La lucha de Taiwán contra los efectos del cambio climático

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneCompártelo

Madrid. Pocos países han comenzado a adaptar su legislación a la moderación de sus emisiones de carbono a la atmósfera y los que lo han hecho o se han dado plazos demasiado largos o simplemente han optado por abandonar sus programas o intercambiarlos con aquéllos que generan menos trastornos naturales.

La República de China, Taiwán, es uno de los países que se ha empeñado en poner remedio a la respuesta de la naturaleza frente a las acciones del ser humano.

Taiwán es un país que está gravemente expuesto a los peores efectos del cambio climático por su condición de isla y los últimos meses ha sufrido las consecuencias de las lluvias torrenciales. Así ha sucedido en el distrito de Sanzhi en la ciudad de Nuevo Taipéi, al norte del país, y en las regiones montañosas alrededor de Kaohsiung, en el sur.

Además, dos tifones, Nesat y Haitang, han visitado el país y han causado enormes daños materiales especialmente en la región de Jiadong, en Pingtung, a lo que hay que añadir la ola de calor de agosto en el norte de Taiwán donde se alcanzaron temperaturas por encima de la media de los últimos cien años.

En mayo de 2016, el Wall Street Journal publicó un artículo titulado “Taiwán: los genios del mundo en el tratamiento de basuras”, en el que se reconoce que Taiwán -tras haber sido llamada la isla de las basuras– está en la vanguardia del reciclaje de basuras gracias a sus dos ciudades más ricas, Taipéi, con una tasa de reciclaje del 67 por ciento, y Nuevo Taipéi, con una tasa del 63,5 por ciento.

Sin embargo, esto no se ha conseguido de un día para otro. Taiwán lleva muchos años actuando como miembro responsable de la comunidad internacional y ofreciendo su experiencia y sus recursos para trabajar junto con otros países y hacer todo lo posible para abordar el cambio climático. Con este objetivo, el Legislativo promulgó el Acta para la Gestión y Reducción de los Gases de Invernadero y se formularon las Directrices Nacionales de Acción contra el Cambio Climático para el control y la reducción de las emisiones de gases, de donde surgió un Plan de Acción orientado los sectores energético, manufacturero, de transportes, residencial, comercial, agrícola y medioambiental, que dio origen, a su vez a más de doscientas directivas cuyas revisiones se realizan cada cinco años para el control y garantía de su gestión.

En esta línea, y con la vista puesta en el Acuerdo de París, el gobierno de Taiwán ha articulado un ambicioso objetivo para 2025 que combina energías renovables y gas natural, lo que reducirá el consumo de carbón al treinta por ciento, generando energía limpia y un aire de mejor calidad, al tiempo que ofrece estímulos para desarrollar energía verde, mediante ciertos cambios en la ley de Electricidad, la adopción de directrices de desarrollo energético y el desarrollo del Libro Blanco de la Transformación Energética, con participación ciudadana, acompañado todo ello de incentivos y financiación, como resultado de lo cual Taiwán espera reducir los niveles de emisiones de carbono de 2005 al cincuenta por ciento en el año 2050, aunque ya en 2022 Taiwán se habrá convertido en un centro de economía circular en Asia, cuya economía regenerativa crecerá al mismo tiempo que reduce los residuos para contribuir a crear un mundo sostenible.

En la actualidad, Taiwán se halla entre los países líderes en la creación de una economía circular, como ya señalaba el Wall Street Journal, pues ha puesto las bases para la transformación de su sistema productivo y busca soluciones que contribuyan a proteger el planeta para las futuras generaciones en el ámbito nacional, internacional bilateral y en la cooperación multilateral de los grandes acuerdos con todo tipo de políticas de energía verde.

En definitiva, Taiwán ha puesto las bases para conseguirlo y, de hecho, Taipéi quiere contribuir con sus políticas de energía verde, con las industrias verdes y con el empleo verde proteger nuestro planeta.

Juan de Castro Pita

Juan de Castro Pita

ex consultor de Naciones Unidas

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar