Kim Jong-un podría haber fusilado a su ministro de Defensa para controlar el poder

Madrid. El régimen norcoreano no ha confirmado la muerte del ministro de Defensa, Hyon Yong-chol, pese a que fuentes surcoreanas señalan que Kim Jong-un ordenó fusilar a Hyong, el 30 de abril pasado, bajo los cargos de traición y falta de respeto al joven líder, según difundió el Servicio de Inteligencia Nacional (NIS) de Corea del Sur, una supuesta muerte con una clara advertencia a sus “posibles” adversarios para que no le inquieten en el control del país.

En caso de confirmarse, lo que aún no ha hecho la Agencia Oficial de Noticias de Corea del Norte (KCNA), tal como sí hizo en diciembre de 2013 cuando el “brillante camarada” ordenó fusilar a su tío Jang Song-thaek bajo los cargos de derrocarle y de propiciar un golpe de Estado, ahora ante tanta especulación sobre si ha sido o no fusilado el ministro de Defensa, la realidad es que el país sigue siendo “vigilado” por el régimen comunista y prácticamente cualquier mínima queja, protesta, insinuación o cometarios suponen el encarcelamiento o en su caso la pena de muerte.

Kim Jong-un hizo días posteriores a esa posible ejecución del titular de Defensa una “visita de orientación de campo” a una piscifactoría de Sinchang, en la provincia del noreste norcoreano, junto a la Unidad 810 del Ejército Popular de Corea del Norte (KPA) en la que estaban altos cargos militares pero no Hyon Yong-chol, según indicó la KCNA, pero conociendo el funcionamiento de la política norcoreana, el hecho de que el ministro de Defensa no estuviera acompañando al líder no significa que haya sido fusilado, ya que por ahora Corea del Norte no ha mencionado oficialmente esta muerte.

Incluso hay una gran controversia sobre su muerte ya que Hyon, de 66 años, apareció en un documental televisivo después de su presunto fusilamiento en un campo de tiro a 22 kilómetros de Pyongyang, pues por lo general como siempre hace el régimen cuando una persona es eliminada desaparecen todos los registros y apariciones en vídeos y periódicos de los funcionarios ejecutados. Aunque también podría ocurrir que en esta ocasión no se confirmarse la ejecución aunque fuera cierta. Es decir, el motor ciclotímico político norcoreano da para todo.

No obstante, pese a toda clase de rumores sobre lo que se cuece dentro de Corea del Norte y en especial cuando también se ha sabido que antes de este fusilamiento, al menos 15 oficiales también fueron fusilados a lo largo de 2015 y unos 70 funcionarios más desde que asumiera el poder en 2011 tras la muerte de su padre, Kim Jong-il, según el NIS surcoreano, vaticinan la enorme lucha de poder existente en el país.

Por un lado, el número dos del régimen y mano derecha del líder,  Hwang Pyong-so, habría “informado” a Kim Jong-un de las observaciones vertidas por el ministro de Defensa como desobedecer órdenes, expresar quejar en distintas ocasiones o el haberse dormido durante un “desfile nuclear”, entre otras,  e incluso por críticas al líder por no haber viajado el pasado 9 de mayo a Moscú para los actos del 70 aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial.

Por otro,  el ministro de Defensa, supuestamente fusilado, estuvo en Moscú a mediados de abril, donde participó en una conferencia sobre seguridad y todo hace suponer que también preparó el viaje de Kim a Moscú, una iniciativa, para los analistas, que pudo suponerle a Hwang Pyong-so alguna “ansiedad” al ver el protagonismo de Hyon y entonces reaccionó  informando de todo lo que pudo intuir al líder norcoreano. Especulaciones muchas, rumores miles, acertar es la clave.

El Ministerio de Defensa es muy sensible, siempre propenso a cambios, pues en 17 años de gobierno de Kim Jong-il hubo tres ministros de Defensa, mientras que con Kim Jong-un en los pocos más de tres años que lleva en el pode ya ha tenido cuatro, lo que hace aumentar ciertas dudas sobre el liderazgo del “brillante camarada” que no acepta críticas ni que le lleven la contraria.

Sin embargo, también hay que reseñar que la cancelación del viaje de Kim a Moscú molestó bastante a parte de la cúpula militar o a ciudadanos anónimos por haberse desaprovechado una oportunidad en mejorar la imagen exterior del Corea del Norte, aunque todo parece indicar que había cierta inestabilidad en el país para abandonarlo o incluso también se pudo suspender el viaje ante la negativa del gobierno de Vladimir Putin de aceptar cierta peticiones del régimen comunista para que viajara a Rusia, que habría sido su primera salida al exterior.

De esta forma, se difuminó esa posibilidad y el joven “mariscal” del Ejército norcoreano tendrá que esperar otra ocasión para ver qué país puede visitar y así coronarse como “estadista” en Corea del Norte, en especial cuando en Moscú pudo codearse –pese al boicot occidental a Putin por el asunto de Ucrania-  entre otros muchos, con el presidente de China, Xi Jinping, que es y sigue siendo su máxima prioridad de verse con él desde que asumiera el poder.

Sin embargo, dos interpretaciones también surgieron en la cancelación de Kim a Moscú. Por una parte, parece ser que se había pedido cierta ayuda económica para realizar este viaje, según el rotativo ruso moscovita Moskovsky  Komsomolets y, por otra, Rusia rechazó entregar a Pyongyang misiles S-300 como desea Corea del Norte, incluso un canal de la televisión de Hong Kong señaló que para tal objetivo las autoridades rusas deben antes obtener el permiso de China.

En definitiva, sean o no ciertas las especulaciones sobre la cancelación del viaje de Kim a Moscú, que habría sido importante para que el líder ganara experiencia en la comunidad internacional, dada su bisoñez en el exterior, está claro que lo que es noticia en Corea del Norte es que haya estabilidad.

Precisamente, durante varias horas del pasado día 14, Corea del Norte realizó unas maniobras de artillería en la conflictiva frontera intercoreana del mar Amarillo, disparando 130 proyectiles desde un buque militar en las cercanías de la Línea Límite del Norte (LLN), que obligó al Ejército surcoreano a intensificar su vigilancia tras incidentes pasados como los sucedidos del hundimiento de la corbeta surcoreana Cheonan, que Seúl culpa a Pyongyang, pero que el régimen comunista niega su culpabilidad, y el bombardeo norcoreano a la isla de Yeonpyeong, ambos hechos acaecidos en 2010 con un balance total de 50 surcoreanos muertos, dos de ellos civiles.  ¿Dónde radica la estabilidad?

Kim Jong-un consolida su poder, impresiona a sus ciudadanos con las maniobras militares y refuerza su imagen interior o con su vehemencia de amenazas o eliminando a todos los que no le son leales, de ahí que el país ya no sólo esté en permanente estado de confrontación bélica con toda clase de enemigos, sino que las purgas que viene haciendo el régimen contribuyen a una peculiar estabilidad en Corea del Norte para reforzar el poder y el control de Kim.

Corea del Norte tiene que reaccionar y cambiar de política, sobre todo cuando Irán ha dado pasos importantes hacía una apertura en sus negociaciones con Occidente en el tema nuclear o Cuba que está a un paso de establecer relaciones diplomáticas con Estados Unidos, pues ambos países están muy cercanos a Pyongyang, e incluso las buenas relaciones de Washington con Vietnam, es decir, todo ello tiene que servir al régimen comunista para que se abra un poco, cambie su política, cancele su programa nuclear,  lleve a cabo reformas imprescindibles en su política interior y acepte sin condiciones las conversaciones a seis bandas (China, EEUU, Japón, Rusia y las dos Coreas) para desnuclearizar la península coreana.

La guerra terminó hace tiempo, nadie va a invadir a nadie, hay que finalizar con los últimos vestigios que aún existen de la “guerra fría” en la península coreana. China no quiere inestabilidad en la zona, junto a EEUU y Rusia deben presionar para que Corea del Norte ponga fin a su política nuclear y comenzar una nueva etapa que conduzca al fin de la inestabilidad que hay en esa zona.

China es el país que más puede influir, está cansada de lo que hace Kim Jong-un, incluso el comercio con Pyongyang está cayendo a lo largo de 2015, cuyas exportaciones a Corea del Norte entre enero y marzo han sido de 536 millones de euros, un 15,6 por ciento menos en términos interanuales, mientras las relaciones entre Seúl y Pekín cada vez son mejores con un intercambio bilateral que llega a los 230.000 millones de dólares, además de las cada vez mayores coincidencias en la resolución del programa nuclear norcoreano.

Hay que abrirse y hacer reformas, olvidarse que no hay enemigos que quieran derribar a Kim Jong-un, hay que eliminar la política educacional de castas y en definitiva el culto a la personalidad, donde aún Kim Il-sung, (abuelo) y Kim Jong-il (padre), fallecidos, siguen vivos en el pensamiento eterno de los norcoreanos, y la vida y obra de actual líder, Kim Jong-un, ya es una asignatura obligatoria en la enseñanza secundaria del país, lo que con el paso del tiempo también se convertirá en inmortal, mientras que los 24 millones de ciudadanos siguen ajenos a todo lo que sucede fuera de Corea del Norte.

En suma, el régimen comunista norcoreano sigue siendo noticia por lo que nadie quiere que sea, mientras Corea del Sur ha tomado medidas para vigilar qué va a pasar en Corea del Norte, para evitar cualquier sorpresa de Pyongyang o para confirmar, desmentir y evaluar la supuesta ejecución del ministro de Defensa y su implicación en las relaciones entre las dos Coreas.

Santiago Castillo, periodista, escritor, director de Asianortheast y experto en la zona

Santiago Castillo

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. 13 julio, 2015

    […] Cada vez hay más especulaciones sobre el tiempo que puede durar el régimen de Kim Jong-un, cuyos vaivenes despiertan recelos, alimentan rumores y sobre todo producen todo tipo de […]

  2. 24 agosto, 2015

    […] Kim Jong-un ha sabido aprender de lo que hacía su abuelo y fundador del país, Kim Il-sung, y luego su padre, Kim Jong-il, quienes a lo largo de los años que estuvieron en el poder siempre arriesgaron con todo tipo de provocaciones y amenazas hasta el máximo límite, pero en cualquier momento puede desencadenarse un enfrentamiento más profundo que dé origen a una mayor contienda militar, sobre todo cuando el joven líder no tiene la experiencia de sus dos predecesores. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar