La ASEAN busca el equilibrio económico y rebajar tensiones en el Mar de China Meridional

ASEAN Laos
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneCompártelo

Madrid. Tras la cumbre del G20, en la que se rechazó el proteccionismo pero con pocas soluciones para afrontar los retos a la globalización y el libre comercio, ahora la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) inicia esta semana una nueva cumbre con el objetivo de avanzar en la integración económica de estos países y al mismo tiempo evitar que aumenten las diferencias en los litigios en el Mar de China Meridional, en una cita que de nuevo el “gigante asiático” y EEUU serán los principales protagonistas.

La cita de este año, la anterior fue en California (EEUU), se celebra Vientiane, la capital de Laos, país que este año ostenta la presidencia del grupo del que también forman parte Birmania (Myanmar), Brunei, Camboya, Filipinas, Indonesia, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam.

Estos diez países mantendrán encuentros paralelos con China, Japón, Corea del Sur y Estados Unidos, además de India, Nueva Zelanda, Australia que forman parte de la  Asociación Económica Regional Amplia (RCEP, en sus siglas en inglés).

La ASEAN, creada en 1967, se ha visto en las últimas cumbres salpicada por los nuevos escenarios surgido por las disputas territoriales y la pugna que mantienen Pekín y Washington por su influencia y hegemonía en la zona, no exenta de tensiones.

De hecho, el presidente estadounidense, Barack Obama, tratará en Vientiane de promover el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), en cuyas negociaciones participan Japón, EEUU, Australia, Brunei, Canadá, Chile, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam, y que se interpreta como contrapeso de poder a China, pero que todavía no está consolidado como quiere el mandatario estadounidense.

La visita de Obama es la primera de un presidente de EEUU en Laos, país que todavía no ha desenterrado los dos millones de toneladas de bombas que la aviación americana arrojó entre 1964 y 1973 durante la Guerra de Vietnam.

Por su parte, China ya trató en agosto pasado con la ASEAN de buscar y acercar posiciones con acuerdos que finalizarán a mediados de 2017 dentro de un código de conducta que rebaje la tensión en el Mar de China Meridional.

China es la más interesada en la solución de estos litigios, en especial tras el reciente fallo en julio pasado de la Corte Internacional de la Haya a favor de Filipinas en su contencioso con Pekín, pero además está Vietnam, que junto a Brunei y Malasia reclaman la soberanía de partes de los islotes de las islas Spratly, aunque Pekín, Hanoi y Taiwán demandan su totalidad, en un contencioso que también se prolonga en el archipiélago Paracelso, de menor extensión, pero más próximo geográficamente a las costas de Vietnam.

China reclama casi la totalidad de este espacio marítimo por el que circulan cada año mercancías por un valor de cinco billones de dólares, y que contiene grandes caladeros de pesca y potenciales yacimientos de petróleo y gas.

En definitiva, la economía marcará buena parte del programa de la ASEAM, una cumbre en la que China no quiere perder su influencia en la región y busca consolidar su posición hegemónica en el sudeste del continente asiático, que contabiliza un PIB de 2,5 billones de dólares, en un espacio de 622 millones de habitantes.

Aunque parte de los debates estarán condicionados a las disputas marítimas, el objetivo de esta cumbre radica en crear un mercado y una base de producción única, con libre circulación de capital, servicios, bienes, inversión y personal cualificado, pero donde todas las partes tienen amplios intereses políticos y económicos.

Hay que resaltar que pese a los altibajos en las relaciones entre China, Japón y Corea del Sur, en medio de disputas marítimas, entre otros problemas, los tres países siguen en su mismo objetivo como es lograr una serie de resultados positivos en finanzas, seguridad alimentaria y otras áreas, tal como se demostró en agosto pasado en la reunión de sus respectivos cancilleres en Tokio.

Santiago Castillo

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar