Kim y Putin refuerzan su posición hacia la desnuclearización de la península coreana (I)

Kim Jong-un y Vladimir Putin. Foto Wikipedia

Madrid. Kim Jong-un tiene muy claro que necesita aliados para defender su política iniciada en 2018 y ahora en su primer encuentro con el presidente ruso, Vladímir Putin, en la ciudad rusa de Vladivostok, ambos líderes han reforzado su posición hacia la desnuclearización de la península coreana aunque todo ello requiere garantías de seguridad para el régimen y un lento levantamiento de las sanciones que aún pesan sobre el  país que lo ahogan económicamente.

Dos meses después del fracaso de su segundo encuentro con el presidente estadounidense, Donald Trump, en Hanói, donde la parte estadounidense exigía que era imprescindible el desmantelamiento nuclear para retirar las sanciones, las cuales son vitales para llevar a cabo las reformas económicas del país, pero con Putin lo que se ha originado ha sido propiciar un camino que conduzca a enderezar las complicadas relaciones que mantienen Pyongyang y Washington tras el fiasco de la cumbre vietnamita y fomentar un nuevo diálogo con Rusia que favorezca a todas las partes.

Moscú defiende un diálogo con Pyongyang sobre la base de una hoja de ruta definida por China y Rusia, país que ya solicitó la retirada de las sanciones internacionales, unas sanciones que deben ir poco a poco eliminándose cuando se sabe que un total desmantelamiento nuclear necesita al menos años.

Además, es prácticamente seguro que Corea del Norte no va a dar marcha atrás en su nueva política de apertura, pese a su nuevo sistema de proyectiles para combate terrestre (nueva arma táctica guiada), cuya finalidad radica más en presionar a EEUU para que rebaje sus exigencias de cara a poder negociar un desarme gradual que ayude a reducir las sanciones que estrangulan cada vez más su economía.

Y lo mismo ocurre cuando se han detectados ciertas actividades en las principales instalaciones nucleares de Corea del Norte, que podrían estar relacionada con el reprocesamiento de material radiactivo para crear una bomba termobárica, pero volver a la política de tensión nuclear vivida en el pasado es harto difícil que vuelva a ocurrir.

El encuentro de Kim y Putin también ha servido para que el presidente ruso haya asegurado que “no hay secretos” ni “conspiraciones” ante EEUU por sus conversaciones con el líder norcoreano, Kim Jong-un, sobre la desnuclearización de la península coreana y, en especial, cuando Moscú y Washington comparten el interés en el desarme total de Corea del Norte.

“Acabamos de mantener una conversación bastante sustancial en privado. Hemos tenido la oportunidad de abordar la historia de las relaciones entre nuestros Estados, su estado actual y las perspectivas de su desarrollo”, indicó Putin, tras la reunión de casi dos horas que mantuvo con Kim.

Por su parte, el líder norcoreano indicó que la conversación con Putin ha sido “muy significativa”. “Acabamos de tener un intercambio de opiniones muy significativo sobre temas de interés mutuo”, resaltó, y al mismo tiempo aseguró que espera que el diálogo haya sido “en una clave útil y constructiva”.

Precisamente uno de los puntos clave del éxito del encuentro entre Kim y Putin ha sido tratar como otra alternativa, en caso de incrementarse las malas relaciones entre Washington y Pyongyang tras el fracaso de Hanói, la de retomar las conversaciones a seis bandas (las dos Coreas, Japón, EEUU, Rusia y China), las cuales se celebraron entre 2003 y 2008, encaminadas a detener su programa nuclear a cambio de reconocimiento diplomático, petróleo y otras partidas para suplir su falta de energía y ayuda humanitaria, pero están paralizadas desde ese último año.

También hay analistas que consideran que este encuentro entre Putin y Kim va a facilitar una tercera cumbre del líder norcoreano con Donald Trump, incluso a lo largo de 2019, pero Kim Jong-un ha demostrado que con su visita al presidente ruso su proceso político-nuclear es irreversible y no tiene marcha atrás salvo cualquier hecatombe imprevisible que pudiera darse en los próximos meses.

Además, la cita de Vladivostok también allanará un nuevo encuentro entre el líder norcoreano y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, quien mantiene la esperanza de que este encuentro con Putin haya servido para reactivar el diálogo sobre la desnuclearización.

Santiago Castillo

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar