Corea del Norte no atacará a nadie y Xi Jinping podría hacer de Obama

Cumbre de Seguridad Nuclear en Washington
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneCompártelo

Madrid. Pese a los avances tecnológicos nucleares, Corea del Norte tiene difícil llevar a cabo cualquier ataque contra EEUU y Corea del Sur, sus “enemigos” de siempre, salvo que pretenda con ello el suicidio de su régimen, sin embargo, ahora el presidente chino, Xi Jinping, podría viajar por primera vez a Pyongyang emulando a Barack Obama con su visita a Cuba y así rebajar la tensión en la península coreana y hacerle ver al líder Kim Jong-un que un cambio en su política nuclear y económica es lo mejor para su país.

Corea del Norte lanzó su sexto misil en un mes en clara advertencia a EEUU y a Corea del Sur en protesta contra las maniobras militares conjuntas de estadounidenses y surcoreanos, que las considera como un ensayo para invadir su país, y también en protesta contra la reciente Cumbre de Seguridad Nuclear (CSN), celebrada en Washington, en donde se repasó la amenaza nuclear norcoreana.

Una cumbre en la que el presidente Barack Obama y el gobernante chino, Xi Jinping, se comprometieron a cooperar para confrontar la amenaza nuclear de Corea del Norte, lo que molestó a Pyongyang, de ahí que también con su sexto misil esté advirtiendo a la comunidad internacional que no permite interferencias de nadie mientras su “seguridad esté en peligro” y además refuerza al líder Kim Jong-un que prepara para mayo el importante congreso del gobernante Partido de los Trabajadores.

Tanto Xi Jinping como Obama están de acuerdo en la desnuclearización de la península coreana, y ambos quieren evitar que se incrementen las tensiones en la zona con el lanzamiento de nuevos misiles por parte de Corea del Norte, pero además en esta CSN también se ha reafirmado la unidad de EEUU, Corea del Sur y Japón contra los programas nucleares y de misiles norcoreanos.

De hecho, esta importante cumbre, con la ausencia de Rusia, que junto a EEUU, poseen el 90 por ciento de las armas nucleares que hay en el mundo, ha reflejado ciertas dificultades para la coordinación de acuerdo finales, aunque si se constató la importancia de que el combustible nuclear no vaya a cualquier parte como podría ser al Estado Islámico (ISIS).

Asimismo, el CSN valoró el histórico acuerdo nuclear con Irán, cuando en julio pasado el Grupo 5+1 (Estados Unidos, Francia, Rusia, Reino Unido, China y Alemania) diseñado para evitar que Teherán pueda desarrollar armas atómicas al tiempo que le permite mantener un pequeño programa nuclear y elimina las sanciones contra su economía.

Esta importante referencia podría valer para Corea del Norte si el régimen de Kim Jong-un decidiese regresar a las conversaciones a seis bandas (Rusia, EEUU, China, Japón y las dos Coreas), suspendidas desde 2008, encaminadas a detener su programa nuclear a cambio de reconocimiento diplomático, petróleo para suplir su falta de energía y ayuda humanitaria, ya que es la mejor baza para solucionar la grave situación de la península coreana, pero para ello tanto Moscú como  Pekín, sus mejores aliados, deben presionar más al régimen comunista para que acuda y cambie su política nuclear, además de modificar su economía en beneficio de la productividad del país.

Claro que para ello, Xi Jinping tendría que hacer de Obama visitando por primera vez Corea del Norte, un hipotético histórico viaje a Pyongyang, al igual que el presidente estadounidense acaba de hacer a Cuba, lo que supondría rebajar la ansiedad nuclear norcoreana y abrirse más para que entren divisas con importantes inversiones extranjeras. Una utopía para muchos, pero una realidad factible, difícil, no imposible, pero ante tanto cansancio chino y harto de no encontrar la fórmula para frenar la expansión de su programa nuclear, pocas posibilidades tiene Pyongyang de salir de su compleja situación y las conversaciones a seis bandas es el primer paso.

Lo mismo que el embargo estadounidense a Cuba durante años no ha servido para cambiar al régimen cubano, tampoco está sirviendo de nada las cada vez más fuertes sanciones de la ONU, de Estados Unidos y de la propia Corea del Sur, a Corea del Norte, que sigue enviando señales a sus adversarios mezclados entre la propaganda y la advertencia militar real y sobre todo lanzando misiles cada vez que le dicen que hay que rebajar la tensión en la zona como le pide constantemente, entre otros, China.

La diferencia principal radica en que en 2018 los Castro concluyen su mandato en Cuba y con la visita de Obama las perspectivas de cambios son factibles en todos los sentidos, a diferencia de Corea del Norte donde la dinastía de los Kim, vigente desde 1948, ahora comandada por el joven Kim Jong-un, no tiene fecha de caducidad, y los posibles cambios sólo son posibles por presiones de fuera y, en especial, de China, que le proporciona anualmente, entre otras ayudas, arroz, petróleo y carbón y le facilita el 90 por ciento del combustible.

Eso sí, todo sería más difícil teniendo en cuenta que en Corea del Norte no hay una disidencia política al estilo cubano, el turismo norcoreano no tiene que ver nada con el de La Habana, además Miami (EEUU) no se puede comparar con Pekín o con la zona más cercana de la frontera con Corea del Sur, y tampoco hay una clase media que pudiera influir en algún movimiento contra el régimen, el cual debería fijarse lo que ha pasado en Vietnam y ha sucedido en China desde el punto de vista económico y así podrían darse más consumo, más mercados y sobre todo paulatinos cambios de tipo económico.

A Corea del Norte no la va a invadir nadie, ni su vecina del Sur y menos EEUU, países con suficiencia militar para aniquilar a Pyongyang si decidiese atacar a estos países, pero lo realmente interesante sería que el régimen comunista se dejase ayudar desde el exterior, pudiera elevar su renta per cápita que no llega a los 1.000 dólares hasta al menos los 2.500 o 3.000 dólares para así elevar el nivel de vida de una sociedad que pasa dificultades alimenticias, dado que desde 1948 vive en un “estado permanente de guerra” y ha sufrido varias crisis de hambruna por las inundaciones.

Si Corea del Norte decidiera emplear el arma nuclear habría una respuesta masiva. Sería la última decisión que tomaría su líder, porque la respuesta sería la derrota”,  señalan los expertos, pero lo que es evidente son sus progresos nucleares, los cuales habrá que certificar si tienen capacidad para instalar bombas atómicas en miniatura en misiles, un posible avance que daría lugar a una desestabilización en la zona de Asia-Pacífico, que a la vez está cada vez más militarizada a causa de los ensayos nucleares norcoreanos.

La visita de Obama a Cuba ha puesto fin a la “guerra fría” en América Latina, ahora sólo falta que Corea del Norte decidiese poner también fin a esta anacronismo político en el nordeste asiático, pero mientras dedique un 15,8 por ciento de su presupuesto estatal a defensa pocas esperanzas existen para que modifique su actual política nuclear. Tal vez Xi Jinping, difícil, pero no imposible si visitara el país del “Juche”.

Pero quién sabe, lo mismo que acaban de actuar en La Habana los Rolling Stones, el conocido cantante surcoreano PSY podría llevar a la plaza de Kim Il-sung de Pyongyang su éxito del Gangnam Style y con ello sellar los primeros pasos de una apertura similar a la de Cuba, pues no hay que olvidar que el rapero surcoreano, cuyo nombre real es Park Jae-sang, es considerado todo un ídolo en Corea del Sur por haber triunfado en la escena internacional al lograr que Gangnam Style sea uno de los vídeos más visto de Youtube con más de 2.400 millones de reproducciones en todo el mundo. Seguro que todo es posible.

Si realmente el último misil antiaéreo de corto alcance lanzado al mar, el sexto de esta clase en un mes, ha tenido la precisión y el objetivo previsto, como dice la KCNA, habrá que tener en cuenta la situación real en la península coreana y dar soluciones inmediatas que pasan por las conversaciones a seis bandas.

Pyongyang a raíz de las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU, las más duras hasta ahora contra el régimen de Kim Jong-un tras su cuarto ensayo nuclear del pasado 6 de enero, ha incrementado su “enfado” ante la comunidad internacional como lo manifiesta desde primeros de marzo cuando el día 7 de ese mes Seúl y Washington iniciaron sus ejercicios militares conjuntos anuales, denominados “Key Resolve” y “Foal Eagle”, el cual el primero terminó en febrero y el segundo concluirá el 30 de abril.

Entre otras consideraciones, este último misil fue lanzado desde la provincia nororiental de Hamgyong del Sur, que después de volar unos 100 kilómetros hasta caer en aguas del mar del Este (mar de Japón), demostró su eficacia cumpliendo el objetivo previsto al impactar en los blancos aéreos enemigos simulados, resalta la KCNA, pero incluso Seúl considera que Corea del Norte tiene ya tecnología suficiente para lanzar misiles balísticos intercontinentales.

Santiago Castillo

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *