Japón gana su mundial y el respeto del mundo del fútbol

Madrid. Japón estuvo a punto de dar la sorpresa y pasar por primera vez en su corta historia futbolística a cuartos de final en un duro partido ante Bélgica, una derrota que dolió en el sentimiento de los nipones por su enorme esfuerzo, que al final se ha visto compensado al menos simbólicamente en todo el mundo por la actitud de sus jugadores de abandonar Rusia 2018 dejando un vestuario impoluto y un cartel de “gracias”.

Más allá de la eliminación deportiva, su actuación en el Rostov Arena ante Bélgica resultó encomiable en todos los sentidos, cuya selección ha sabido ganar dentro y fuera del césped el respeto del mundo del fútbol y sobre todo mandar un claro mensaje que las derrotas sirven para superarse y seguir en la lucha por conquistar todas las metas posibles.

La selección nipona fue recibida en Tokio por miles de personas, que les aclamaron a su regreso de Rusia después de encajar una dolorosa remontada ante Bélgica (3-2) en octavos del final del Mundial.

Los Samurai Blue llegaron al aeropuerto tokiota de Narita, donde les aguardaba una multitud de aficionados y medios de comunicación que les agradecieron así el buen rendimiento logrado en la cita mundialista de Rusia 2018 y a pesar de no haber logrado acceder por primera vez en su historia a cuartos de final.

El seleccionador de Japón, Akira Nishino, reflejó la dureza del desenlace del partido contra Bélgica, resuelto en la última jugada por un contraataque que clasificó al conjunto europeo y frustró al nipón, pero el técnico japonés reconoció que la derrota fue dura, con el partido controlado y el balón en el área belga en la última acción. “No esperábamos este final tan duro“, dijo Nishino, sabiendo lo muy afectados que estaban sus jugadores.

Pero aun así, el reconocimiento hacia la selección japonesa ha sido unánime por la actitud de sus jugadores, que en medio de una enorme tristeza tras sucumbir ante Bélgica, tuvieron primero un “fair play” como premio que les permitió acceder a la segunda fase por delante de Senegal tras empatar a puntos y goles con los africanos y con menos tarjetas y luego la admiración del mundo del fútbol por dejar unos vestuarios tan nítidos que han dado la vuelta al mundo, al mundo del fútbol que lo ha elogiado altamente.

Un buen ejemplo del buen perder, una actitud considerable y un pensamiento bañado de enorme educación y respeto, donde el sintoísmo sienta las bases de una sociedad como la nipona en los diferentes aspectos de la naturaleza y de la vida en general. Es decir, todos los  elementos naturales tienen alma y, por tanto, deben ser respetados y venerados.

Está claro que la sociedad y cultura japonesas son muy diferentes a las occidentales, pero, no  obstante, y gracias a la gran expansión de la producción cultural nipona, esta filosofía ambientalista ha llegado a nosotros en forma de series, películas o videojuegos, de ahí que el comportamiento de unos jugadores, que tras un gran partido de fútbol caen eliminados, hayan hecho lo que hicieron arrancando minutos de sus propios pensamientos, ahogados en la tristeza, para dedicar un tiempo a dejar unos vestuarios castos, impolutos, impecables, pulcros, intactos, dando con ello una imagen y un mensaje que no puede pasar desapercibido y que ha sido difundida por la propia organización, convirtiéndose ya en una de las imágenes del anecdotario del Mundial de Rusia 2018.

Una imagen también enriquecida cuando los propios aficionados japoneses, decepcionados por la derrota de su selección, hacían lo propio en la grada, como ya ha ocurrido en sus anteriores compromisos de la Copa del Mundo y precisamente en el partido contra Senegal, ambas hinchadas compitieron en civismo para dejar el estadio impoluto.

En ese momento, los nipones buscaban la clasificación para la segunda fase, pero ya eliminados ante Bélgica, no les impidió continuar con un ritual eterno de la sociedad japonesa que ha permitido, por ejemplo, que se siga hablando de ellos pese a su despedida del Mundial.

Santiago Castillo

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar