Corea del Norte reta a EEUU y reafirma su alianza con China

Desfile militar en Corea del Norte
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneCompártelo

Madrid. Corea del Norte realizó este fin de semana un espectacular desfile militar, milimétricamente perfecto, tal vez el mejor de toda su historia, donde su máximo líder, Kim Jong-un, aseguró que el país está preparado para defenderse de una guerra contra EEUU y a la vez reafirmó su alianza con China, representada en los actos por el jefe de propaganda del Partido Comunista de China (PCCh), Liu Yunshan, y con un telegrama de Xi Jinping, en el que le felicita por el 70 aniversario de la fundación del Partido de los Trabajadores (PT).

Mientras Xi Jinping, que todavía no ha visitado Corea del Norte y discrepa de la política nuclear norcoreana, le envió un telegrama personal a Kim Jong-un, en el que le habla “que la amistad entre China y Corea del Norte tiene una tradición gloriosa”, el líder norcoreano en el palco de la abarrotada plaza Kim Il-sung en pleno centro de Pyongyang, frente a cientos de miles de personas entre autoridades políticas, militares, civiles norcoreanos, periodistas y visitantes extranjeros, aludió con firmeza, en un tono duro, de que su país “está preparado para luchar en cualquier tipo de guerra provocada por EEUU”.

Los militares están por encima de todo, Kim Jong-un sigue dando una gran prioridad a los intereses militares, tal como señala su política de Songun y en su discurso, la única ocasión en la que se había pronunciado ante las masas cuando lo hizo por primera vez en abril de 2012 tras el centenario del nacimiento de su abuelo, Kim Il-sung, “el presidente eterno”, se mostró firme, seguro y convencido de que todo su pueblo le quiere.

Corea del Norte celebro con una gran ostentación un desfile, de más de tres horas, donde quiso demostrar su poderío militar y celebrar los logros y éxitos de Kim Jong-un, cuyo líder se abstuvo de efectuar actos provocativos, como el lanzamiento de un cohete de largo alcance o la ejecución de una nueva prueba nuclear, con los que se había estado rumoreando en las últimas semanas, pese a las advertencias no sólo de China sino de toda la comunidad internacional.

Incluso Liu Yunshan, el representante chino en los actos del 70 aniversario de la fundación del Partido de los Trabajadores (PT), a quien se le vio en una buena sintonía con Kim Jong-un, tuvo tiempo para pedir la reanudación de las conversaciones a seis bandas (China, Rusia, EEUU, Japón y las dos Coreas) para la desnuclearización de la península coreana.

En suma, un monumental evento que, según los analistas, ha sido el mayor desfile militar en toda la historia de Corea del Norte, cuya ceremonia ha servido para mostrar fuerza, solidez y unidad de todo el Estado comunista con su líder, el también “mariscal” del Ejército norcoreano.

Un gran desfile donde el Ejército Popular de Corea del Norte norcoreano también mostró al mundo proyectiles de diversos tamaños -entre ellos un gran misil que, según expertos, podría ser el KN-08 capaz de alcanzar territorio continental de EEUU-, así como sus lanzaderas móviles y varios drones, en toda una exhibición de un gran músculo militar, que también sirve a Kim Jong-un para reafirmarse en el poder.

Pero en esta ocasión llamó la atención las grandes estatuas rodantes de Kim Il-sung y Kim Jong-il, el abuelo y el padre del actual líder, que recorrieron la plaza entre vítores y gestos de lealtad de los presentes, un culto a la personalidad muy habitual sobre los líderes norcoreanos fallecidos. El joven Kim, que no ha parado de recibir felicitaciones de todos los estamentos públicos y privados del país, ha logrado un éxito impresionante y ha conseguido ser noticia mundial.

Corea del Norte ha estado meses preparando esta efemérides, donde la Plaza de Kim Il-sung, bajo la presencia de su nieto y actual líder, Kim Jong-un, mandó un claro mensaje de normalidad y estabilidad a todo su pueblo y en especial a la comunidad internacional. Un mensaje que engloba que el control del poder sigue en sus manos pese al distanciamiento con China, que envío una delegación a los actos y que en el telegrama de Xi Jinping, el presidente chino pretende recuperar una “comunicación más cercana” con Pyongyang y una “cooperación más profunda”, según la agencia china Xinhua.

Todo el país ha trabajado duro, incluso la organización pro derechos humanos Human Rights Watch criticó al régimen por llevar a cabo movilizaciones masivas en trabajos forzados pero que tenían como objetivo poner al país en perfecto “estado de revista”, su capital, Pyongyang, debe estar impoluta, donde banderas patrióticas y carteles que conmemoraban el 70 aniversario del Partido de los Trabajadores con toda clases de símbolos engrandecen y han engrandecido al régimen y a todo el pueblo coreano.

Además, para esta ocasión el número de visitantes ha sido muy alto, pues esta efemérides ha tenido más apertura exterior que ninguna otra, pero todos los periodistas extranjeros (más de cien, algo inusual) siempre han estado bien dirigidos por una guía del Ministerio de Asuntos Exteriores para hacerles ver que la única realidad imperante es la del régimen que representa, tal vez al país más hermético del mundo, pero con la proyección de que cada vez desea abrirse más al exterior.

La imagen de normalidad en esta ocasión la ha dado propio aeropuerto de Pyongyang, donde hay productos occidentales, un “duty free”, acceso a Internet o tarjetas SIM para móvil, tal como relatan periodistas que han acudido a este monumental acto de masas, que recuerda a tiempos pasados de la “guerra fría”.

A pesar de los problemas de electricidad en el país, el recorrido desde el aeropuerto hasta el centro de la capital ilumina las estatuas y murales de Kim Il-sung, fundador del país, y de su hijo, Kim Jong-il, padre del dirigente actual, pero precisamente el ensalzamiento a sus líderes con un enorme culto a la personalidad forman parte del mantenimiento del régimen comunista norcoreano.

El actual líder, Kim Jong-un, tiene el apoyo de todos los estamentos políticos y sociales del país: “El Partido de los Trabajadores (PT), el Ejército y el Pueblo norcoreano siempre vencerán en su heroico avance, al contar con usted en lo más alto de nuestro partido y de la revolución”, resalta la agencia oficial norcoreana KCNA.

Santiago Castillo, periodista, escritor, director de Asianortheast.com y experto en la zona

Santiago Castillo

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar