La conservadora Park Geun-hye se convierte en la primera mujer presidenta de Corea del Sur

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneCompártelo
Madrid. La candidata conservadora del partido Saenuri, Park Geun-hye, se ha convertido en la primera mujer en lograrla Presidencia de Corea del Sur al imponerse al candidato de la oposición del Partido Democrático Unificado (PDU), Moon Jaen-in, en unas reñidas elecciones que tenían como telón de fondo la crisis económica y las relaciones con Corea del Norte.
Park Geun-hye
La victoria de Park, de 60 años, soltera y sin hijos, se ha producido por un apretado margen y con una alta participación (más del 75%) frente al progresista Moon Jaen-in, de 59 años, hijo de norcoreano, con dos hijos y poca experiencia política, y muy unido a  Roh Moo-hyun, que se suicidó tras verse salpicado por un escándalo de corrupción 15 meses después de concluir sus cincos años de presidente (2003-2008).Park Geun-hye, hija del que fuera presidente de Corea del Sur, Park Chung-hee, que gobernó el país con mano de hierro entre 1961 y 1979, impulsor del desarrollo económico del país, tendrá que afrontar en su nueva etapa la recuperación económica y los desafíos nucleares de Corea del Norte.

Además, Park Geun-hye se convierte en jefa de Estado de un país en el que los hombres acaparan 8 de cada 10 escaños en el Parlamento, así como la inmensa mayoría de cargos directivos de instituciones y empresas.

Pero Park sufrió, por un lado, la muerte de su madre en1974 a manos de un norcoreano de origen japonés, que marcó entonces su vida convirtiéndose en primera dama del país y, por otro, el asesinato de su padre en1979 a manos del responsable de los servicios secretos coreanos.

Hay que resaltar que el líder norcoreano, Kim Jong-un, deseaba a  Moon Jaen-in como nuevo presidente surcoreano, más proclive a ayudas y entendimientos con el régimen comunista como lo fueron sus antecesores en el cargo, tanto Kim Dae-jung como Roh Moo-hyun, que a la larga llegó a cansar a cierta parte de la sociedad surcoreana con tantos mimos a los dirigentes norcoreanos y con resultados diversos.

Ahora toca recuperar el diálogo con Corea del Norte y reactivar las negociaciones a seis bandas (EEUU, Rusia, China, Japón y las dos Coreas) para la desnuclearización de la península coreana, entre otras medidas.

Pero es muy posible que la nueva presidenta del país afronte también el tema del espionaje norcoreano en Seúl, ya que, según distintas versiones, éste se ha incrementado de forma ostensible en Corea del Sur, cuya policía detuvo en mayo pasado a dos hombres sospechosos de espiar para un organismo de inteligencia de Corea del Norte y de interferir en el Sistema de Posicionamiento Global (GPS) en territorio surcoreano, aunque Pyongyang negara ser responsable de las supuestas interferencias.

Al mismo tiempo, el electorado surcoreano, cansado de los vaivenes y excentricidades de los dirigentes norcoreanos, han preferido dar el voto a Park Geun-hye, ante las sospechas de que Moon Jaen-in pudiera, durante su mandato, llevar a cabo una nueva cumbre con Corea del Norte, la cual hubiera sido la tercera tras las celebradas entre el entonces presidente surcoreano, Kim Dae-jung, y el líder norcoreano, Kim Jong-il (junio de 2000), y luego entre Roh Moo-hyun, y de nuevo Kim Jong-il (octubre de 2007).

Pero el pueblo surcoreano reclama más hechos cada vez, y estas dos cumbres, sobre todo la primera, histórica, que contribuyó a rebajar la tensión entre ambas Coreas, no han supuesto la desnuclearización de la península coreana, la erradicación de la hambruna, de la violación de los derechos humanos o de la grave situación de familias separadas.

De hecho, las dos cumbres habidas siempre han favorecido más a Pyongyang, en especial desde el punto de vista mediático, ya que obtiene un “lavado” de imagen mundial que no corresponde con la realidad y encima llena sus bolsillos de dólares por acudir a estos encuentros, sobre todo en la segunda cita.

Park Geun-hye sustituirá al también conservador Lee Myung-bak, convirtiéndose en el sexto presidente dela VI Repúblicade Corea –democrática desde 1988 tras décadas de dictadura- y comenzando así oficialmente su cargo en febrero próximo, no renovable de cinco años.

Precisamente la victoria de Park marca un nuevo escenario en el Nordeste asiático para 2013 con la consolidación del líder norcoreano, Kim Jong-un, el nombramiento de Xi Jinping como nuevo presidente de China y la llegada del conservador Shinzo Abe como primer ministro de Japón, unido todo a la reelección de Barack Obama como presidente de EEUU y la continuidad de Ma Ying-Jeou como presidente de Taiwán, todo lo cual marcará interesantes expectativas económicas en esa zona y algunas tensiones políticas.

Por último, técnicamente las dos Coreas aún siguen en guerra, la que “concluyó” en 1953 tras la firma de un armisticio cerca del Paralelo 38, en Panmunjom, la zona fronteriza entre ambos países, firma que nunca llegó a estamparse en un acuerdo de paz.

También te podría gustar...

2 de Respuestas

  1. 4 Julio, 2014

    […] vio con el entonces presidente chino, Hu Jintao, pocos meses antes de su fallecimiento, mientras la presidenta Park se ha reunido con Xi en cuatro ocasiones desde que asumiera su cargo en febrero de […]

  2. 28 Abril, 2015

    […] está con Abe, a lo largo de 2015 está previsto que le visite la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-Hye, el de Indonesia, Joko, Widodo, y luego el presidente chino, Xi Jinping, no se quedará al margen […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *