Corea del Norte celebra su 70 aniversario en busca de una paz definitiva

La nueva estrategia política de Corea del Norte va tomando cada vez más consistencia y pese a todas las dudas que puedan existir en torno a la nueva orientación que ha dado Kim Jong-un a su país, Pyongyang está decidido a no dar marcha atrás, una realidad que ha sido contrastada con los actos del 70 aniversario de su fundación con un desfile militar sin grandes ostentaciones y sin mostrar misiles balísticos intercontinentales.

Kim Jong-un parece ser que está dispuesto a dar a Corea del Norte un cambio total que dé lugar a una mejora económica del país, cuyo régimen viene insistiendo a lo largo de todo 2018 el lograr la firma de un acuerdo de paz que ponga fin al estado de guerra que técnicamente aún se mantiene en la península coreana, así como conseguir lo antes posible el levantamiento de las sanciones que aún pesan sobre Pyongyang.

Este fin de semana ha tenido lugar el primer gran desfile en Corea del Norte desde que Kim y el presidente de EEUU, Donald Trump, firmaron una declaración conjunta en Singapur comprometiéndose a trabajar para lograr la desnuclearización del régimen a cambio de que Washington garantice la supervivencia del mismo.

Un acto conmemorativo muy especial al recibir el líder norcoreano las felicitaciones dado que, por un lado, Donald Trump espera recibir pronto una carta personal de Kim, cuya misiva no duda que será positiva, además, el presidente estadounidense se ha alegrado de que en este 70 aniversario de la fundación del país, a diferencia de otros años, no se haya hecho ostentación de despliegue de misiles nucleares.

Y, por otro, Kim Jong-un ha visto como su nueva política le está dando resultados, y ve que ya no está sólo, pues al margen de su tercera cumbre de Estado, del 18 al 20 de septiembre, con el gobernante de Corea del Sur, Moon Jae-in, ha comprobado que también comienza una nueva etapa en la zona, donde tanto Xi Jinping como  Vladímir Putin han felicitación al líder norcoreano con motivo del 70 aniversario de la fundación del país.

Kim Jong-un volverá a verse pronto con el presidente chino, Xi Jinping, para seguir certificando su relación con China y también tendrá un encuentro con Putin, ambas citas sin fecha determinada pero que avala la nueva política de Corea del Norte y que está originando un gran cambio en la península coreana.

Los actos conmemorativos sirvieron también, como ya es tradición en las efemérides norcoreanas, para rendir tributo a las figuras de su padre y su abuelo, Kim Jong-il y Kim Il-sung, al Palacio del Sol de Kumsusan, en el que reposan los restos momificados de ambos dirigentes, cuyo país se constituyó oficialmente el 9 de septiembre de 1948 bajo el mando del entonces “gran líder” y fundador del país, Kim Il-sung.

Pero la supervivencia del régimen hace tiempo que las autoridades norcoreanas saben que no depende de su desarrollo nuclear, de ahí esta nueva política, avalada por China y Rusia y, de momento, con un Trump manteniendo la buena sintonía que nació de su cita el pasado 12 de junio en Singapur.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar