El Festival del Cante de las Minas de Flamenco de la Unión (España) se traslada a Japón

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneCompártelo

Madrid. Si en alguna parte del mundo pueden sonar los martinetes, las tarantas, las soleás, las malagueñas o las alegrías con la misma pureza y sentimiento que en España, ese lugar es Japón. Aunque lo separen quince mil kilómetros de distancia de la cuna del flamenco. Así lo han entendido la Fundación Cante de las Minas (Murcia-España), a través de su brazo internacional, Las Minas Flamenco Tour, y la Asociación Nipona de Flamenco (ANIF), constituida en 1990 y consolidada, a día de hoy, como la principal institución de dicha nación dedicada al estudio, aprendizaje y difusión del arte flamenco.

Y si algún momento es el adecuado para tal celebración, es ahora, cuando celebramos el año dual España-Japón, con motivo del Cuarto Centenario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre los dos países. El propio embajador nipón en Madrid, Satoru Satoh, ha sido el encargado de presentar el acontecimiento, que sin duda hará historia en ambos países.

Será el teatro Nakano Zerode Tokio el lugar que acoja la celebración por primera vez fuera de las fronteras de España, los días 22, 23 y 24 de agosto. En la sede del Festival en la tierra del Sol Naciente habrá concursos de baile, guitarra y cante. La expectación que ha levantado la celebración del certamen ha propiciado que ya se hayan inscrito en el mismo más de un centenar de artistas japoneses.

Un jurado mixto, compuesto por destacados expertos japoneses, aportados por ANIF, e importantes flamencólogos españoles, enviados por la Fundación Cante de las Minas, será el encargado de seleccionar a los mejores en cada categoría.

El principal atractivo radica,además de en la obtención de los correspondientes trofeos, en que los ganadores de la edición japonesa lograrán también su pase automático a las series finales de la siguiente edición del Festival del Cante de las Minasen España, que tendrán lugar en agosto de 2015 en La Unión (Murcia).

Paco de Lucía en una de sus actuaciones en el Cante de las Minas

Además, con ocasión de la clausura del certamen en Tokio, habrá una exhibición de baile a cargo de Lucía Álvarez “La Piñona”, vencedora del Trofeo El Desplante en la edición de 2011 del Festival del Cante de las Minas, quien acompañada de su cuadro flamenco ofrecerá un variado repertorio de la mejor danza jonda española.

El Festival que nació en 1961 ha sabido mantener elatractivo y la pureza a lo largo de 54 años. Los Cantes de las Minas eran expresión de los sufrimientos de un pueblo duramente explotado, víctima de unas condiciones laborales particularmente duras. Por eso, son todo sentimiento y llegan directamente al corazón. Fue Juanito Valderrama, un artista muy popular en ese momento, quien invitó a los aficionados a defender elrico patrimonio de los cantes mineros de La Unión. Un grupo de vecinos, apasionados defensores de las tradiciones de La Unión, y el propio Ayuntamiento se hacen eco de la llamada desesperada de Valderrama y crean ya en octubre de 1961 el I Festival Nacional del Cante de las Minas de La Unión.

Desde ese momento, no han dejado de pasar figuras como Carmen Linares, Miguel Poveda, Estrella Morente, Sara Baras, entre otros.

Lo del flamenco y Japón es una larga historia de amor que, lejos de decaer con  el tiempo, sigue creciendo en intensidad. Según datos del propio embajador de Japón en España, Satoru Satoh, buen aficionado, por cierto, en su país hay más de cien mil estudiantes de flamenco que cursan estudios en las más de tres mil academias dedicadas a su enseñanza “y muchos de ellos vienen a España a participar en concursos de baile, guitarra y cante flamenco, consiguiendo algunos importantes premios”.

El año dual España-Japón, que está poniendo de manifiesto las cosas que nos unen y en las que podemos colaborar, como medicina o investigación, no puede dejar de lado la colaboración cultural, especialmente en cuanto a nuestro arte, Patrimonio de la Humanidad, se refiere.

Corrían los años 20 del siglo pasado cuando La Argentina bailó por primera vez en Japón el “Amor Brujo”, cuando los japoneses aprendieron a decir “olé” como se debe decir, desde el corazón. Pero fue más tarde, en 1960, con la llegada de Antonio Gades, cuando empezó a ganar adeptos. Hace más de medio siglo, en 1967, que se abrió el primer “tablao” en Tokio. Por “El Flamenco nipón” han pasado desde Cristina Hoyos a Pepe El Habichuela o José Mercé. Desde 1984 se publica la revista “Paseo Flamenco”, con una importante tirada de más de quince mil ejemplares. En 2014 se ha celebrado, por segundo año consecutivo, la Cumbre Flamenca organizada por el Instituto Cervantes en Japón, con un nivel altísimo. Y nombres como Yoko Komatsubara o Shoji Kojima, son mundialmente conocidos por la calidad de su baile flamenco.

Ahora, sólo falta que la Lámpara Minera, el máximo trofeo del Festival del Cante de las Minas, quede en manos de un japonés. Y eso puede pasar en 2015.

 María Ángeles Santos, periodista

 

También te podría gustar...

1 Respuesta

  1. 30 Noviembre, 2014

    […] Centro de Estudios Cervantinos contará con el apoyo del Instituto Cervantes, cuyo director del Víctor García de la Concha se sumó virtualmente al acto de inauguración, […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar