que el líder norcoreano regresó a Pyongyang.

Corea del Norte lleva todo el 2018 en medio de toda clase de especulaciones, rumores, comentarios, análisis, es decir, un foco mediático que siempre Kim Jong-un sabe muy bien cómo sacarle compensación a una nueva realidad que se está cociendo en la península coreana desde que el país decidiera participar en los recientes JJOO de invierno de la ciudad surcoreana de Pyeongchang.

Al mismo tiempo, desde Japón, siempre con fuentes fiables sobre la coyuntura política de Corea del Norte, medios nipones aseguraban que un tren especial con los colores especiales de los líderes norcoreanos (verde con franjas amarillas) había llegado a Pekín, donde el transporte ferroviario sufrió importantes retrasos, mientras que en ciertos puntos de la ciudad y en la conocida plaza Tiananmen había un enorme y poco frecuente dispositivo de seguridad, aunque medios surcoreanos, en cambio, indicaban podría tratarse de la hermana del líder, Kim Yo-Jong, o incluso, añaden, del jefe de Estado nominal, Kim Yong-nam, de 90 años.

Sea lo que sea, Corea del Norte sigue en su nomenclatura política como en los “viejos tiempos de la guerra fría”, y ve con ilusión y cierto “miedo” llevar a cabos reformas tipo China, tal vez éstas sean demasiado abiertas para el régimen comunista, que den más apertura económica al país o en su caso aplicar el mismo sistema económico de Vietnam, Camboya o Birmania (Myanmar), pero no tiene vuelta a atrás para la propia supervivencia del régimen comunista.

Tanto Pekín como Seúl no han confirmado la visita, pero la presencia en China del tren oficial del régimen norcoreano y las enormes medidas de seguridad en torno al convoy, que recorrió  la capital china, han originado todo tipo de rumores de que el líder Kim Jong-jun ha viajado al país vecino, en la que sería de su primer visita al extranjero, de forma “misteriosa” y en medio de un secretismo típico de los existentes de la “guerra fría”.

En definitiva, algo se mueve en la cancillería norcoreana, lo que demuestra que esta vez todos los anuncios sobre cumbres o citas pueden tener más verisimilitud que en ocasiones anteriores, sobre todo cuando Corea del Norte tiene que llevar a cabo políticas económicas que le garanticen más estabilidad que la política nuclear.

Santiago Castillo

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar