Corea del Norte presenta en Madrid su proyecto turístico como mejor arma para abrirse al exterior

Kumgang
Kumgang
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneCompártelo

Madrid. Corea del Norte presentó esta semana un amplio proyecto de turismo en un acto organizado por la Embajada norcoreana en Madrid, con el apoyo de la Organización Mundial de Turismo (OMT), que sirve para dar a conocer al país, y que puede ser la mejor contribución de Pyongyang para abrirse al exterior y al mismo tiempo el régimen comunista debe aprovechar la nueva política de Corea del Sur para certificar un verdadero interés de cambio.

El acto, presidido por el embajador norcoreano en España, Kim Hyok-chol, fue la primera vez que se hacía en España, en el que el secretario general de la Organización Mundial de Turismo (OMT), el jordano Taleb Rifai, animó a españoles y europeos a viajar a Corea del Norte, y defendió la influencia del turismo en la evolución de las mentalidades, mientras que el embajador Kim dijo que su país desea abrirse al turismo y “está ansioso por aprender de la experiencia española en este sector”.

Taleb Rifai, quien visitó recientemente la República Popular Democrática de Corea (RPDC), dijo también: “Cuantos más europeos vayan a Corea del Norte, mejor conocerán los norcoreanos el mundo exterior”, y resaltó de la buena acogida que tuvo de su población para añadir: “No he visto a gente más acogedora”.

El secretario de la OMT señaló que sería “irresponsable no responder positivamente al deseo de Pyongyang de abrirse a los viajeros occidentales, en un momento en el que se celebra precisamente el año internacional del turismo sostenible para el desarrollo”.

Por su parte, el embajador norcoreano, Kim Hyok-chol, señaló que Corea del Norte había elegido Madrid como sede para esta campaña en base a la “potencia mundial del sector turístico español y por albergar la sede de la OMT”, la cual se encuentra en la capital española, y se refirió a los tres millones de norcoreanos, de una población de 25 millones, viajan anualmente por turismo dentro del país, y las autoridades norcoreanas  quieren ahora promover las visitas de turistas occidentales.

De esta forma, ahora Corea del Norte no puede desaprovechar ya no sólo su nueva proyección turística sino que a pesar de las incertidumbres reinantes en la península coreana ahora es un buen momento para entrar en un periodo de diálogo con Corea del Sur y analizar todas las posibilidades para rebajar la tensión en la zona.

Pese que todos los turistas que visitan Corea del Norte deben ir acompañados de un guía promovido por las autoridades, el propio embajador Kim Hyok Chol señaló: “Si van a comer a un restaurante en Pyongyang pueden ir solos, pero si quieren visitar algo en las afueras, se les acompaña”, aunque reconoce que hay limitaciones, sobre todo en itinerarios impuestos, pero el diplomático insistió que responde a un tema de seguridad y no de coartar la libertad del visitante.

Y explicó que desde hace poco tiempo si un turista quiere viajar sin un plan de actividades concreto, lo puede hacer, pero la “compañía del guía impuesto, no se está en discusión”. 

Por otra parte, Corea del Norte piensa acelerar sus esfuerzos para impulsar su desarrollo de armas nucleares como una forma de contrarrestar la “hostilidad” liderada por Estados Unidos consistente en múltiples sanciones contra el régimen norcoreano en protesta por las sanciones que pesan sobre el régimen norcoreano que están haciendo mella a la economía del país.

Mientras, la Marina surcoreana realizará esta semana unas maniobras con fuego real con navíos de Estados Unidos y Canadá en aguas cercanas a la isla de Jeju (suroeste de Corea del Sur), cuyos ejercicios prolongarán cuatro días pero que una vez más serán motivo para que Corea del Norte vuelva a protestar por estas maniobras al considerarlas como ensayos para su invasión.

La nueva situación de la península coreana no debe desaprovecharse, sobre ahora que el nuevo presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, quiere dialogar con Corea del Norte, pero, como matiza, si el régimen de Kim Jong-un renuncia a sus provocaciones nucleares y con misiles.

Pese a la “exagerada interpretación” del ex exsecretario general de Naciones Unidas Ban Ki-moon esta semana pasada en un acto del Fórum Europa, celebrado en Madrid, al mostrar su  preocupación por el hecho de que el nivel de tensión existente en la península de Corea es similar al que provocó la Guerra de Corea (1951-1953), la situación no puede ir más allá de lo que ya ha ido pese a lanzamientos de misiles y sigue siendo las conversaciones a seis bandas y un cambio en la política norcoreana la mejor forma de encauzar definitivamente la nueva realidad de la zona.

En definitiva, la decisión de Corea del Sur de suspender momentáneamente el despliegue del escudo antimisiles estadounidense THAAD es el mejor escenario para una nueva etapa en la península coreana, sobre todo ahora que se acaba de cumplir el 17 aniversario de la Declaración Conjunta del 15 de Junio, firmada por el fallecido presidente surcoreano, Kim Dae-jung, y el también fallecido líder norcoreano, Kim Jong Il, cuando ambos celebraron la primera cumbre intercoreana en Pyongyang en 2000, pero que podría servir para diseñar una nueva realidad entre las dos Coreas con Moon Jae-in en la presidencia surcoreana,  partidario de recortar sus ejercicios militares conjuntos con Estados Unidos si Pyongyang  renuncia a sus actividades nucleares y de misiles.

Santiago Castillo

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar