La economía china crecerá menos en 2015 pero habrá importantes reformas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneCompártelo

Madrid. China tendrá un crecimiento del PIB en torno al 7 por ciento en 2015, pero este dato no debe ser óbice para que el Gobierno cumpla sus previsiones con una serie de reformas como las del sector financiero y de las empresas públicas, que en la actualidad están muchas de ellas obsoletas y necesitan una profunda modernización para hacerlas competitivas que contribuyan a una economía de primer orden y aspirar así a ser la primera economía del mundo.

“Las reformas y la apertura son cruciales para el desarrollo del país. Debemos centrarnos en ellas”, dijo el primer ministro chino, Li Keqiang, que además del sector financiero como una de las prioridades, está también la creación de un sistema de garantía de depósito y el impulso de las finanzas por Internet, y el establecimiento de bancos no gubernamentales, anunció esta semana Li durante el pleno de la Asamblea Nacional Popular (APN), el Legislativo chino.

China desea un cambo de modelo económico para orientarlo a los servicios, un modelo, según Li, que cuenta con un amplio potencial desarrollo y debería ser uno de los pilares, pues sólo en el “gigante asiático” el sector servicios representa un 48,2 por ciento del PIB, mientras que en Estados Unidos su aportación es del 80 por ciento,

Pero dentro de las medidas de estímulo del Gobierno para contrarrestar los efectos de la ralentización a causa de un menor crecimiento en 2015, hay que realizar una política fiscal proactiva que asegure de que el crecimiento económico está en un ámbito razonable, es decir, tal como señaló el ministro de Finanzas, Lou Jiwei, “hace falta un gasto fiscal de un tamaño relativamente grande” y la necesidad de ajustar algunos gastos.

La economía china tendrá pues una mayor ralentización a causa de que algunos problemas, ya consolidados en el desarrollo económico del país, están emergiendo, ya lo dijo su primer ministro, Li Keqiang, cuando recientemente advirtió que las cifras macroeconómicas relacionadas a los dos primeros meses del presente año apoyaban esta realidad, en la que el “gigante asiático”, tras más de cuatro años ralentizando su crecimiento económico de forma progresiva, haya sufrido en 2015 una moderación importante en su continuado crecimiento de su PIB.

De esta forma, la economía china crecerá a lo largo de 2015 en un 7 por ciento, inferior al 7,5 por ciento del pasado año, tal como acaba de pronosticar Pekín esta semana, lo que supone que sea la cifra más baja de los últimos 25 años. Pero el PIB chino registró en 2014 su menor crecimiento desde 1990, un 7,4 por ciento.

En suma, un nuevo escenario que ha inquietado al mundo con este enfriamiento de la economía china que ha supuesto una masiva salida de capitales a finales de 2014 y a la vez ha sembrado dudas en estos primeros meses de 2015 ante el temor de que la segunda economía del mundo pudiera dejar de seguir tirando del carro del crecimiento económico mundial.

Para los analistas, la debilidad de la demanda interna y la bajada del precio del petróleo han originado una caída inédita de las importaciones y sólo las exportaciones, con un incremento del 15,3 por ciento interanual, han superado las previsiones de los expertos a causa de la recuperación de EEUU y Europa, que constituyen los socios comerciales más importantes de China.

Las exportaciones de China, la segunda economía mundial, aumentaron un 48,9 por ciento en febrero con respecto al mismo mes de 2014, aunque las importaciones descendieron un 19,7 por ciento, según los datos publicados por la Administración General de Aduanas.

Así, las exportaciones chinas supusieron 153.000 millones de euros, o sea, cambiaron la tendencia registrada en enero, cuando las ventas al exterior del país bajaron un 3,2 por ciento interanual, mientras que las importaciones de febrero, originaron unos 98.000 millones de euros, según las mimas fuentes.

De momento, el sueño chino no va a naufragar, sobre todo teniendo en cuenta que la riqueza del país en su imparable camino para convertirse en la primera economía mundial no se va a detener y más cuando 1.300.000 millones de personas forman un mercado único, mientras que la clase media, la principal fuerza impulsora del consumo nacional, está creciendo rápidamente y cada vez sus inversiones están más presentes en muchas áreas de la economía china, un factor a tener en cuenta por ser importante en el desarrollo económico que supondrá más consumo.

China sigue siendo una buena referencia de los negocios en el mundo, aunque es verdad que el enfriamiento lento del crecimiento chino, cercano al 7 por ciento, ha sembrado las alarmas y esta desaceleración de la economía del “gigante asiático” habrá que ver cómo afecta en el futuro, señalan los analistas.

Para tranquilizar el frenazo de crecimiento de la economía china, el gobernador del Banco Popular de China (central), Zhou Xiaochuan, explicó esta semana que habrá “flexibilidad” dentro de las políticas de estímulo monetario que practica la entidad, y añadió: que las políticas del banco central chino “no han cambiado” porque el crecimiento económico del país “aún es moderado”. Es decir, explicó que la economía china “se ha desplazado hacia una tasa de crecimiento media o media-alta” que las autoridades denominan la “nueva normalidad”, por lo que, matizó, “nuestra política monetaria no necesita grandes cambios”, un claro mensaje para calmar a los mercados.

Personalmente no creo que haya llegado el fin del milagro chino, pues una décima puede ser mucho y poco dependiendo como se analice la situación. China tuvo un crecimiento del 7,4 por ciento en 2014, su peor dato en los últimos 25, ya que no llegó a la previsión del Gobierno que era del 7,5 por ciento, una décima de diferencia, pero que ha servido para que las alarmas se encendieran en el “gigante asiático” y en el resto del mundo ante la posibilidad de que la locomotora de la economía mundial sufra problemas de salud.

La economía china no es ajena a la crisis europea, el “gigante asiático” vende mucho al viejo continente, pero esta décima de diferencia también creó problemas en su momento a las Bolsas chinas que se contaminaron hasta tal punto que sufrieron su peor caída en seis años, un posible resfriado que a nadie beneficia y menos al mundo occidental cuando aún China sigue siendo el mayor creador extranjero de la deuda de Estados Unidos. Es decir, la industria manufacturera de China es muy productiva, exporta a muchos mercados occidentales, en especial a EEUU.

El Gobierno chino tiene que ganarse la confianza de los inversores para reactivar el crecimiento económico, el cual interesa a todo el mundo, ya que a medida que la economía de mercado y la influencia mundial de China crece, también lo hace la importancia del país para la economía de Estados Unidos. La dependencia de EEUU con China, es en realidad doble, por un lado, son los mayores consumidores de productos chinos y, por otro, China es también uno de sus mayores acreedores.

A nadie le interesa que la economía china tenga dificultades, a nadie, y su estabilidad es cada vez más importante. De hecho, el viaje del presidente chino, Xi Jinping, a EEUU en septiembre próximo, entre otros muchos asuntos que tratará con Barack Obama, las relaciones comerciales serán prioritarias para ambos países.

Santiago Castillo, periodista, escritor, director de Asianortheast y experto en la zona.

 

 

 

 

Santiago Castillo

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

1 Respuesta

  1. 17 Agosto, 2015

    […] el FMI y la UE han valorado adecuadamente las medidas del Banco Popular de China, su moneda, el yuan, ha perdido en dos días alrededor de un 3,5 por ciento de su valor y amenaza […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar