Corea del Norte rechaza el diálogo y apuesta por su programa nuclear

Central nuclear de Yongbyon
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneCompártelo

Madrid. Corea del Norte sigue en su política unilateral de espaldas a la realidad internacional, pues rechaza la reciente oferta sugerida por Washington de retomar el diálogo “sin condiciones previas”, y luego afirma que el país ha logrado un “rápido desarrollo de su armamento estratégico y que supone una amenaza nuclear sustancial para Estados Unidos”.

El líder Kim Jong-un ha señalado que el régimen comunista está capacitado de portar una cabeza atómica grande y de alcanzar todo el territorio estadounidense después de que  Pyongyang probara a finales de noviembre su misil balístico intercontinental (ICBM) más avanzado hasta ahora.

Mientras el Consejo de Seguridad de la ONU debate una nueva propuesta de Estados Unidos para ampliar las sanciones contra Corea del Norte por su reciente ensayo con un misil balístico del pasado 29 de noviembre, Kim Jong-un sigue retando a la comunidad internacional sabiendo muy bien que una “guerra”, “invasión” o “ataque nuclear” es prácticamente imposible, pero triunfa la retórica y favorece a potenciar al régimen norcoreano.

Unas sanciones que pueden hacer aún más daño del previsto como se ha visto en el borrador de resolución estadounidense que cortaría aún más el acceso de Pyongyang a hidrocarburos y ordenaría la repatriación de norcoreanos que trabajan fuera del país, dado que Washington defiende que los ingresos obtenidos por muchos de esos trabajadores en lugares como Rusia o China son utilizados por Pyongyang para financiar su programa nuclear y de misiles.

Lo que está claro que la firme apuesta de Kim Jong-un por lograr un arma atómica que alcance EEUU ha coincidido en 2017 con la llegada a la Presidencia estadounidense de Donald Trump, quien con su nefasta política internacional ha generado en todo el mundo graves problemas, ahora en Oriente Medio con su reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel y ha generado en la península coreana un ambiente mucho más tenso que no se veía en décadas, aunque eso sí con la colaboración del régimen comunista dado que las acciones de Trump le favorecen.

El diálogo sigue siendo la mejor fórmula para rebajar la tensión en la península coreana, pero Pyongyang no está por la labor de sentarse en una misma mesa donde la normalidad podría ser la mejor estrategia para todas las partes, pero cuánto más tensión exista mejor para endurecer la postura de Corea del Norte.

Ahora que China y Rusia aceptan la propuesta de EEUU de resolver por la vía diplomática la  crisis norcoreana, Pyongyang lo considera como una estrategia de intereses para Donald Trump, incluso la ONU reconoce podría producirse una salida negociada con Corea del Norte, de ahí que Rusia y sobre todo China presionen al régimen comunista para acudir a una mesa de diálogo que abra la esperanza de que 2018 sea el año de la solución nuclear en Corea del Norte y del cambio en el país. Difícil, casi imposible, pero depende mucho de China y EEUU.

Santiago Castillo

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar