Entrevista con el entrenador de fútbol español Gregorio Manzano, afincado en China

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneCompártelo

Madrid. Tras tres décadas -desde 1983- como jefe de banquillo de hasta 19 equipos en cinco categorías diferentes del fútbol español, Gregorio Manzano (Bailén, Jaén, 1956), quien fuera entrenador del Atlético de Madrid, Sevilla y Mallorca, entre otros clubes, decidió, en 2014, salir de España para inaugurar una nueva etapa profesional a más de 10.000 kilómetros de distancia, en la capital de China, Pekín.

El técnico jienense, actualmente al mando del Shanghái Shenhua, atiende desde el ‘’gigante asiático’’ a ASIAnortheast.com para hablar sobre su llegada a China, la situación del fútbol en el país, las diferencias respecto a Europa, los rumores que le sitúan al frente de la Selección china y el futuro que atisba por tierras asiáticas, en esta entrevista.

– Llega a China en 2014 para entrenar al Beijing Guoan. ¿Había pensado o escuchado algo antes acerca del fútbol chino?

Sí, porque dos años antes había recibido ya una oferta de un equipo chino para venir a entrenar a la Superliga China.

– ¿Cómo reaccionó al conocer la oferta? ¿Le sorprendió?

Bueno, fui elegido entre una serie de técnicos de prestigio y me sorprendió gratamente que finalmente recayera la elección en mi persona.

– ¿Qué factor de la propuesta le llevó a aceptarla? ¿Una motivación profesional o personal?

Se unieron varios factores: por un lado, el conocer profesionalmente una nueva liga y al mismo tiempo poder disfrutar de la Champions asiática como competición de alto nivel, y personalmente, por otro lado, el reto de salir fuera de España, conocer otro mundo y una ciudad tan fantástica como Pekín.

Finaliza su relación con el conjunto de la capital en noviembre del pasado año y, un mes después, firma con el Shanghái Shenhua, su actual equipo y mayor adversario del Beijing Guoan.

– ¿Cómo se vive la rivalidad en el fútbol chino?

La gran asistencia de espectadores en los campos hace que los partidos en los que se enfrentan equipos de máxima rivalidad como en este caso, Beijing Guoan y Shanghai Shenhua, se note el crecimiento del interés por el fútbol chino y se disfrute de un gran ambiente futbolístico.

– ¿Qué diferencias puede destacar respecto a Europa?

No hay comparación entre el fútbol chino actual y Europa por la diferencia de años que lleva la competición en el viejo continente con respecto al país asiático. Pero en un futuro no lejano China avanzará porque su objetivo es competir al máximo nivel dentro de unos años con los equipos de Europa.

La escasa repercusión mediática de la liga, sumado a la baja participación de los jóvenes en la práctica de este deporte, y las numerosas evidencias de corrupción institucionalizada hicieron que, en 2009, el Gobierno chino tomase la iniciativa y pusiera en marcha un plan para la reestructuración del fútbol en el país.

– ¿Cómo conoció la delicada situación que atravesaba el fútbol en China? ¿En algún momento fue un punto negativo para decidir cambiar de aires?

Antes de dar el paso para venir a entrenar me informé de la situación del club el Beijing Guoan, porque anteriormente había estado jugando aquí un ex jugador mío, Frédéric Kanouté, y eso me ayudó mucho para dar el paso al frente.

– Desde China señalan que el presidente Xi Jinping está ejerciendo un papel activo dentro de la reforma del fútbol en el país. ¿Se está valorando también el asesoramiento y la incorporación de técnicas por parte de personas extranjeras como usted en este caso?

Desde que yo he llegado me he encontrado con técnicos de gran prestigio dentro de la Superliga China como es el caso de Lippi, Scolari o Ericksson, entre otros. Eso está haciendo que la cultura táctica del juego del fútbol vaya creciendo temporada tras temporada. Además, esto unido a la reforma que incluye crear 20.000 escuelas en los próximos años hará que el fútbol chino vaya evolucionando poco a poco.

– Los medios del país subrayan la afición futbolística de Xi Jinping. ¿Ha coincidido o tratado personalmente con él?

No he tenido oportunidad de coincidir con él en ninguno de los actos protocolarios que he tenido en China desde nuestra llegada.

La Superliga de China atrajo las miradas del fútbol mundial en febrero con las incorporaciones de los jugadores brasileños Alex Teixeira (50 millones) y Ramires (28), al Jiangsu Suning, y del colombiano Jackson Martínez (42), al Guangzhou Evergrande, procedente del Atlético de Madrid.

– En este sentido, ¿defiende la figura del entrenador como promotor para la incorporación de un jugador al equipo o son las altas esferas del club las que, en última instancia, deciden quién se incorpora a la plantilla?

Normalmente te piden opinión de tus preferencias por el jugador que se va a fichar, y luego ellos en función de cantidades e interés de otro tipo pueden fichar al jugador deseado, o no.

Los rumores le sitúan como uno de los principales candidatos a ocupar el cargo de seleccionador nacional chino, función que ya desempeñó el español José Antonio Camacho desde 2011 hasta 2013. Y la agencia estatal Xinhua se hace eco de ello.

Salió una noticia relacionada al respecto de ser uno de los entrenadores que reunía las características que la federación exigía para ser seleccionador, pero oficialmente a mí no me ha llegado ningún contacto. No sé si en un futuro se producirá.

– ¿Cómo valora el interés? ¿La AFCh se lo ha trasladado directamente?

En el supuesto de una oferta tendría que estudiarla pero en principio para mí sería un honor dirigir a la Selección de China por su dimensión y crecimiento del fútbol que está teniendo a nivel interno.

Entre sus logros, por el momento, destaca el nombramiento como Mejor Entrenador de la Superliga en 2014 y el reconocimiento del trabajo realizado por parte de los aficionados chinos.

– Tras dos años en el país, ¿de qué manera ha marcado China su vida?

China me ha supuesto cambiar mi manera de ver el fútbol, a nivel de metodología del entrenamiento, planteamientos técnicos y tácticos, pero sobre todo a nivel mental. Es un fútbol con pocos años de existencia y hay mucho trabajo por hacer y en este sentido me han dado total libertad en mi trabajo para desarrollarlo de forma personal y profesional como yo lo entiendo.

– ¿Espera seguir allí por muchos años?

En principio nunca se sabe lo que sucederá en el fútbol en el futuro. Esperaremos a terminar la temporada para tomar la mejor decisión posible de cara al próximo año.

Sergio Perea Martínez

Sergio Perea Martínez

Estudiante de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *