Comienza el Año del Cerdo, símbolo de fertilidad, virilidad y abundancia

Madrid. El Nuevo Año Lunar, el Cerdo, comienza esta semana donde cada animal que forman el horóscopo chino, doce en total (rata, buey, tigre, conejo, dragón, serpiente, caballo, cabra, mono, gallo, perro y cerdo) marcará un nuevo periodo en la vida, la cual el “puerco” estará asociado en todo aquellos nacidos bajo este signo a la fertilidad y la virilidad y donde tener un hijo se considera de buena fortuna y abundancia con control.

El  Año Nuevo Chino es una tradición que tiene 5.000 años de historia y que se basa en el calendario lunar y en las prácticas del taoísmo y cada año está dedicado a un signo del zodiaco chino, compuesto por doce animales.

En China, las Fiestas del Año Nuevo Lunar son las más importantes y reciben el nombre de Fiesta de la Primavera (Chun Jie) en la que lo principal es la reunión de las familias a ser posible en el lugar de origen.

Todos los años, el Año Nuevo se convierte en el periodo de vacaciones más largo que tienen los chinos y todos quieren disfrutarlo en familia, aunque para ello tengan que pasar más de 20 horas encerrados en un tren, más de 4.800 en funcionamiento en estos días de festividad, donde el ferrocarril superará los nueve millones de pasajeros del pasado año, así como también los vuelos aumentarán un 10 por ciento interanual, con unos 532.000 programados que dice adiós al Perro para dar la bienvenida al Cerdo.

El Año Nuevo siempre es el momento más idóneo para recrearse en el ideal chino de armonía, armonía que debe darse entre hombre y naturaleza, entre las familias y en la sociedad, la cual se ve enriquecida por una enorme serie de actividades que estarán presentes en todas las próximas fechas, al menos hasta el próximo 24 de febrero.

Al igual que años anteriores, estas fiestas del Año Nuevo simbolizan la llegada del momento más bello del año, de la renovación y la aparición de nueva vida, y lleva implícita la fusión entre hombre y naturaleza que la tradición china preconiza desde tiempos inmemoriales, dado el “amor” y la fuerte relación existente con la naturaleza.

La Fiesta del Año Nuevo chino es ya algo tradicional en el mundo, cada vez se celebra más esta importante efemérides con un fuerte componente tradicional y familiar, una fiesta que también está en la calle, no sólo en China sino en los cuatro puntos cardinales del mundo, exista o no un “Chinatown” delimitado y en importantes ciudades como Londres, París, Ámsterdam o Madrid, en Europa, además de algunos países latinoamericanos y sin olvidar Nueva York, cuyas capitales se suman a este festival de primavera, que es por derecho propio una de las principales fiestas del planeta.

De esta forma, el Año Nuevo Chino se celebra desde esta semana en España con numerosas actividades de danza, cine, gastronomía, música, deporte o literatura que darán la bienvenida al Año Nuevo, el 4717, según el calendario tradicional chino, que corresponde al del cerdo.

En el caso de Madrid, el distrito madrileño de Usera, con un alto porcentaje de residentes chinos, dejará su impronta en la capital española hasta el próximo día 24 de febrero, donde una de sus principales apuestas será Mercado de Primavera, ubicado en la Junta Municipal del citado distrito.

La llegada de un Nuevo Año Lunar siempre supone promesas a realizar en medio de diferentes supersticiones en una sociedad tan magna como la china, que decora las calles o se visten con prendas de color rojo o limpian las casas para ahuyentar los malos espíritus.

El Nuevo Año Lunar enriquece las tradiciones con los farolillos rojos en la gran mayoría de las puertas de los hogares y comercios o carteles que expresan todo tipo de deseos para el nuevo año.

El Cerdo, uno de los doce animales del Zodiaco chino, está asociado con la fertilidad y la prosperidad, además de la abundancia, aunque eso sí con control para luego no verse en fracaso todos los bienes logrados, pero los propios farolillos rojos colgados marcan todas las simbologías posibles.

El Nuevo Año Lunar también sirve para “esparcir la buena suerte a quien la recibe, además durante las visitas a amigos y familiares hay que regalar naranjas y mandarinas, que representan prosperidad, y no hacerlo puede ser una falta de respeto”, tal como comentan diferentes ciudadanos chinos que valoran profundamente las reuniones familiares.

Este año del Cerdo es un año que abre mucho espacio para “la celebración, el placer, la riqueza y la abundancia”, que solo se pueden conservar a través de “la persistencia, el esfuerzo, la buena voluntad y la filantropía”. Es decir, “lo que se comparta este año, se multiplicará en el ciclo que viene, mientras que aquellos que busquen atajos o sean mezquinos, perderán lo que más quieren”, sostienen expertos chinos.

Precisamente con motivo del Nuevo Año Lunar, el Papa Francisco, quien se encuentra en Abu Dabi, capital de los Emiratos Árabes Unidos, el primer pontífice en visitar la península arábiga, en un viaje histórico, felicitó a la población de Asia Oriental dentro de un objetivo claro del Vaticano en poder viajar a China, cuyas relaciones están rotas desde 1951 por la excomunión por parte de Pío XII de dos obispos designados por Pekín, a lo que las autoridades chinas respondieron con la expulsión del nuncio apostólico, que se asentó en la isla de Taiwán.

En definitiva, se va el Perro, viene el Cerdo pero ya también se prepara todo para la llegada de la Rata, en 2020, el primero de los doce animales del ciclo del zodiaco chino. Asia recibe el Año Nuevo Chino, el Cerdo, llamado el Nuevo Año Lunar que en países como China, Japón o Corea se celebra con gran notoriedad.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar